Santa Cruz: Prohiben programa en radio

Mayo de 2006

Por R. Lasagno - OPI Santa Cruz


EN EL DÍA DE LA LIBERTAD DE PRENSA, EN LA TIERRA DEL PRESIDENTE KIRCHNER, EL GOBIERNO PROVINCIAL PROHIBIÓ UN PROGRAMA DE RADIO


OPI está en condiciones de adelantar en exclusiva que el gobierno de la provincia de Santa Cruz presionó a los propietarios de Lu12 -AM (Río Gallegos) para que levanten el programa “Séptimo Día” conducido por el periodista Héctor Barabino quien a su vez era asistido semanalmente por el investigador Daniel Gatti y el periodista Héctor López en una entrega que iba todos los sábados de 12:00 a 14:00hs en su décimo año consecutivo.


10 años no son nada…

Enterados en esta Agencia que se había concretado lo que nosotros adelantáramos en forma anecdótica en nuestro espacio “Historias Mínimas” la semana pasada, donde recreábamos una conversación entre la propietaria del medio y un funcionario de gobierno que le pedía a la Sra Mabel Segovia que levantara “7º día” y el programa diario de la colega Alejandra Pintos “Zona Pública” porque de no ser así se cortaría la publicidad oficial; hoy tuvimos la confirmación que la Dirección de radio Lu12/ La Opinión Austral le informó al responsable del espacio de los días sábados que cesaban 10 años de emisión por exclusiva decisión empresarial.


Silencio

Consultamos al periodista Héctor Barabino sobre esta sorpresiva medida adoptada por Lu12 y nos confirmó que en efecto la Sra María Eugenia Sanhueza, hija de Mabel Segovia la Directora propietaria de la radio y el diario quien se encuentra de viaje, lo llamó a su oficina el martes y le señaló que debido a los contenidos que se introducían en el programa “7mo Día” había recibido la comunicación directa de un funcionario del Vicegobernador Carlos Sancho quien le remarcó que de continuar el mismo le sería retirada la publicidad oficial que mensualmente aporta el gobierno.


“Un hecho más que elocuente – nos decía Barabino – es que para el 1º de Mayo (día del Trabajador) el gobierno no envió a la empresa las salutaciones de costumbre y nos dijeron que era por “Séptimo Día. Todo un mensaje ”, añadió el periodista.


Más adelante dijo que no compartía en absoluto la decisión empresarial pero la entendía porque la superviviencia del medio está en cierta manera sujeta a la pauta publicitaria que ronda los 28 mil pesos mensuales, monto que le retirarían a la empresa si no accedía a deshacerse del programa de los sábados al mediodía.


“Esto ni siquiera es una censura – reflexionó el colega – es una jugada de mediocres, de cuatros de copas. Es propio de un gobierno de intolerantes ” concluyó indignado.


Barabino nos confiaba que en “Séptimo Día” siempre se manejaron en la línea del respeto tanto hacia el oyente como hacia la empresa e inclusive hacia losfuncionarios o la política de éstos que sometían a críticas en los programas de los sábados. “ Nunca hablamos sin fundamentos, con agravios gratuitos o sin suficientes elementos de juicio ”, nos explicaba para descalificar esos argumentos como probables. “ Esto no es nada más que un apriete de los que está acostumbrado Kirchner y que aplica algún “cuatro de copas” de esta provincia” afirmaba.


El mensajero debe morir

Una alta fuente de la Legislatura provincial que pertenece al propio oficialismo nos confió ayer que hace más de dos semanas estaba dada la orden para producir el apriete al medio “Lu12/ La Opinión Austral ”. De acuerdo a nuestras fuentes irrefutables la orden fue impartida por el Ministro Secretario Roque Ocampo y sería parte de toda una estrategia a desplegar en la provincia para apagar aquellos bolsones de opinión independiente o libre que generan malestar en el gobierno a partir del contramensaje que emiten periodistas que se encuentran por fuera de las estructuras del poder establecido.


