Irán, el átomo y el Vaticano

 

Febrero de 2006

 

La delegación iraní viajará a Moscú el 16 de febrero para abordar la oferta de enriquecer uranio en Rusia mientras la diplomacia Vaticana busca soluciones a la crisis religiosa.


El jefe de la Agencia de Energía Atómica rusa, Serguei Kiriyenko, declaró que Irán podría ser el cofundador de la operación, aunque "No tendrá acceso a las tecnologías nucleares", afirmó. El objetivo ruso consiste en crear un polo tecnológico internacional para que los países procesen el uranio con fines pacíficos. Rusia comenzó a analizar la cuestión nuclear para usos pacíficos después de la crisis del reactor nuclear en Chernobyl cuya onda expansiva en materia de radiación cubrió un radio de setecientos kilómetros y una poligonal de expansión que llegó hasta el Mediterráneo y los estados ribereños. Sería la primera etapa para controlar de forma racional la energía nuclear. La segunda estudiar el problema de los desechos radiactivos que -hoy por hoy -se ocultan en el desierto de Sudan o el Sahara o se depositan en el fondo del mar con resultados que se desconocen.


La crisis nuclear con Irán se cruza con la crisis internacional de Occidente con el mundo islámico por la desconexión intelectual que llevó a un diario dinamarqués a publicar viñetas satíricas sobre Mahoma. También allí la diplomacia vaticana se encuentra al trabajo. La solución mas simple, pero inconfesable consistiría en consentir una condena a muerte simbólica como se hizo con el escritor Salman Rushdie, es decir una condena que lo obligó a peregrinar en hoteles y lugares secretos durante años sabiendo que estaba condenado a muerte por la ley coránica pero con la certeza de que la pena sería de cumplimiento imposible .Pero el problema real es que lo que esta en discusión con el mundo islámico -al margen de los intereses petroleros y geopolíticos - es la separación entre la Iglesia y el Estado. Este problema lo resolvió Europa y sus herederos culturales y religiosos como América Latina hace ya mucho tiempo. En el mundo musulmán esto es inviable y temas como la libertad de prensa o los derechos de las mujeres ceden ante el fervor religioso de una religión guerrera y de cruzada contra los cruzados de Occidente. La censura del Papa contra la " blasfemia" es claramente anticipatoria. El Vaticano no quiere que se vuelva al espíritu de las guerras de religión ni a las guerras políticas falsamente disfrazadas con propósitos de manipulación y electorales como ocurre en muchos paises.


El problema es muy complejo y la crisis nuclear puede resolverse pero lo que ocurre en la mente de los jóvenes musulmanes debe neutralizarse por vía religiosa, es decir cultural y no hay Concilios Vaticanos en la religión de Mahoma. La diferencia con Rushdie es que este era musulman y por lo tanto infiel para sus dogmas. Los europeos nada tienen que ver con eso y ahora están en la primera fila de las represalias junto con otros países de los que no se puede descartar totalmente a la Argentina.
Religión y poder nuclear son una combinación fascinante y a la vez mortalmente autodestructiva.


El subdirector del Consejo de Seguridad Nacional iraní, Yavad Vaeidi, encabezará la semana que viene la delegación a Moscú para abordar la propuesta rusa de trasladar el proceso de enriquecimiento de uranio en el país, según informó hoy la agencia rusa ITAR Tass.

El encuentro entre ambas delegaciones en la capital rusa se producirá el próximo jueves 16 de febrero, según confirmó la Embajada rusa en Teherán.

El jefe de la Agencia de Energía Atómica rusa, Serguei Kiriyenko, declaró que Irán podría ser el cofundador de la operación, aunque "No tendrá acceso a las tecnologías nucleares", afirmó.

Por su parte, Kiriyenko viajará a Irán el próximo 23 de febrero, cuando visitará la planta nuclear en Bushehr que está construyendo Rusia en el país.

La propuesta de Moscú de trasladar el proceso de enriquecimiento de uranio a Rusia goza de un amplio apoyo estadounidense y europeo, ya que podría ayudar a controlar las actividades nucleares de Teherán.

Fuentes: Europa Press y La Redaccion.

 

Portada