RECORDANDO CON IRA: LA GUERRA ANTITERRORISTA DE LA ESMA

 

Mayo de 2006


Este documento tiene un valor excepcional ya que pone en descubierto lo que podríamos definir una gigantesca operación militar, paramilitar y cuasiterrorista de reingeniería social que consolidó el mito fundador sobre el cual se cimentaron los últimos gobiernos democráticos argentinos. La ficción hipnótica establece que en la Argentina se cometió un genocidio -falso- que los revolucionarios de los 70 peleaban en aras de los Derechos Humanos -igualmente falso y que la lucha desatada se ubicaba en los estrechos y acotados márgenes que definen la teoría de la dependencia en donde una de las partes ejemplifica el discurso del colonizado , la otra simplemente es un ventrílocuo del colonizador. Otra manifiesta falsedad ya que nacionalistas ,liberales, peronistas y radicales intervinieron activamente en los dos bandos armados .En realidad la mayor parte de la generación ,de un lado y del otro solo concebían el enfrentamiento político en los términos militarizados que la sociedad de la época utilizaba para resolver sus conflictos y que nos llevaron derechamente a la guerra de las Malvinas y a la incineración de esa herramienta -el poder militar- que había constituido una de las bases del fenómeno integrador desarrollista de la Argentina desde 1880 en adelante. La tortura, los interrogatorios, las delaciones, las muertes, los daños colaterales y el colaboracionismo son esenciales a cualquier guerra y si comparamos la pulcritud selectiva de la represión argentina con los masivos bombardeos de civiles indefensos y los atentados ciegos que se abaten fanáticamente en casi todo el mundo y que se explican intelectualmente desde miles de kilómetros de los hechos no hay muchas dudas al respecto .Los daños colaterales existieron ,pero fueron mínimos. Basta ver las historias de quienes nos gobiernan para entender la veracidad de los hechos. Todos ellos colaboracionistas, por lo tanto todos ellos inevitables justicieros de un pasado inexistente. Los países se hacen así .Con mitos fundacionales . Con microguerras y microgenocidios que no califican para el diagnostico. Pero nadie podía prever que la llegada de los sexagenarios que rodean a Kirchner reabrirían no solo el corralito orwelliano del pasado que captura votos demagógicamente sino algo mucho mas definitivo: la verdad del pasado, los hechos, la gente que pidió la muerte, los cómplices, los políticos fundamentalmente, los jueces y esos infinitos casos Dreyfus -como el de Astiz -que son la simple culpa exponencial de una sociedad cínica concentrada en un puñado de hombres que eran -a su vez -muy jóvenes para heredar con un estoicismo casi griego la carga histórica que llevan sobre sus vidas liquidadas.El silencio de condena social comienza a romperse y algo diferente comienza a visualizarse. La Argentina revisionista contra la historia oficial comienza a alzarse En ese sentido Florencio Varela ha hecho un aporte oportuno y justo. Revela también la existencia de las dos armadas ,coherente con la existencia de los dos ejércitos y de dos soluciones políticas absolutamente enfrentadas estableciendo una inconoclasta pluralidad de opciones y a la vez una variable simplemente inimaginable en una dictadura totalitaria de características integrales que es lo que venden los ex colaboracionistas.Es la segunda vez en que se advierte una operación cultural que se instala de forma contracultural y efectiva . La primera de ellas fue simplemente el revisionismo histórico que en treinta años reubicó la figura de Juan Manuel de Rosas en la realidad violenta del siglo XIX sin forzaturas ni edulcorantes para gente de tripa floja.
¿El golpe de la realidad revelada a corto o largo plazo encontrara un programa político que finalmente la exprese.?El veto a Patti en el Congreso y a los 400.000 argentinos que lo votaron , por parte de asesinos reales ,asesinos intelectuales y gente bienpensante algo marginal revelan que la oposición no logra superar sus propios límites aún a costa de existir solamente de forma declarativa y ficcional.
Ese es el verdadero desafío de la oposición en el país.Pero primero debe revisar sus propios mitos históricos que dieron origen a esta democracia imperfecta y simplemente darlos vuelta.
Vamos a Florencio Varela y su defensa del Capitán Pernias, sintetizando el documento en sus hechos.

La Dirección.
 



