LAGOS SE VA SIENDO EL SOCIALISTA QUE HA IMPULSADO EL REARME CHILENO

 

Enero de 2006

 

Citando analistas de defensa, la publicación especializada el Mirador explica este hecho afirmando que la administración de Lagos coincidió con el proceso de renovación de flotas y armas que debían hacer las Fuerzas Armadas y a ello se sumó una notable bonanza económica durante su período.

Según el analista Eduardo Santos, "hay un periodo de bonanza con el cobre y, de hecho, este año dará a las Fuerzas Armadas 850 millones de dólares por el concepto del 10 por ciento que se otorga por la "Ley Reservada del Cobre". Esta ley retiene un porcentaje de sus exportaciones de forma proporcional para cada una de las tres fuerzas armadas y la llamada cuarta fuerza que es la de Carabineros. Esta retención figura en la Constitución chilena.

Santos justificó este programa de adquisición de barcos, aviones y tanques como una renovación de equipos.

"Lamentablemente, el presidente Lagos no tiene la culpa de que el diseño de las flotas y los buques que se compraron en el régimen militar, quedaran obsoletos en la misma época", aseveró.

El experto explicó que lo mismo aconteció con la adquisición de aviones Mirage porque "como no había repuestos se tuvo que comprar unos Mirage en Sudáfrica para mantenerlos".

"No es culpa de Lagos que justo en su período todos esos aviones quedaron sin repuestos. Recién se reemplazaron los tanques de la segunda guerra mundial al final del gobierno de Frei y hoy se debe hacer lo mismo con los de la guerra de Corea", aseveró.

Para el analista, es "adecuado y razonable el gasto militar debido a la inestabilidad política de los vecinos del norte con (Ollanta) Humala, en Perú, con quien las relaciones se han deteriorado por crisis surgida por la delimitación marítima exigida por Lima, y (Evo) Morales, en Bolivia", con quien ha roto las relaciones por el reclamo de La Paz a Santiago de una salida al océano Pacífico.

"Chile no tiene ambiciones territoriales ni amenaza a nadie, pero quiere vivir tranquilo", dijo Santos.

El analista explicó, asimismo, que el gasto militar en los gobiernos de la Concertación por la Democracia (desde 1990 hasta hoy) se redujo desde 4,3 a 2,7 por ciento del producto interno bruto, pero este se ha duplicado en los últimos años y en 2005 será de 112 mil millones de dólares.


Básicamente Chile ha jugado su presupuesto militar sobre la supremacía aeronaval, apostando a compras masivas en Gran Bretaña ,Sudáfrica y Holanda para tener un poder disuasivo con respecto a sus vecinos que le permita tener un sistema de armas estable hasta el 2025.


También ha suscripto un convenio de cooperación bastante amplio con México lo que les permitiría recibir armamento americano sin necesidad de la aprobación del Congreso americano.

 

Portada