GALTIERI DOS

Mayo de 2006

por Edgardo Arrivillaga


La murga en el corso político fue la nota distintiva de la reunión ambientalista convocada por la presidencia en Gualeguaychú. Lugar genuinamente heroico pero en tiempos de insomnio del coraje verdadero.


Esto se hizo burocráticamente, con alto nivel de logística, transportes, comida, en algunos casos habitaciones de hotel y en general publico rentado.


Diecinueve gobernadores. Cinco mil funcionarios de pelaje diverso. Incluyendo centenares de fuerzas de seguridad y solo 30.000 personas que además salieron descontentas son un magro balance para el Candidato. El Candidato esta en campaña y sus Malvinas son el capitalismo escandinavo, la tecnología finlandesa, la irredenta Banda Oriental.


El acto -pese a la larga y falsa explicación de Ámbito Financiero-, voz de una estructura de poder fundamentalmente antindustrial en todas las opciones históricas que le ha tocado vivir al país pero bien entendido en papeles vía Pierri, en licencias de pesca vía estudios jurídicos de ganancias poco comprobables legítimamente y en sociedades off shore justamente en el Uruguay no convenció demasiado. La presidencia no sintonizó a su publico y algunas medidas de ultimo momento como crear en algún pálido fin de semana un Ministerio Ecológico mediante decreto de resolución y urgencia solo revelan la permanente impericia y falta de preparación de la Cancilleria que tiene su propia área de Nucleares y otra de Medio Ambiente y a la cual le bastaba otorgarle mayor competencia en acuerdo con la Secretaria de Ciencia y Técnica para jerarquizar el asunto.


Pero todo esto es el arte de gobernar. Lo concreto es que la gente falto a la cita, las amenazas virtuales detalladas por los grupos de tareas de Ámbito Financiero y dictadas básicamente por Medios y escritas en ese castellano desconectado propio de un inmigrante griego o calabrés recién desembarcado en el puerto - la inolvidable prosa de Julio Ramos- no se cumplieron y ocurrió algo peor que la violencia. La simple y lunar indiferencia.


Probablemente la gente ambientalista, aun la mas joven ha dejado de mascar vidrio hace rato. Esperaban un presidente ecologista y se encontraron con un candidato tibio, escasamente compenetrado con el asunto al que llegó con la segura rectitud de su impericia y que en el fondo espera una solución milagrosa-eso es lo que se baraja vía el doctor Alfonsin y Nosiglia- para despejar la guerra del Río que el mismo ha provocado. Como Galtieri en Malvinas que solo llevo una logística elemental para pocos días porque no creía en la guerra de verdad que finalmente vino -mató y matamos -y se quedo para siempre.


La doctrina K es débil, irrisoria y luce como el graznido autoagorero de un espantapájaros rodeado de buitres que solo esperan la caída para tomar distancia velozmente hacia los nuevos vientos que determine la política del 2007 o del 2008.


También como Galtieri ha subestimado al enemigo inventado. Entre tanto el Uruguay ha convocado a toda su Cancilleria, ha movilizado a todos sus embajadores en la Unión Europea y en Washington y no están solos. Cuentan con el apoyo de Finlandia, actual presidente de la UE y vía Finlandia los acuerdos preferenciales que dentro de la Unión vinculan a Suiza con la esfera de libre comercio escandinava y finalmente Londres.


Ultima noticia, Chile habría tenido éxito en la prospección de las aguas cerca de la Isla Grande de Tierra del Fuego y se cree que hay otro yacimiento bajo el mar en la zona de exclusión. Eso explica la dureza de las declaraciones del general inglés Ingram que estuvo en Chile y Malvinas recientemente. Ya se vaticina una alianza, esa si transversal entre Chile y el Reino Unido vía BP para la explotación energética y un nuevo factor de conflicto se introduce en el área. Entre tanto sectores sindicales argentinos montarán un espectáculo de permeabilización intelectual en junio y proponen lisa y llanamente la reconstrucción de YPF aunque solo haya reservas para ocho años mas a lo sumo. Será una interesante empresa encarada por izquierda-fastidiará a la presidencia y sus intereses en la piel del toro borbónica - y en definitiva será algo así como el club de jugadores de fútbol americanos hecho para competir en el exterior pero con escasa presencia en un publico interno que solo consume béisbol.


El Reino Unido jamás será vencido ironizaban los británicos durante Malvinas.


Gracias a Kirchner la chanza arriesga convertirse en una escueta realidad.


Dentro de muy poco tiempo la mayor parte de los gobernadores que hoy estuvieron junto a la fabula del grotesco comenzaran a enviar misiones paralelas al Uruguay o buscar intermediaciones a través de viajes sigilosos y finalmente la guerra ambientalista será una palida y solitaria decisión de Kirchner sin ningún aval de la sociedad.


Y el nuevo futuro arrepentimiento será también colectivo.


Galtieri Dos.
 

Portada