 Ayer se difundió la noticia de que el Cap.de Frag. Antonio Pernías al declarar ante el Juez Torres se expresó defendiendo a la Armada por lo actuado durante la guerra contra el terrorismo.
 En rigor de verdad, el marino que también combatió con honor en la guerra de Las Malvinas, dijo mucho más, pues su exposición de hecho constituye un contundente testimonio de la actuación de la Armada en dicha guerra en el cual además pone al descubierto la manipulación de los hechos, su negación por parte de quienes tenían y tienen todavía hoy la obligación de reconocerlos y el contubernio entre políticos, militares, jueces y terroristas para limitar las responsabilidades a unos pocos arbitrariamente elegidos y así proteger las suyas apelando a conductas propias de la deslealtad, la cobardía, la traición y el deshonor.
 Envío el texto completo que dictara como su declaración.Es muy extenso pero vale la pena dedicarle el tiempo necesario para su lectura y análisis; si ello no se hiciese, recomiendo que sea guardado pues cuando llegue el día en que la verdad sea oficialmente reconocida, los dichos del Cap.Pernías adquirirán la relevancia que hoy se retacea.
 Ya es la hora de hablar claramente y en ese sentido los jóvenes combatientes de ayer aguardan la palabra de los Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas que ejercieron sus responsabilidades desde el inicio de la guerra hasta hoy, de los Comandantes de Cuerpo y Jefes de Operaciones, de los Foros de Generales, Almirantes y Brigadieres y de la Unión de Promociones, pues ellos tienen la obligación de aportar los elementos y reconocimientos que permitan probar la verdad hoy deformada que no es otra que la guerra contra el terrorismo fué responsabilidad del Estado Argentino toda vez que fue su gobierno quien impartió la orden a sus FFAA de entrar en guerra aplicando los procedimientos específicos que el propio Estado puso y tenía en vigencia.
 Mañana ( por hoy )honraremos a las víctimas del terrorismo y sería bueno que en esa oportunidad sean recordados los militares y miembros de las Fuerzas de Seguridad que los combatieron y que hoy se encuentran privados de su libertad, pues ellos junto a los camaradas caídos han permitido el homenaje que nos convoca.
 Florencio Varela
 


