PROSA PARA PASCUA

 

Abril de 2006

El Director


Los días de Pascua son buenos para recordar ciertos autores. Uno de ellos es Junger cuyo discurso sobre la Paz, hecho por la reconciliación entre ex combatientes franceses y alemanes tiene un toque simbólico ineludible. La Paz es un buen libro para leer en Pascua. Nos aleja del nanotecnicismo falaz y partidocrático de las pequeñeces locales. Podría agregar también a Cioran, a George Steiner y a Elías Canetti

.Pero también podemos recordar del mismo Junger la inoxidable Sobre los acantilados de mármol.

Se trata de uno de esos relámpagos de la narrativa en que la acción humana parece deslizarse sosegadamente hacia lo demoníaco mediante el espontaneismo de la metáfora relatada. Es que a través de la evocación del narrador vemos cómo la paz y la armonía que reinan en la Marina, territorio simbólico donde se desarrolla la acción, se ven progresivamente amenazadas por las huestes del Gran Guardabosques-siempre hay uno de ellos anticipando antropofagias inevitables – como arquetipo alegórico del penúltimo nihilismo del siglo pasado.

El libro fue concluido poco antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial y simultáneamente de la incorporación a las largas filas grises de la infantería de su autor.

Muchos de los acontecimientos que en la novela se rememoran fueron utilizados después como claves para descifrar los difíciles tiempos que sacudían a Europa. Sin embargo, Sobre los acantilados de mármol es un texto de genuinas resonancias clásicas que hace aparecer esenciales realidades intemporales que se repiten en la historia y cuyo objetivo es poner de manifiesto cómo en “los momentos de descomposición el racionalismo representa el principio decisivo".

Para ello Jünger se sirve de una prosa transparente, sólida, carente de vibraciones sentimentales, una prosa que tiene la banalidad pura del diamante, no hace falta decir lo buena que es simplemente porque está allí. Bien trabajada y de un azulado fotocromático increíblemente practico tanto como joya o como escalpelo.

Creo haber conseguido en este trabajo de fantasía -apuntaría el autor sin la falsa modestia de los imbéciles - páginas que pueden compararse con las mejores que ha producido la lengua alemana"

Transcurrido medio siglo desde la primera publicación de Sobre los acantilados de mármol, un manifiesto antitotalitario encubierto y ya. ..en el 2006, si, el tiempo pasa rápido para los países que se encuentran en la lenta agonía argentino veneciana, esta frase cobra el valor de una sobria constatación.

He elegido deliberadamente graficar esta brevísima nota conmemorativa de la fecha con dos símbolos, el Cristo anclado en su cruz y la Unión de Promociones.

 


El Director.
 

Portada