PREVISIBLE: CHILE INTERVIENE EN EL CONFLICTO DE LAS PAPELERAS

 

Enero de 2006


La cancillería de Chile exigiría la liberación y libre circulación de siete camiones de su país que se encuentran detenidos por la fuerza en un puente internacional que une a Uruguay con Argentina. La decisión chilena pone en evidencia el entramado de intereses que se articula en el extremo sur del área sudamericana.

Como habíamos señalado el triunfo de la señora Bachelet constituía un éxito británico en primera instancia y en segundo un triunfo de la Unión Europea que no parece descuidar sus viejos intereses en América Latina. La recalada del Endurance en Puerto Argentino y los contactos entre las marinas, la argentina, la chilena y la británica están poniendo en evidencia la articulación diplomática geopolítica y a la vez marítima que esta en juego.

También la compra por parte del Perú de fragatas Lupo a Italia -son naves ligeras de ataque claramente dirigidas contra Chile-y la cesión de armamento naval francés a la Argentina para las unidades que conforman la CALCOPAZ son otro signo infalible de que la Unión quiere restablecer la opacidad de la diplomacia americana con un juego a todo campo .Dialogo con el ala izquierda del eje latinoamericano nacionalista prusianista pero a la vez claros símbolos de que el proyecto europeo no descuida el dialogo con los otros dos actores esenciales, el Brasil y los países que tutelan en el extremo sur los confines del ambicioso anillo energético que se plasma en Sudamérica y que ya esta siendo cuestionado con los mismos argumentos que en su momento se utilizaron contra Yacyreta y Aluar a la vez .

En este esquema de dualidades Chile juega un rol manifiestamente de compromiso institucional y a la vez impulsa su propia geopolítica apoyando decididamente al Uruguay mientras abre el juego a Bolivia.

Del lado americano la señora Rice quiere provocar la mayor movida de personal diplomático de la historia contemporánea americana desde los tiempos de la guerra fría. Quiere eliminar o rotar a 180 miembros del Departamento de Estado a los que considera vetustamente empantanados en los esquemas bipolares del siglo XX.

Es la primera reacción política que se advierte en un área donde Estados Unidos pierde terreno simplemente por carencia de una adecuada inteligencia política que es propia de las cancillerías y no de los amateurs pasablemente ideologizados. También por considerar que la hegemonía militar reemplaza a la inteligencia política. Y en este campo los embargos de ventas de armas dirigidos contra España solamente favorecen a Rusia, solidamente instalada en Venezuela, Brasil y el Uruguay y que claramente no es susceptible de ningún embargo.

Pero volviendo al tema de las papeleras el representante de la empresa finlandesa Botnia, Carlos Faroppa se refirió a la situación que se ha creado con la detención de los camiones por parte de activistas argentinos movilizados por la provincia de Entre Ríos que rechazan la instalación de plantas de celulosa en la orilla oriental del Río Uruguay, que ha ocasionado serias divergencias con el gobierno argentino y en particular con el núcleo de negocios de la Cancillería encarnado por Estrada Oyuela.

"La intervención de la cancillería chilena será otro factor y la misma obedece a que siete camiones que están cautivos en el puente internacional pertenecen a empresas de Chile", indicó sintéticamente Faroppa.

No fue posible obtener una información oficial sobre lo dicho por el funcionario. Pero lo cierto es que los camioneros chilenos ya radicaron la denuncia judicial en la ciudad argentina de Colón, una de las cabeceras del puente "General Artigas" que la une con Paysandú en la margen uruguaya.

"Los camiones traían estructuras metálicas para Botnia adquiridos por una subsidiaria finlandesa", dijo.

Faroppa rechazó "los métodos agresivos" adoptados como protesta y debería "adoptarse una decisión distinta en estos eventos", indicando que las cancillerías involucradas deben tomar cartas en la cuestión.

La posición argentino ha avanzado desde la ilegalidad de los hechos consumados y el reclamo chileno es un poderoso toque de atención.

Nuevamente el país confunde el nacionalismo de fines con el nacionalismo de medios.
 

Portada