LA BABA DEL CARACOL

 

Mayo de 2006

por Strategicos


En un nuevo avance contra las libertades individuales el gobierno ha decidido la eliminación gradual de los liceos militares y su traslado a la orbita civil como paso previo a su disolución. La medida constituye un nuevo atentado contra las libertades individuales, contra la elección vocacional de los jóvenes y de sus familias-los liceos son pagos y absolutamente voluntarios- y cierran una experiencia valiosa que no solo existe internacionalmente sino que en países serios como Estados Unidos,
Israel, Gran Bretaña o Francia ofrecen alternativas de enseñanza paramilitar dinámica a los jóvenes a los cuales interese el asunto. Las causales de la medida son ideológicas y para nada coherentes con los objetivos de la Defensa Nacional. Estadísticamente esta demostrado que muy pocos egresados de los Liceos siguen posteriormente la carrera militar pero conforman una retaguardia importante de recursos humanos para el caso de que el país deba contar rápidamente con oficiales potencialmente activos para la reserva. La nueva doctrina militar privilegia a las elites de conducción sobre la masa y las tesis de la Nación en armas de origen napoleónico han quedado archivadas en los museos militares del pasado.


Es bastante curioso que un gobierno que es incapaz de atender a las necesidades de un sistema de educación de nivel secundario mínimamente coherente -el grado de deserción escolar es altísimo, las escuelas publicas son un penoso foco de alcoholismo y drogadicción, las jóvenes embarazadas menores de edad se hiperprostituyen en esos depósitos juveniles que se
llaman escuela publica aumentan día a día- ahora se ocupe del inexistente problema de los Liceos militares.

 

Los liceos son una de las pocas instituciones que funcionan en este caos establecido por la descentralización educativa, y ahora el gobierno se ocupa de desmantelar una de las escasas instituciones que ofrecen todavía un modelo de formación eficaz. Pero la medida no solo es grave. Es letal, mañana puede seguir con la eliminación de los colegios con orientación religiosa católica, judía o protestante exactamente por las mismas causales ideológicas - simple y abrumador desacuerdo ideológico gubernamental - pero se inscribe linealmente en el programa montonero de globalización antinacional, desarrollo de una educación masificada , eliminación de las alternativas militares con espíritu de cuerpo para jóvenes que desean integrarse en la defensa del país eventualmente. En síntesis puentes levadizos contra la calidad. Desde luego que atrás de todo esto hay poderosos negocios inmobiliarios. Hacerse con las posesiones de los liceos-los terrenos - y tangencialmente romper el núcleo formativo de las familias militares que deberán optar por formas alternativas de estudios diferentes para sus hijos.  Tal vez en el exterior. ¿Tendremos liceístas egresados de escuelas americanas militarizadas tal vez?¿Porque no?,lo harán los que puedan pagarlo. Pero esto es un claro desafío al país decente o al menos que conserva una patina de formalidad y un peldaño más en la destrucción mas o menos desorganizada e irracional de cualquier Estado que propone la improvisación eterna del Poder Ejecutivo. Si las franjas de la oposición y del peronismo residual - fundadores de este sistema de enseñanza desde Sarmiento hasta Perón-no recogen el guante capitalizando activamente la infinita confrontación que propone el gobierno habrán demostrado una vez mas su escasa incidencia en los problemas que afectan a la Nación. Es inútil que un personaje forjador de industrias de papel para quedarse con comisiones como Julio de Vido-el área de producción para la Defensa es lo que realmente le interesa simplemente, en alianza con ese osito de peluche seudo liberal que es Pereyra de Olazábal - intenten robar lo queda del Estado de forma un poco mas oblicua  menos visible y menos paradigmática que la inolvidable frase de Barrionuevo, otro aliado del kirchnerismo militante - y otra gente como Sergio Acevedo producto el también de un liceo militar quieran explicar opacamente el asunto. El
hecho es otro avance en pinzas a caballo de banderas seudooprogresistas, en verdad profundamente antinacionales, sobre la libertad de las familias para elegir el simple destino de sus hijos y marca de alguna manera bastante obvia un punto de no retorno. Pero lo cierto es que los liceos militares dejarán de funcionar de la forma en que lo hacen actualmente desde 1938.
Por una simple disposición del Ministerio de Defensa, las nueve escuelas de educación secundaria que tienen régimen de internado y adiestramiento castrense serán transformadas en colegios normales, fuera de la órbita de las Fuerzas Armadas.

Fuentes militares un poco desconcertadas por el avance nazifascista del gobierno precisaron que se ofrecerá a las provincias el traslado de las responsabilidades educativas para evitar el cierre abrupto de los establecimientos.

"Si el Ministerio de Educación no tiene escuelas a su cargo, por qué debe tenerlas el de Defensa; no queremos ocasionar un problema a los alumnos y por eso se buscará una transferencia organizada a las provincias, pero no creemos en la educación militarizada a esa edad", pontificaron allegados a la ministra Nilda Garré sin aclarar demasiado en que cosa creen genuinamente. Es cierto que ella carga con el problema personal de que Fernando Abal Medina, uno de los asesinos del general Aramburu y hermano de su marido radicado en México pero con quién se ha finalmente reconciliado era justamente egresado de uno de esos institutos.


Pero al margen de esos temas familiares, la pasante Garré no sabe prácticamente nada del área como lo demuestran sus anteriores proyectos legislativos en materia de seguridad interior sobre los cuales volveremos.


Actualmente las tres fuerzas cuentan con liceos de educación secundaria distribuidos en siete provincias y en la Capital Federal. El primero fue el Liceo General San Martín, fundado en 1938. En los seis liceos del Ejército estudian unos 7000 alumnos que están allí entre otras cosas porque les interesa estudiar eso y no costura o habilidades manuales para disfuncionales o talleres de corte y confección.


Los conocedores saben que esa cantidad de estudiantes permite la autofinanciación de los liceos, varios de los cuales fueron creados durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón. Ahora un gobierno de escasísimas luces aunque paradojalmente admirador del modelo tropical prusianista del comandante Hugo Chavez arremete contra el asunto. El Ministerio de Defensa, manejado por los Garre, hermana y hermano respectivamente encara una reorganización global de los planes de estudio militares sin entender demasiado en el asunto .


El odio montonero continúa destilando la tenue baba del caracol que avanza a pequeños pasos. Y ya se hace bastante difícil plantearse un sistema de mínima convivencia con gente que han vuelto con su implacable
agenda de militancia volcada hacia el cuestionamiento del país en su totalidad en función de discretas masturbaciones intelectualizadas producto de algunos libros mal digeridos como es el caso del señor Zanini y el licenciado Marcelo Jaim, compinches de la Garré.
En el ínterin la autollamada clase política -el oximoron cada vez es mas genuino- porque no son ni clase ni política acaba de aumentarse las dietas. El totalitarismo pasivo del escepticismo, el peor de todas las formas de totalitarismo, continúa avanzando con sus semillas de insurgencia anárquica cada vez menos metaforizadas sobre el país.


Portada