PAPELERAS: BUENAS PARA BUSTI EN LA ÉPOCA DE MENEM

 

Marzo de 2006

Por HRD

 

El 13 de mayo de 1996, Jorge Busti, gobernador de Entre Ríos, recibió a la cúpula directiva de Iberpapel Argentina, la compañía que explota la producción forestal de esa provincia.


La reunión, tuvo por objeto radicar una fábrica productora de papel con una inversión algo superior a los 460 millones de dólares.


El vicepresidente de la compañía Daniel Saffores y el síndico Jorge Suen, confirmaron la intención empresarial de abarcar el trust de producción completo: de las plantaciones a las fábricas de papel, con las que contaría Entre Ríos.


He aquí la síntesis de la noticia publicada en la prensa entrerriana en plena época menemista.


"El gobernador Jorge Busti y el secretario de Estado de la Producción, José Mouliá, recibieron ayer a directivos de la Millar Western Pulp y NLK Consultants Inc., integrantes del consorcio canadiense que instalará una planta de celulosa en la costa del río Uruguay, en nuestra provincia.


Al término de la reunión se firmó un memorándum de entendimiento entre la empresa y el gobierno, donde éste se compromete a proveer directa e indirectamente algunos requerimientos del grupo empresario: energía eléctrica a costos internacionales basados en el precio de la pulpa, cañería de gas natural, normas de seguridad, caminos y ferrovías hasta la planta y otras conveniencias mutuas.


La planta propuesta será la mayor productora de pulpa de madera de Argentina, con una capacidad de más de 300.000 toneladas anuales de pulpa y proveerá a diversos países, inclusive a Canadá."


El propio gobernador Jorge Busti anunciaba hace casi 10 años, la posibilidad de aplicar rebajas sustanciales en el costo de la energía eléctrica al emprendimiento por un lapso de 10 años, así como la instalación de gas natural para la planta.


Cabe preguntarse entonces: ¿Por qué lo que antes era bueno para la provincia de Entre Ríos ahora es significativamente malo?
 

Portada