Indagatoria de Antonio Pernías En Buenos Aires a los 22 días del mes de mayo de 2006
Seguidamente, luego de prestar conformidad con las formalidades del presente acto, el compareciente manifiesta que desea dictar su declaración siendo la misma la siguiente: - Encuadre Histórico y situación: Una de las cuestiones básicas para comprender las acciones que se desarrollaron en el marco de la guerra contra el terrorismo que, por su irregularidad, tenía características especiales; al punto de haber sido reconocida por la Cámara Federal que condenó a los integrantes de las Juntas Militares como de Guerra revolucionaria. La magnitud que a cobrado esta causa refleja el alcance institucional de los hechos que y secuelas producidos por la guerra definida, y si es Institucional, la respuesta debió y debe ser dada en este caso por la Armada…………………………...
 Especialmente deseo Precisar y Subrayar muy bien ante la reapertura de causas luego de derogadas la ley de Obediencia Debida y Punto final las declaraciones que hice y hago es por compromiso con mi conciencia, mi familia y aportar a la verdad brutalmente distorsionada para que Dios mediante, alguna vez se escriban sus causas, efectos, acciones, procederes, responsabilidades de los distintos estamentos del estado.,y también la que me caben como combatiente. Recordando que desde 1985 , efectué declaraciones en distintas oportunidades, es que dado el tiempo transcurrido y en aras de una mejor comprensión, resulta necesario agregar expresiones y/o documentos importantes reflejados en otras declaraciones ampliatorias, mas aún tratándose de una ampliación de la causa madre ( ex 761 - ESMA) , ya que por enero de 1987, la estrategia era a mi entender la del silencio y dilatoria ante las diferentes requisitorias (también yo en esa circunstancia estaba convencido); le dije a la Cámara Federal..”Por ahora, no voy a declarar”. Bueno, casi veinte años después, en una situación que considero inexplicable con muchos testigos y protagonistas muertos, debo intentar desandar en el tiempo para contribuir a descubrir una verdad que todos conocían. Tratando de ubicarme en ese escenario que no es fácil. Por ello debo aclarar que me referiré a hechos y circunstancias que han sido de mi conocimiento personal directo y a otros de los cuales tuve conocimiento por camaradas con posterioridad a los mismos, y en particular cuando concluyó la guerra contra el terrorismo y que en algunos casos fueron relatados en otras Indagatorias ante diferentes Juzgados. A saber: Juzgado de Instrucción militar Nº 1 (25 de julio de 1985), Juzgado de Instrucción militar Nº 4 ( 25 de julio de 1985 y 22 de julio de 1986), Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (15 de enero de 1987), juzgado del Dr. Blondi (1984), Causa 18.967/03 – separata de la 14.217/03 ( 6 de abril de 2005 y 13 de junio de 2005) en el Juzgado del Dr. TORRES, Causa 18.913/03 ( 26 de octubre de 2005 y 15 de diciembre de 2005), Causa 14.217/03 (9de marzo de 2006), estas últimas también en el mismo juzgado. Me he desempeñado en la mencionada guerra iniciada por orden del Gobierno Constitucional en el año 1975 y organizada a partir de la Directiva 1/75 del Consejo de Defensa, como integrante del Grupo de Tareas 3.3 con acantonamiento en la Escuela de Mecánica de la Armada, en los años 1976 hasta principios de 1979 salvando períodos de comisiones, licencias y casi todo el año 1978 que estuve en comisión en Europa - ( como bien indica el Fiscal Eduardo R. TAIANO – Fiscalía federal Nº 3, en el punto I - Imputados acápite 10) del Requerimiento de Instrucción de la Causa Nº 14.217),¼..” En el momento de los hechos, se desempeñaba como Teniente de Navío e integrante del Sector de Inteligencia de la Unidad de Tareas 3.3.2 del G.T.3.3, desde sus orígenes hasta principios de 1979. así mismo, entre marzo de 1978 y principios de 1979 actuó en el Centro Piloto de París, Francia”. Durante mi permanencia activa desarrollé tareas en el ámbito Operaciones e Inteligencia. En el contexto de esa guerra he sido un participante más de la Armada que Institucionalmente debió enfrentar al terrorismo. He actuado cumpliendo las órdenes tal cual me fueron impartidas por la vía de Comando correspondiente. En tal sentido la Armada supervisó a través de la misma vía y también por otras autoridades o Comandantes que tenían Oficiales denominados rotativos y afectados al Grupo de Tareas en forma transitoria, pudiendo citar como ejemplo la visita al Grupo de Tareas del Comandante de un buque de la Flota de Mar, que tenía un oficial en comisión como rotativo hacia fines de 1976, tratándose respectivamente del entonces Capitán de Fragata Ramón Arosa y del Teniente de fragata Rolón. Finalizada la guerra, la Armada, sin ninguna observación de carácter disciplinario me destinó a las Escuelas y Unidades correspondientes a mi jerarquía, debiendo destacar que tuve el honor de haber sido seleccionado para desempeñarme como Comandante de la Compañía de Exploración de la Infantería de Marina con la Jerarquía de Capitán de Corbeta 1984 – 1985, también de ser seleccionado durante el Gobierno del Dr. Alfonsín para desempeñarme en la Misión Naval en Bolivia (1988 – 1989), y seleccionado también para ejercer el Comando del Batallón de Infantería de Marina Nº 2 (1991 – 1992). Esto para mí tiene un gran significado, porque es el reconocimiento de la Armada a cualidades profesionales y éticas probadas en el cumplimiento del deber. Si la Institución no tuvo ninguna observación para estas designaciones previa selección, debe entenderse que mi conducta durante la guerra e incluso después de ella, fue institucionalmente correcta, es decir a entender de la Armada no me excedí en nada, y cumplí con mi obligación conforme a las directivas, pautas y los reglamentos militares observados en ella; pasé a situación de retiro voluntario ante la imposibilidad de salvar o contrarrestar las presiones mediáticas que ejercían sobre la Comisión de Acuerdos del senado determinados organismos, o medios (particularmente Página 12). El Grupo de Tareas que integré era uno más de los que existieron en la Armada en distintas unidades y al igual que ellos, mantenía una dependencia Orgánica e Institucional del Comandante de la Fuerza de Tareas y esta a su vez del Comando de Operaciones Navales, manteniendo una dependencia operativa del Comando del 1er Cuerpo de Ejército a través de la sub.-zona Capital Federal. Probablemente el Jefe de Operaciones durante 1977 esté en condiciones de ampliar en detalle los aspectos referidos a Planes, Dependencias Orgánicas, Operativas y niveles de Coordinación. Como se indica en una solicitud de Sobreseimiento efectuada por mi defensa, la orgánica del Grupo de Tareas en el año 1977 estaba constituida por su Comandante, Contralmirante Jacinto Chamorro, Jefe de Estado Mayor, Capitán de Navío Jorge Vildoza, Jefe de Operaciones, Capitán de Corbeta Jorge Perren y Jefe de Logística el Capitán de Corbeta Carlos José Pazo. La Ejecución de las Operaciones se encontraban a Cargo del Jefe de Operaciones. Las tareas propias del área Inteligencia, a Cargo de su correspondiente Jefe. El Registro de detenidos a Cargo del Teniente (RE) Alejandro Spinelli, suponiendo que dependía del área Inteligencia. El Alojamiento y Control de detenidos, se efectuaba con personal asignado para esta tarea, y no me quedó nunca claro de quién dependía, pero de acuerdo con lo establecido en la reglamentación de la Armada, debería corresponderle al área Personal/ Logística. Las operaciones tácticas se ejecutaban a orden del Jefe de Operaciones, quien de acuerdo con la magnitud y la capacidad enemiga a enfrentar determinaba la organización de la fracción a destacar. El Capitán Perren considero que estaría en mejores condiciones para explayarse sobre el particular. Recuerdo que al inicio de las operaciones a mediados de 1976, los procedimientos se iban ajustando a los conocimientos profesionales y a la experiencia adquirida en el accionar contra el enemigo; luego y aproximadamente afines de 1976, o inicio del 1977 con la asignación de Oficiales Rotativos provenientes de diferentes destinos de la Armada, el entonces Teniente de Navío de I.M. Randolfo Agusti (oficial rotativo en comisión, y de gran solvencia profesional) bajo la supervisión del Jefe de Operaciones se implementaron procedimientos operativos, ajustados para diferentes situaciones, supongo que en base a la experiencia adquirida y la Reglamentación disponible en aquel entonces. De acuerdo a constancias incorporadas a la Causa 761(cuerpo XI fojas 4 a 9), y firmadas por el entonces Jefe de Estado Mayor general de la Armada, los Oficiales Rotativos que serían asignados a los diferentes Grupos de Tareas de la Armada, recibían instrucción acorde según un programa desarrollado en el Centro de Adiestramiento de Infantería de Marina, mediante un ciclo de cursos anuales, especificándose la cantidad de efectivos asignados a cada uno de ellos. La documentación y reglamentación empleada no estuvo a mi alcance pero supongo que el Jefe de Operaciones debería tener conocimiento. En cuanto a la detención, registro, interrogatorio, alojamiento de prisioneros y destino final, desconocía por mi jerarquía la bibliografía utilizada, pero habida cuenta de los reglamentos que hoy tomaron estado público, y dado que en general las Unidades contaban con la reglamentación de otras fuerzas, se procedía de acuerdo entre otros, con lo ordenado en el reglamento ROP –30 –5 “Prisioneros de guerra” que fuera acompañado con el pedido de sobreseimiento. En cuanto al destino del detenido, ello era una decisión tomada en niveles superiores de conducción y común para el caso de todas las Fuerzas de Tareas de la Armada, corresponde por lo tanto que la metodología empleada debe ser respondida por quienes tuvieron esa responsabilidad. Las dependencias ocupadas por el grupo de tareas en la Escuela de Mecánica estaban constituidas por el Salón Dorado que era un espacio en la planta baja de la Casa de Oficiales correspondiendo al área Operaciones, Comunicaciones y Detall. El subsuelo destinado a lugar de trabajo del área Inteligencia y de colaboradores protegidos por las fuerzas legales; el alojamiento de los colaboradores, si bien no puedo precisar con detalle, estaba en el 3er piso, en lugares acondicionados al efecto, debiendo permanecer aislados del resto de los detenidos; para el cumplimiento de estas tareas había montado un sistema de guardia, cuya organización y dependencia desconozco. En el subsuelo existía una pequeña habitación como enfermería para la atención elemental, y de primeros auxilios. En el altillo como queda dicho, se acondicionó el lugar para el alojamiento de detenidos y a partir de octubre de 1977 aproximadamente, se adecuo una zona para oficinas utilizadas por los colaboradores. Anexo a la Casa de oficiales funcionaban las oficinas del Jefe de estado Mayor y del área Logística. Como norma durante los interrogatorios los colaboradores debían permanecer en el 3erpiso.

