LAS PAPELERAS Y EL SOBRINO ESCONDIDO DE GREENPEACE

Mayo de 2006

Carta del Ing Agr. José E. Crotto


Parece el título de una novela de John Le Carré pero desdichadamente no es así. El amigo Carlos Manuel Acuña,periodista e historiador, tiene la amabilidad de hacernos llegar esta carta del ingeniero Crotto-especialista en temas forestales - que confirma lo que venimos planteando hace tiempo. Que el conflicto con el Uruguay son simplemente las falsas Malvinas de Kirchner, un imitador del fallecido Galtieri, y que todo esto responde a la clara respuesta que dio un vez Roque Sáenz Peña cuando le preguntaron a que podía aspirar un argentino que había alcanzado la presidencia.
"A la reelección",dijo.


Ocurre que pelearse con el Fondo Monetario internacional y pagar es una abstracción. Atacar al imperialismo globalizador anglosajón con un libro de Tony Negri debajo del brazo es algo simpático para la gilada pero irrelevante. Atacar a los militares de 77 años es aplicar embestidas contra un geriátrico semivacío como en una obra de Pinter. Hacer reescribir por un funcionario oscuro que reclama desesperadamente su categorización en mesa de entradas un prólogo escrito por alguien al menos conocido como Ernesto Sábado es perder el tiempo. Deslumbrarse con las escasísimas tetas de la señorita reina de un rito local de Gualguaychu que no ha sido cabeza de ninguna civilización maya o azteca es tener fuera de uso no solo el cerebro. Prácticamente todo. Una peridural absoluta.


Pero romper lanzas con el Uruguay de forma definitiva y a la vez tener como asesor encubierto al propio sobrino que trabaja para el Almirantazgo británico vía Greenpeace como es el caso del Embajador Estrada Oyuela especialista en temas ambientales-ex embajador en los noventa- vinculado al grupo montonero exiliado en Mexico desde hace años revela que la política exterior-así como la de Defensa-esta en manos muy poco confiables. Peligrosas e inexpertas.


Un amigo chileno acaba de escribirme una carta en la que me dice entre otros razonados argumentos : "pareciera que el gobierno Argentino tiene menos confianza en las Fuerzas Armadas de su país que nosotros mismos que creemos en la colaboración militar bilatelateral con ustedes".


Tuve que explicarle el clima de imbecilidad que vive este país. El espíritu de rencor que anima a los hoy sexagenarios de los 70 justamente por su oblicuo colaboracionismo con los gobiernos militares de la época. En los 70 eran funcionales a la URSS . Ahora lo son a intereses de un sector americano que solo tiene alguna pequeña influencia en dos ciudades de la costa Este. Y nada mas. No hay que tomarse demasiado en serio el happening argentino, le aclare.


Aunque otros lo hagan.

La Dirección.


Respondiendo a tu generosa aceptación te acerco estos comentarios que como argentino nunca hubiera querido escribir, pero que brotan de mi indignación ante tantos disparates que sobre el tema se dicen en la mayoría de nuestra prensa, escrita y oral, como asimismo de la lamentable actuación del gobierno nacional y de la provincia de Entre Ríos en el tema de la instalación de las fábricas de Celulosa de Botnia y Ence, en Fray Bentos (ROU). Con grosera ignorancia, demagogia inmadura y patoterismo prepotente se enfrenta a un país hermano y amigo con consecuencias alarmantes.-
Reclamamos legalidad futura pero infringimos todo tipo de leyes y convenios, incumpliendo la Constitución Nacional, amparamos delitos y protegemos delincuentes.- Me gustaría puntualizar varios hitos de este proceso (sobre el que se podría escribir un libro) que resultarían guías claras, en mi opinión, de la desmesura y necedad con que lo ha abordado el gobierno argentino y que sin duda alguna va a llevar a un fracaso estrepitoso cuando lo trate cualquier tribunal internacional que dictamine sobre el tema, llámese Mercosur, La Haya, etc.

El País tiene una Ley Nacional vigente, la 25.080, votada por unanimidad por todos los Senadores y Diputados, incluyendo los entrerrianos, para fomentar el desarrollo de la foresto industria, entre ellas, la fabricación de celulosa, como lo puede advertir cualquiera que se tome el trabajo de leerla, al cual el gobierno entrerriano estuvo y permanece adherido. ¿Lo van a negar en La Haya?

El Gobernador Busti, ejemplo de incoherencia y demagogia, propició el decreto 2554 en su primera gobernación (04-07-90) que se transformó en Ley Provincial para el apoyo de emprendimientos celulósicos. Junto al Ing. Agr. José Moulia, Secretario de Producción, firmaron un memorándum de entendimiento para un gran proyecto celulósico en 1997. ¿Lo van a negar en La Haya?

¿Vamos a recurrir al MERCOSUR donde Brasil ya produce 10 millones de toneladas de celulosa y piensa aumentar a 25 millones su capacidad instalada en los próximos 10 años, diciendo que los gobiernos que las permiten, envenenan a su población? ¿O acaso nos va a dar a razón Chile?, que en 30 años se ha transformado en una potencia foresto industrial, mientras nosotros que partíamos del mismo número de hectáreas plantadas hemos malgastado el tiempo.

¿Vamos a negar que algunos de los mejores técnicos argentinos en la materia como el Ing. Benica o la Dra. María Cristina Area, Directora del Programa de Celulosa y Papel de la Universidad Nacional de Misiones, han estudiado y avalado el procedimiento que van a llevar adelante las fabricas, mas allá del control al que por supuesto tienen que ser auditadas?

