PAPELERAS: LA MAQUINARIA FINLANDESA LLEGARA VÍA
MARÍTIMA A TRAVÉS DEL ESTRECHO DE MAGALLANES

 

Febrero de 2006

 

La empresa finlandesa Botnia, encargada de la construcción de una de las papeleras en Fray Bentos, Uruguay, advirtió que  llevaría el cargamento por vía marítima y   simultáneamente  no descarta iniciar una demanda penal por los cortes de ruta y la retención de camiones que realizan los vecinos de Gualeguaychú, Entre Ríos, en protesta por la iniciativa uruguaya.

El gobierno argentino   por su parte dijo que "queda habilitada la vía de la solución judicial" tras la falta de acuerdo en la comisión técnica mixta creada para dirimir la controversia con Uruguay por la instalación de las papeleras y de esta manera se abre a la petición de Entre Ríos, aunque el tema deberá decidirse en el Congreso. La jugada del gobierno consiste en ganar tiempo
mientras sus funcionarios intentan bloquear la financiación de los organismos internacionales para el Uruguay sin resultado preciso hasta la fecha.

Pero quien rompió el silencio fue la empresa Botnia, ya que su responsable  en Uruguay, Carlos Faroppa, afirmó que se plantea iniciar una demanda penal en Concepción del Uruguay debido a
los perjuicios que están sobrellevando por los cortes de ruta,  particularmente por las retenciones de camiones chilenos, con transporte  de maquinaria finlandesa y conducidos por chóferes chilenos.

 

El tema se agrava porque las rutas cortadas violan los acuerdos del Mercusur, porque la Gendarmería Nacional ha debido actuar de oficio y no lo ha hecho y porque el gobierno argentino continúa manejándose en la ilegalidad irracional de los hechos consumados y a la vez perdidosos cayendo en un inevitable default diplomático.

Lo cierto es que para evitar el bloqueo, informa el portal de Paraná El Once, que "el tránsito de material metalúrgico será soslayado por Botnia trayéndolo de Chile vía marítima a través del Estrecho de Magallanes".

Los barcos llegarían al puerto de Montevideo, y desde esa ciudad, las estructuras metálicas viajarían en camiones por rutas uruguayas hacia Fray Bentos.


Otra alternativa era alquilar un avión Galaxy, el súper Hércules actual que tiene capacidad de levantar 90 toneladas -el equivalente a diez tanques de guerra -y posee autonomía de vuelo de 23 horas con reaprovisionamiento con  cisterna en  el aire. 


Son los aviones que en la actualidad abastecen al contingente americano en Irak y Afghanistan.


La vía marítima elegida es menos costosa  y confirma la absoluta  convergencia de la diplomacia chilena  y uruguaya en el asunto y a la vez  las simplicidades de la diplomacia argentina.


Pero las cosas no terminan aquí. El doctor Alfonsín esta empeñado en una  campaña de bajo perfil contra la construcción del gasoducto o anillo energético  mientras Rodolfo Terragno-un egresado de la London Economic School - sostiene tardíamente  la necesidad de crear normas ambientales para el MERCOSUR.

 

Curiosamente el ex canciller de Alfonsín, Dante Caputo, acaba de ser contratado como asesor en la OEA por iniciativa de algunos sectores argentinos  que no  son estrictamente kirchneristas.
La geopolítica vuelve a mandar en América Latina y atrás de ella el  nacionalismo, los intereses tanto de la Unión Europea como americanos y naturalmente las Fuerzas Armadas de los otros  países latinoamericanos. 

 

El Ministerio de Defensa argentino, entre tanto,  esta muy preocupado porque desea volver al viejo uniforme verde oliva, reemplazando a los existentes que son miméticos.

 

Portada