ANTE EL CELAM

 

Junio de 2006

por Gerardo José González

 

Quién tuvo claro que la ola dionisíaca había terminado fue Wojtyla.


Porque Stalin y Castro la habían traicionado.


¿Ernestro Guevara Lynch fue el último romántico de nivel mundial?


Nunca vi una camiseta con la imagen de Mario Firmenich.


Por algo el consorcio donde el Che nació repudió la colocación con una placa con su nombre.


Eso no fue políticamente correcto. Fue el rechazo visceral que la Argentina sintió por la guerrilla argentina.

El caracú del problema pasa por la presentación que la Iglesia hará en esta Hispanoamérica abandonada tantos años.


El Cuarto Celam fue un desastre.


Ahora tienen que recuperar terreno abandonado a las sectas yankis y al umbanda y similares, enemigos fáciles.
 

Somos un semicontinente carente de Islamismo, salvo Menem, Bucaram y algunos otros.


Y donde hay mayor cantidad de sedicentes católicos.

Chesterton diría -lo dijo en su época- que el hedonismo relativista no requiere combate porque se consume a sí mismo.


Mi intuición sobre la renovación del mensaje del fundador de nuestra religión es que la Iglesia debe ELEVAR las tareas de los laicos en la sociedad local, regional, nacional y cotinental.


Pero esta vez bajo el mensaje de Cristo, no el de Guevara Lynch o Camilo Torres.

Portada