Carta sobre Castro Madero

 

Abril de 2006


Durante el transcurso del Acto por la "Memoria, la Verdad y la Justicia a Treinta años del Golpe Militar" organizado por la Comisión de Derechos Humanos del Personal de CNEA, APCNEAN y ATE-CNEA Junta Interna Buenos Aires, realizado el 22 de marzo próximo pasado, en el Salón de Actos "Dr. Dan Beninson" de la sede central de la CNEA, se produjo un lamentable episodio cuando algunos asistentes al mismo, impulsados por gente ajena a la Institución, procedió a retirar el retrato del Almirante Dr. Carlos Castro Madero de la galería dedicada a homenajear a los Presidentes fallecidos. Cabe destacar que el retrato había sido colocado en su lugar durante la vigencia de un Gobierno constitucional.
Como es de público conocimiento, el Dr. Castro Madero no fue procesado ni menos condenado con relación a la violación de los derechos humanos y a través de su destacadísima gestión como Presidente de la CNEA, su principal objetivo fue el desarrollo de la actividad nuclear en todos sus aspectos y el engrandecimiento de la Institución, hechos ampliamente conocidos dentro y fuera del país. Por estas razones fue nombrado oportunamente Socio Honorario de esta Asociación.
El episodio acaecido preocupa seriamente a la AATN, la cual por intermedio de su Comisión Directiva manifiesta su repudio al mismo y solicita al Señor Presidente que contemple arbitrar las medidas que considere necesarias para su pronta solución.

 

Sin otro particular, saludamos a Usted como siempre con nuestra más distinguida estima.

Nota de la Redacción: Castro Madero e Iraolagoitia eran marinos y físicos nucleares a la vez. De prestigio internacional terminaron en la Organización internacional con sede en Viena. Allí fueron contratados por el gobierno de Irán para sentar las bases del desarrollo nuclear iraní.

 

Gobernaba el Sha, mucho antes de la Revolución Islámica que modificó el panorama medioriental. En estos tiempos de daguerrotipos y cuadros que se descuelgan y se sustraen habría que preguntarse finalmente que han aportado los montoneros y las organizaciones armadas de los setenta en el campo de la ciencia, la investigación o simplemente del sistema productivo del país.
 

Portada