FANTASÍAS EN TORNO A

WAL-MART Y EL FESTIVAL DE BERLÍN
 

Febrero de 2006

Por Erik Kirschbaum


Este análisis de Kirchsbaum que reproduce el cuidadoso trabajo del periodista francés de origen marroquí Serge Halimi, sin mencionarlo,  analiza el problema de Wal-Mart y la desaparición de los pequeños comercios como obra del capitalismo avasallador norteamericano del cual los europeos ya han tomado nota y quieren cuidarse. Pero, visto desde otro ángulo lo que sucede con Wal Mart es bastante lógico y poco tiene que ver con el capitalismo sino con la técnica de producción. Si Wal Mart fuera de un estado nacional y no una transnacional difundida en todo el mundo tendría el mismo efecto destructivo sobre los pequeños negocios.


Ocurre que los elementos de crecimiento hoy en día son el resultado ultimo y definitivo de lo que simplemente se llamaba economía de escala. El éxito de Wal Mart no solo se debe a su poder económico de compra o a su capacidad de imponer precios a los productores sino a la concentración y diversificación a la vez.  Esto se debe a que el sistema productivo actual privilegia la logística-es decir la distribución -por encima de los elementos tradicionales de la vieja competencia -y en materia de logística lo grande llama a más grande y esto es un fenómeno casi inevitable cuando se trata de mercados ampliados con gran poder de consumo. La única alternativa razonable a la fusión o desaparición de productores chicos en los países comparativamente mas débiles es que el sistema proporcione la logística y establezca las reglas del juego en materia de transporte, velocidad y calidad de la mercadería. También en materia de reglas antimonopólicas que en la Argentina están ausentes sobre todo en el campo de las comunicaciones que son los lugares primarios de venta del producto. El consumidor compra el producto antes de conocerlo y eso se llama simplemente buena publicidad. Tambien compra marcas -la Coca -Cola o Adidas son mas conocidas que las banderas del Paraguay, de Senegal o de Albania y esto se llama también logística comunicacional anticipada.

 
Lo que ocurre con la propia película critica sobre Wal-Mart es un buen ejemplo de esto. Prácticamente vetada en las cadenas cinematográficas americanas, las mismas cadenas o sociedades repetidoras la han difundido vía los DVD.


La censura no ha tenido éxito por los mismos motivos por los cuales Wal Mart triunfa y la logística de los DVD es veloz, imparable, transnacional, fácil de transportar o de enviar y absolutamente desprejuiciada cuando se trata de ocupar espacios en el publico under. Son elementos concretos sobre los que hay que poner simplemente el foco.
Veamos la nota.


BERLIN - Un documental sobre los peligros del arrollador capitalismo que centra su atención en Wal-Mart causó revuelo el sábado en el Festival de Cine de Berlín e interesó a distribuidores europeos y cadenas de televisión.

El documental aborda el tema de las condiciones de trabajo en el gigante minorista estadounidense y expone que la compañía trata mal a sus empleados para lograr los máximos beneficios.

"Wal-Mart es una muestra del peor comportamiento corporativo," dijo el director estadounidense Robert Greenwald en una entrevista tras la proyección de su filme "Wal-Mart: El Alto Costo del Bajo Precio."

"Pero no es sólo Wal-Mart, estos temas nos afectan a todos alrededor del mundo," añadió.

Wal-Mart, con sede en Betonville, en el estado de Arkansas, criticó el filme diciendo que no es un retrato preciso de la compañía.

"Seamos claros sobre el intento del señor Greenwald: no es para presentar una imagen justa y precisa de Wal-Mart," dijo la minorista el año pasado en un comunicado. "Es un video de propaganda, puro y simple," agregó.

La película, que vendió 110.000 DVD desde noviembre y se proyectó en pocos lugares de Estados Unidos, fue rápidamente solicitada por distribuidores de Gran Bretaña, Alemania y Australia.

El filme, que Greenwald en parte financió, retrata a Wal-Mart Stores Inc como un monstruo que destruye las fábricas de los pueblos al hacer desaparecer pequeños negocios debido a sus precios con descuentos, y como una compañía que paga salarios mínimos sin una cobertura de salud adecuada.

Greenwald, quien dijo que trató sin éxito de entrevistar a ejecutivos de Wal-Mart para su documental, muestra cómo la firma se estableció en dos pequeños pueblos en los estados de Ohio y Missouri, entre otros lugares, y cómo los negocios familiares quebraron tras su llegada.

"Wal-Mart está arrasando con todo a través de Estados Unidos y nadie está haciendo nada al respecto," afirma en la película John Faenza, quien es empleado en una ferretería.

Greenwald relata cómo los salarios y el valor de las propiedades caen cuando Wal-Mart se establece en un lugar.

Imágenes de tiendas cerradas y abandonadas, acompañadas con melancólicas canciones de Bruce Springsteen, muestran un poderoso mensaje sobre los excesos del capitalismo, algo que atemoriza a muchos europeos.

Greenwald incluye entrevistas con ex gerentes de Wal-Mart y trabajadores que detallan el maltrato hacia los empleados.

"Wal-Mart es abusivo en formas en que otras corporaciones que también buscan ganancias no lo son (...) Tiene una cultura que dice que es correcto hacer cualquier cosa con tal de que sea bueno para los beneficios," dijo el director a la agencia Reuters.

Agregó que para la empresa "está bien no darle cobertura médica a los empleados. Está bien sacar dinero de las comunidades para construir Wal-Marts (...) No creo que haya otra compañía que sea tan agresivamente explotadora de las personas como Wal-Mart," concluyó.
 

Portada