"INOCENTES CORDEROS DEMOCRÁTICOS DESDE EL PODER"

 

Junio de 2006

Carta de un Oficial Naval en actividad


Reproduzco la síntesis de una carta de un teniente de fragata en actividad que me han hecho llegar.
Rasgo de valor que será cada vez mas frecuente
La espada militar argentina es actualmente corta. Pero el factor moral que es un elemento simplemente humano en medio de la debacle nacional sortea las tretas retóricas que defienden a la subversión del ayer y a sus colaboracionistas amnésicos .


Pegajosos mandriles del poder actual.


LA CARTA.

"Realmente fue un gusto leer su reivindicación a argentinos ............. que fueron asesinados por aquellos jóvenes idealistas en la década del 70 por el simple hecho de no comulgar con la violencia y si creer que con su trabajo y entrega contribuían a la construcción de una patria mejor con igualdad de derechos y posibilidades para todos.


Hoy estos jóvenes idealistas, en la actualidad rectores de los derechos humanos e inocentes corderos democráticos en el poder, insultan y agreden gravemente a estos Argentinos y sus familias, para las cuales, pareciera no existir derechos humanos ni leyes que los contengan o protejan.


Es realmente vergonzosos y angustiante esta situación, es inadmisible que después de casi 40 años no hallamos aprendido a mirar hacia adelante, a verdaderamente decir nunca mas y construir un país justo para todos.
Soy nieto e hijo de civiles, perseguidos por el peronismo y luego por los movimientos guerrilleros, por el simple hecho de ser una familia tradicional conservadora de la historia y tradiciones.


Sin embargo cuando decidí seguir mi vocación no lo hice con intenciones de venganza, sino realmente por profunda vocación de servicio a mi país y a la sociedad. Soy y con orgullo lo digo...Oficial de la Armada Argentina en actividad, de esta argentina golpeada y mal tratada por algunos argentinos que no quieren mirar hacia un futuro para todos, de esta argentina que se desangra por el capricho irresponsable de aquellos pocos que no quieren cerrar las heridas de un tristísimo y vergonzoso pasado que lo único que hace es dividirnos y alejarnos más de una verdadera unión.


Por eso no dejo de indignarme por los continuos ataques cobardes e inescrupulosos de aquéllos que aprovechan el poder para contar una historia a medias y perversa justificando su accionar como derecho y humano y grabar en el inconsciente colectivo a las instituciones del país como las aberrantes fuerzas de la irracionalidad y atropello.


No solo destruyen las instituciones, hoy mas democratizadas que el mismo gobierno, que hicieron a este país en el transcurso de la historia grande y generoso.


Sino, mas grave aún, ofenden y dejan olvidados a aquellos ciudadanos honrados y patriotas que sin tomar parte en un bando u otro fueron contribuyendo al crecimiento del país y luego asesinados por estos jóvenes inocentes.


Soy consciente que con este mail si se filtra, puedo ser severamente sancionado o expulsado de las filas de la Armada, pero quiero dejar bien claro los siguiente:


No hago apología del crimen ni reivindico el terrorismo de estado.


Soy consiente que nuestro país sufrió la peor de las guerras, esa que es puertas adentro y entre hermanos.
Soy consiente que hubieron y se cometieron excesos y hechos aberrantes de ambos lados enfrentados, y hoy solo se dan a conocer los de un solo bando. el primero de todos fue el permitir que los argentinos se enfrentaran en esta guerra sucia.


No concibo un estado que atormente a su pueblo con técnicas terroristas


No admito que un país se llame país si no es gobernado por aquellos dirigentes libremente elegidos por su pueblo.
Soy militar al servicio de mi nación y no integrante de un partido político uniformado que asume cuando naufraga el país.


Soy un ciudadano que eligió libremente servir a su país abrigando la carrera de las armas, no para usarlas contra mi pueblo, sino para defenderlo hasta entregar mi vida aún sabiendo que embarco en mi sacrificio a mi familia.


Soy un militar que entiende y acepta que los exabruptos cometidos por aquellos que vistieron uniforme y se aprovecharon de él, deben ser juzgados y sancionados con la pena máxima.


Soy un ciudadano que exige que, con la misma vara que se debe juzgar a aquellos militares que se equivocaron, deben ser juzgados aquellos efectivos de los ejércitos populares.


Soy un ciudadano que exige también, sean juzgados y severamente castigados aquellos ideólogos que manipularon y aprovecharon en forma perversa las mentes de jóvenes idealistas y que hoy se esconden detrás de los derechos humanos.


Soy un nieto, hijo, hermano y luego padre que entiende el dolor y la perdida irreparable de aquellas abuelas, madres y familiares que perdieron a su ser amado víctima del terrorismo ideológico o del terrorismo de Estado.


En definitiva estimado señor, soy un ser humano que dice basta y pide a gritos seriedad y compromiso verdadero de todos por una patria firme y unida, que sin importar el color o bandera política persiga un objetivo nacional.


En esto envidio sanamente al borde de la admiración, a nuestro país vecino del Pacifico, que no poco a sufrido también y hoy entiende que un país sin Instituciones, salud, educación, justicia ciega y seguridad no puede crecer hacia un futuro mejor.


Hoy rompí mi silencio con todas las consecuencias que puede acarrear esto, pero me queda la tranquilidad de que cuando llegue a mi casa voy a poder mirar a mis hijos y mi mujer y decirles qué su papá sigue firme a sus ideales y valores hasta las últimas consecuencias..."


Juan Alfonso Pegasano
Teniente de Fragata

 


Portada