Asimismo le han señalado a OPI que esta estrategia obedece a la pretensión de unificar un discurso homologado por el propio poder, uniforme y vacío pero orientado a tapar hechos o datos reveladores que puedan comprometer en el futuro la actividad preelectoral de los candidatos del FPV con miras al 2007.
La orden impartida desde el gobierno de Sancho contaría con el aval del empresario de Multimedios Fernando Ulloa y en la Cámara de diputados hay quienes señalan como impulsor de la misma al señor Miguel Angel Carmona quien a la vez de ser Jefe de Prensa de la Legislatura provincial es Director de “El Periódico” diario privado del amigo del presidente Ulloa Igor . Doble función rentadas incompatibles entre si la de Carmona y sólo toleradas en un sistema sin reglas claras como el que impera en Santa Cruz.


Fuentes de prensa de la misma legislatura le aseguraron a OPI que un periodista muy amigo del ex Gobernador Sergio Acevedo, hoy reinstalado entre las filas del “sanchismo” y que se encuentra relacionado con Lu12, habría sido uno de los encargados de “aconsejar” a la Sra Segovia de no contradecir la decisión gubernamental.


¿Qué le molestó al gobierno?

El programa conducido por el periodista Héctor Barabino que entraba en su 10º año de emisión por Lu12 (AM) estaba pautado en una entrega semanal los días sábados de 12.00hs a 14:00hs. Básicamente constituía una síntesis de los principales temas que se habían destacado durante la semana lo que era puesto en el análisis de los periodistas con reediciones de entrevistas y reportajes tanto de la ciudad como de otras localidades del interior provincial.


La línea editorial era crítica a la gestión nacional y provincial y constituía el único programa en AM que mantenía cierta equidistancia con el poder político y los hechos cotidianos, colocando en el análisis permanente la realidad local y de la provincia abriendo el micrófono a la gente para que expresara libremente su opinión y actuando como disparador de algunas investigaciones interesantes.


El periodista Daniel Gatti formaba la “línea dura” dentro del staff del programa y habitualmente contribuía con aspectos poco conocidos o desconocidos por la gente, sobre acciones de funcionarios, políticos o empresas. Precisamente esta fue una de las causales esgrimidas por la propietaria del medio para argumentar la salida del aire de “Séptimo Día” de acuerdo a lo que nos refirieron nuestras fuentes.


Antes y después de Segovia

El diario la Opinión Austral junto a Lu12 y la emisora de frecuencia modulada FM Laser, fue fundado hace 40 años por Alberto Raúl Segovia quien siempre mantuvo una posición de independencia ante el poder político local.


No pocos recuerdan que cuando Segovia enfermó y tuvo que ausentarse a Capital Federal para aliviar su padecimiento, dejó por algo más de un año toda la empresa periodística a cargo de su yerno el Ingeniero Perinciolli actual Director del diario y la radio particularmente era dirigida por Justo Lerena, hoy Director de Lu14 Radio Provincia.


En ese tiempo Carlos Kirchner y Cristina Fernández estaban en franco crecimiento político e inmediatamente Néstor Kirchner asumía como Intendente de Río Gallegos. Muchos ex empleados de la empresa recuerdan que por aquellos tiempos y en ausencia de Segovia tanto el diario como la radio habían sido copados por el joven matrimonio político que tenía una presencia permanente dentro de la empresa al punto que la propia Cristina Fernández avanzó sobre la redacción del diario y elaboraba los contenidos periodísticos, le recuerdan a OPI.


Cuando Alberto Segovia volvió de Buenos Aires se encontró que tanto el diario como su radio estaban siendo manejados virtualmente por el matrimonio Kirchner y que se había constituido en plataforma política para el lanzamiento político de la pareja y esto resultó en una pelea irreconciliable con el hasta ese momento Director Justo Lerena quien había sido el principal animador de aquella situación que disgustó al empresario.


Al otro día (favor con favor se paga) Justo Lerena obtuvo su empleo en el gobierno provincial y desde allí su vinculación con Kirchner no tuvo retorno y fue la piedra fundamental que le costó el puesto a Liliana Korenfeld en el 2005 cuando a cargo de la Secretaría de Comunicaciones de Acevedo quiso desplazar a Justo Lerena de la Dirección de Lu14.


