LÍBANO DOS

 

Enero de 2006

Por Strategicos

 

Al revés de lo que piensan algunos ingenuos el triunfo de Hamas en Palestina no modifica sustancialmente la realidad israelí de los últimos 50 años sino que simplemente la consolida.


Israel enfrentara una situación bastante similar a la de El Líbano en los años ochenta, probablemente con una intensa guerra civil entre los partisanos de Al Fatha y los jóvenes terroristas de Hamas y de alguna manera el conflicto intrapalestino reproduce en escala menor el problema del conflicto interárabe que se da en toda la región.


El proceso de paz no funciona en términos occidentales pero la paz en si misma para Israel es el mantenimiento de un status quo que los preserve del terrorismo y nada mas.


Sharon llegó tarde biológicamente a la cita con la paz en términos europeos, así como Arafat se equivoco de forma irremediable cuando rechazó la ultima mediación americana desatando la Intifada, antes de morir.


Históricamente resulta claro que Israel puede negociar fronteras seguras con países árabes consolidados. Entregó todo el Sinai a Egipto sin mayores problemas, pero no puede negociar cuando enfrenta estructuras vacilantes y sin un poder consolidado. Sin un estado -nación.


Y nuevamente la experiencia de El Libano aparece como un interesante laboratorio de ensayo. Israel prefirió entregar el Líbano a la tutela Siria que dejar ese flan demográficamente inestable todavía vigente en función de acuerdos constitucionales franceses que habían perimido por simple presión de la demografía árabe, muy superior a la cristiana.


El futuro que se avizora para Palestina es -en el mejor de los casos -un equilibrio entre facciones que se disputen el presupuesto administrativo para mantener la región.


En el peor, que se transforme en un Líbano dos y se sumerja en una guerra interna que finalizaría por una intervención concertada entre Israel y los propios países árabes moderados.


La Unión Europea apuntará a la carta de la oferta económica. Estados Unidos ya advirtió que no negociara con terroristas.


Del lado occidental seria deseable que no se establezca ningún linkage imaginario entre el problema Palestino -mucho mas viejo que Hamas, la primera represión seria contra los palestinos la hizo exactamente un estado árabe.

 

Jordania -y el terrorismo fundamentalista islámico, la situación de los marginales árabes en Europa o la trabajosa negociación nuclear con Irán en donde las diplomacias rusa y china son decisivas.


En situaciones de esta naturaleza la política debe reemplazar al atletismo.


El proceso de paz esta liquidado simplemente porque nunca existió. El poder militar israelí esta en capacidad de neutralizar el terrorismo de Hamas y de no ser así es probable que la zona se encamine resueltamente hacia un Líbano Dos.


Incógnita por resolver en este juego de religión, nacionalismo y territorios : que pasará exactamente en las próximas elecciones israelíes que ahora adquieren un carácter determinante.


Pero si entendemos que la paz es simplemente una guerra de baja intensidad bajo control en Medio Oriente todo resulta mas claro y comprensible. La paloma es un animal duro y desagradable.

 

Portada