 



Los hechos – calificación de la confiabilidad y veracidad de las fuentes: Me he referido el (13-6-05) – Causa Nº 18.967/03, que habida cuenta la posibilidad de conocer con mayor detalle los hechos que se me imputaran, acarreaba la necesidad de una segunda declaración ampliatoria; profundizando los antecedentes, contradicciones y falsedades expuestas por los denunciantes; agregando algunos datos relevantes, intento demostrar así que casi todas las denuncias han sido aunque con errores que saltan a la vista, orquestadas y coordinadas en el tiempo y generalmente con posterioridad a los hechos denunciados. Siempre aparece un detenido que describe los hechos que son imputados los cuales luego son apoyados y/o confirmados por otros detenidos que dicen conocer la versión del hecho denunciado por comentarios de otros detenidos o comentarios inventados, con la evidente intención de tratar de fortalecer y dar un marco ficticio de realidad o potenciar la existencia de un hecho que no le consta y siempre exagerando en su relato haber sido víctima de presiones y tormentos, con la pretensión de producir en quien lo lee o escucha una lógica conmoción de indignación y rechazo de los actos potencialmente aceptados como ciertos . Es así que el mencionar nombres en forma repetitiva y casi con exclusividad se pone en evidencia una intencionalidad manifiesta de afectar e inculpar a militares con el fin arriba reseñado y también de ocultar su conducta delatora y colaboracionista; y en determinados casos intentar alcanzar y explotar una mayor repercusión internacional. Quienes me han denunciado en su momento se pasaron a las fuerzas legales con las cuales colaboraron activamente proporcionando información, individualizando a ex- compañeros.

 

   

Siguiente>>

 

Portada