28 AVIONES DE ATAQUE COMPRADOS EN HOLANDA Y USA AUMENTAN EL PODER DE FUEGO DE LA FUERZA AEREA CHILENA

 

Marzo de 2006


La Fuerza Aérea de Chile (FACh) recibirá dos de los diez nuevos cazabombarderos F-16, de última generación, que se integrarán a la flota de combate de esta institución se informó en Santiago..

El presidente Ricardo Lagos, junto al ministro de Defensa, Jaime Ravinet, y el comandante en jefe de la FACH, Osvaldo Sarabia, recibirán las dos naves de combate que han provocado la suspicacia de sus vecinos peruanos.

Los F-16 se adquirieron hace tres años a la estadounidense Loockhed Martin y reemplazarán a los antiguos Mirage Elkan que conforman parte de la flota de combate chilena.

Las nuevas naves se destinarán a la base aérea de Los Cóndores, en Iquique, 1.857 kilómetros al norte de Santiago, según confirmó el ministro de Defensa en una reunión con la prensa extranjera.

Ravinet, reiteró que los nuevos aparatos de guerra "tienen como absoluta" finalidad el reemplazo de material obsoleto cuya manutención resulta muy onerosa.

Los ocho cazabombarderos restantes llegarán a Chile en lo que resta de 2006 y se sumarán a otros 18 cazas F-16 usados comprados a Holanda, con un costo de 150 millones de dólares y que una vez actualizados a la categoría MLU (Mid Life Upgrade), empezarán a llegar a Chile a partir del segundo semestre de este año.

Dicha categoría permite que estas naves de guerra construidas en los años 1980 puedan portar armamento avanzado y operar durante 20 años más.

 

Aseguran que no se rompen los equilibrios

La presentación de los dos primeros F-16 que llegaron a Chile sirvió para que el Presidente Ricardo Lagos enviara una mensaje a los países vecinos que siguen con preocupación estas adquisiciones, al declarar que "no se están rompiendo equilibrios".

"Lo que estamos haciendo aquí es reemplazar equipos que han cumplido su vida útil", dijo el Presidente.

Lagos fue enfático en afirmar que lo importante en este tipo de adquisiciones es la transparencia. "Todo esto se informa adecuadamente y anticipadamente a todos los países de la región", sostuvo.

"Tenemos que avanzar entre los países de la región hacia un proceso de transparencia en lo que tiene que ver con las adquisiciones de este tipo de material, de manera que quede claro que los equilibrios no se están rompiendo y que estamos buscando preservarlos", afirmó.


¿Chile no tiene reclamos territoriales?

Posteriormente habló el ministro de Defensa Jaime Ravinet, quien declaró que "Chile, a diferencia de otros, no tiene reclamo de ningún tipo, está contento con sus fronteras, y por tanto, es deber de los chilenos el cuidarlas y preservarlas".

Aunque no mencionó directamente a Perú, es con este país con el que Chile mantiene mayores diferencias debido a la pretensión peruana de modificar las fronteras marítimas alegando que no hay tratados definitivos en esta materia, postura que es tajantemente rechazada por Santiago.

Ravinet añadió que "tenemos una transparencia envidiable (en el sentido de las compras militares) en comparación con otros países de América Latina".

Reconoció que contar con estos aparatos le da a Chile una capacidad disuasiva importante, pero a la vez permite cooperar en misiones de paz en conjunto con otras fuerzas armadas.

En los hangares del Grupo 10 de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) se hizo la presentación oficial de los dos primeros aviones F-16 adquiridos por la FACh con motivo de la modernización de su flota.

Estos dos primeros aviones son parte de los diez aparatos nuevos que la Fach compró a EE.UU. y que irán llegando durante este año. A estos cazabombarderos se unirán dieciocho F-16 usados que Chile adquirió de Holanda y que remplazarán definitivamente a los antiguos Mirage Elcan.

La muestra se inició con la exibición de un aparato que estaba en tierra, en medio de un gran despliegue que incluyó música y videos, además de la posibilidad de acercarse a esta moderna nave de combate.

Luego hubo una muestra en al aire del otro aparato para exhibir su maniobrabilidad y capacidades, lo que incluyó giros en 360 grados, en medio del ensordecedor ruido de sus motores.

Una vez concluida la muestra, los aviones partirían con destino a la base Los Condores de Iquique.

Ravinet salió a aclarar suspicacias ante la cercanía de estas bases con la frontera peruana y dijo que las instalaciones en el norte tenían todas las capacidades para colocar allí los F-16, y que era natural que se ubiquen ahí porque los aviones de combate siempre han estado en las bases de Iquique, Antofagasta y Punta Arenas.
 

Portada