El día que lo echaron a Kirchner

La misma gente que hemos consultado recuerda que el propio Alberto Segovia echó de las oficinas del diario y la radio a Néstor Kirchner, por ese entonces Intendente de la ciudad y a Cristina Fernández y rompió relaciones con el matrimonio por varios años. Posteriormente Kirchner acudió en varias oportunidades al domicilio particular de Segovia en Rivadavia 131 de Río Gallegos sin que lograra que el empresario lo recibiera recién hasta su tercer intento.


Después de un tiempo las relaciones personales se arreglaron pero nadie recuerda que estando Segovia al mando del multimedio el gobierno lograra presionarlo o manejar sus contenidos.


Cuando éste falleció en el año 98, llegó de Punta Arenas (Chile) su hija Mabel Segovia quien se hizo cargo junto con su hermana Norma de toda la empresa aunque internamente Mabel se encarga de la radio y el diario está bajo la Dirección del Ingeniero Héctor Perinciolli esposo de Norma.


Es a partir de allí donde se comienza a observar una creciente dependencia del medio de los dineros oficiales. En reiteradas oportunidades y cuando el hoy presidente gobernaba la provincia, el corte abrupto del flujo de pautas publicitarias hizo trastabillar el equilibrio financiero de la empresa y naturalmente siempre debieron someterse al criterio impartido desde calle Alcorta.


La Periodista Mirtha Espina tenía en el año 2000 un programa diario que iba por Lu12 todas las mañanas de 09:00hs a 12:00hs que también sostenía una línea muy crítica a la gestión del entonces gobernador Néstor Kirchner.


Mientras cumplía funciones como Ministro Secretario de la gobernación de Santa Cruz quien hoy es funcionario de Canal 7 de Buenos Aires Ricardo Palacios, citó en su oficina al Ingeniero Perinciolli y a la señora Mabel Segovia y un día después Mirtha Espina era sacada del aire y su lugar fue ocupado por Antonio Novas, periodista funcional al gobierno quien emigró con los funcionarios de Kirchner a la Nación y que hoy se lo puede ver sentado en la mesa del noticiero matinal de Canal 9 de Daniel Hadad.


La historia se repite

A criterio de aquellos que vivieron épocas anteriores donde la administración provincial digitaba los contenidos de los medios locales, la historia se repite en Santa Cruz con la eliminación del único programa en AM que ponía una nota distinta, con matices en las noticias, que elaboraba opinión y crítica y el cual era muy aceptado y tenido en cuenta fundamentalmente por la audiencia del interior de la provincia.


Hoy el gobierno nacional a través del gobierno títere de Carlos Sancho y de sus funcionarios ejecutores de políticas despóticas, vuelve a instalar el viejo paradigma de la coerción y la censura a periodistas que no son afines a sus intereses, actuando a través de los dineros públicos que arbitrariamente manejan en beneficio propio tratando de tapar conciencias y controlar voluntades.
La empresa periodística que ha tomado la decisión de desafectar de su grilla semanal a un programa del nivel de “Séptimo Día” no solo demuestra su funcionalidad a un poder que lo maneja con monedas, sino que se suicida ante la audiencia que observa cómo la convicción de servicio (principio periodístico) que debería primar en su espíritu plasmada en el arte de informar a la gente con la verdad y sin ataduras, cae víctima del negocio y la prebenda sin que al menos, alguien se ponga colorado.
No es menos paradójico pensar que todo esto sucede en Santa Cruz, en la tierra del Presidente Argentino Néstor Kirchner un 03 de mayo de 2006, precisamente en el mismo momento en que se conmemora el día Internacional de la Libertad de Prensa. Ningún otro medio de la ciudad de Río Gallegos se ha hecho eco de este grave problema. Si esto no es todo un mensaje, entonces ¿Dónde está el mensaje?.

 

Portada