¿Vamos a negar que la República Argentina tiene un serie de emprendimientos industriales celulósicos-papeleros con tecnología mucho más antigua y contaminante, entre ellos el de Puerto Piray (Misiones) que todavía utiliza procesos prohibidos en la mayoría de los países, y que el Estado Argentino ha sido y aún es socio en alguno de ellos?

¿Vamos a negar en La Haya que muy cerca de la principal fábrica argentina (Alto Paraná S.A.), fábrica que consume 2/3 de la madera que consumirá Botnia, que utiliza la tecnología ECF desde hace 23 años, está la Localidad de Esperanza que en los últimos 30 años ha multiplicado su población casi 10 veces mientras que el total de la Argentina no ha llegado a duplicarse? Nuestros seudo periodistas y seudo ambientalistas, explicaran que la gente no conoce el riesgo que corre, porque sólo ellos son los iluminados con la razón y los conocimientos; y Esperanza está a unos 5 km. de la fábrica, mientras Gualeguaychú esta a 35 km. de las futuras fábricas uruguayas.

La actuación de la prensa y los funcionarios argentinos, con escasas excepciones ha sido lamentable.


Ejemplos:

El Grupo Clarín, cuyo fundador Roberto Noble, pasó la vida defendiendo la producción de celulosa y papel en la República Argentina, ha dicho tantas estupideces en sus artículos, radios y canales televisivos que su fundador se escandalizaría al oírlos. Patético.

El director de Ámbito Financiero, Señor Julio A. Ramos, abordó el tema con un grosero desconocimiento del mismo, confundiendo la masiva aplicación mundial del método ECF con un método contaminante y más barato para aplicar en países subdesarrollados. ¿Será que considera países subdesarrollados a EE.UU., Canadá, Japón y a la mayoría de los europeos que lo usan masivamente por considerarlo el mejor método disponible? Patético.

El diario La Nación, a través de una campaña de meses desinformó a sus lectores a través de numerosos artículos y sólo lo salva que tardíamente, sacó un editorial equilibrado. ¿Volverá alguna vez, al diario de los Saguier, la coherencia entre los editoriales a veces acertados con la cantidad de disparates que colaboradores escriben en sus páginas? No deberíamos olvidar que La Nación, junto a Clarín, y al Estado Argentino, son propietarios de una fábrica integrada de papel de diario, por lo que no hay excusas de desconocimiento para tanta tontería. Si hablamos de los políticos y funcionarios la situación empeora:

El Presidente Kirchner no cumple ni hace cumplir la Ley, y permitió y alentó a un Gobernador incoherente a propiciar los mayores disparates con fines electoralistas llevando al país a un callejón sin salida y a una derrota temática a corto plazo.

Los Cancilleres que se sucedieron: Ruckauf y Bielsa, demostraron con sus incoherencias y desequilibrios la inconveniencia de nombrar a personas ajenas a la carrera diplomática a cargo de las Relaciones Exteriores, y el nuevo Canciller Taiana, en corto tiempo ha demostrado, ser tan o más desubicado que los anteriores. Bingo.

El Representante de Greenpeace, Sr. Villalonga, que con su payasesca conducta fue quien apareció mas involucrado en el conflicto, es para los que lo conocemos, un ejemplo claro de ignorancia, incapacidad, e incontinencia lingüística, dispuesto a repetir cualquier pavada que le manden decir desde la central europea, desde donde hace más de 10 años lo mantienen. Alguien tendría que explicarle que sus dislates sobre el uso del método ECF que Usa dióxido de cloro no es compartido por técnicos tan respetados en el tema, como los suecos, japoneses, finlandeses, canadienses, estadounidenses, etc. y que si de usar cloro se trata, desde hace cuatro mil años por lo menos el 90% de la humanidad utiliza todos días en su comidas a la sal, que esta compuesta en un 50% por cloro.

Lamento la actuación en el tema del Dr. Raúl Estrada Oyuela de la Cancillería Argentina, ha tenido y tiene una notable actuación en el Tema Cambio Climático, donde es reconocido mundialmente. No es su especialidad la industria celulósica ni nada que la concierna, y siempre ha sufrido la muy pobre influencia en el tema foresto industrial de su sobrino, principal representante de Greenpeace en la Argentina. Elegante hubiera sido que se abstuviera por prejuzgamientos anteriores, como hacen sus colegas abogados cuando hay conflicto de intereses. Triste etapa para una carrera interesante.

Alguien tendría que explicarles a nuestros funcionarios que un Estado tiene políticas que perduran en el tiempo, que desde hace más de 50 años, la República Argentina esta tratando de desarrollar una exitosa política foresto industrial que podría significarle hasta un 6% de su producto bruto, generando miles de empleos y creando riquezas, como lo hacen importantes países de este mundo: EE.UU., Canadá, Suecia, Japón, Nueva Zelanda, que a su vez son algunos de los que tienen mayor nivel de bienestar, desarrollo sustentable y equilibrio ambiental.

 

¿Todos los pasos dados en esa dirección durante mas de 50 años, los vamos a negar en La Haya?

Como hombre de campo soy lector del Martín Fierro y temo que como bien dice el poema de José Hernández "si la vergüenza se pierde jamás se vuelve a encontrar".

Es tan inconcebible el nivel al que hemos llevado este entredicho con un país íntimo hermano y amigo, agrediéndolo con actitudes fuera de la ley, y ocasionándole daños a su funcionamiento económico, utilizando no la razón, sino la prepotencia del tamaño, que dudo que los gruesos errores cometidos puedan ser corregidos por nuestra obcecada dirigencia.

Por lo tanto, para aclarar bien que esta actitud no corresponde a la mayoría del pueblo argentino, ni mucho menos a la mía: por tanta necedad, yo me disculpo.


Portada