LA ECONOMÍA QUE K MUESTRA EN ESPAÑA

 

Junio de 2006

por Gerardo José González

 

Pasados tres años, este gobierna revela una mediocridad esencial.


Administra el país tibiamente, siguiendo las líneas económicas principales que marcó Lavagna.


Este ciclo de la economía, está basado en una nueva convertibilidad del dólar.


Devaluar el peso a un tercio de su paridad no es poco.
Se triplicó el valor las importaciones y las exportaciones.
En el fondo, la maxidevaluación favorece a la economía interna, que se maneja con pesos.


Y perjudicó a la especulación financiera y a las empresas extranjeras radicadas en el país, cuyas ganancias cayeron a un tercio.


Pero como aún siguen ganando se quedan.


Se salvaron parcialmente las exportadoras, como Repsol y la agroindustria, pero sufrieron las retenciones a la hiperrenta.


Pero desde el 2001 los precios internos han ido creciendo casi un 100%, así que hoy el dólar vale dos, no ya tres.


Eso explica, por ejemplo, la cantidad de argentinos que viajaron a Alemania a ver el mundial de fútbol.

El dólar alto es la esencia de este esquema, de modo que el gobierno no vacilará en ajustarlo cuando le parezca oportuno.


La inflación cursada desde 2001 obliga a elevar el dólar a cuatro pesos en diciembre.


Que grandes fundamentals económicos (balanza comercial y turística, superávit fiscal, crecimiento del consumo interno, sustitución de importaciones, etc.) muestren resultados muy positivos es todo producto de la maxidevaluación.

El gobierno no solo es mediocre por ser continuista, sino por la introducción de caprichos económicos del presidente que transtornan mucho la economía.
El transporte ferroviario y autotomotor de cargas y personas recibe subsidios por más de la mitad de la tarifa que resultaría de sus costos.


Pero esto, en la realidad cotidiana, direcciona una injusta distribución del ingreso.


Un viaje en subterráneo en la ciudad de Buenos Aires cuesta u$0,23, de lejos la tarifa más baja del mundo.
Pero los pobres de Córdoba o Mendoza pagan un 80% más, teniendo ingresos menores.


El poder adquisitivo del 80% de los jubilados está hoy en el mínimo histórico.

Un reciente estudio de la Cepal demuestra que los beneficiados por la devaluación fueron los dos deciles superiores del ingreso.


Alí dentro se da la pelea por el reparto.


Por eso se patentan 500.000 autos nuevos por año, pero en consumo de lácteos y carnes creció apenas un 20%.

Este es un gobierno de clase media alta, favorece a los ABC1.

Los que mejor mantuvieron el ingreso son los sindicatos legales, que saben mucho de esto.


Los gremios del transporte automotor, ferroviario y aéreo, el SMATA, los telefónicos, tienen sueldos triples por similar tareas respecto de la economía negra, ilegal e informal.

Pero Carrefour paga un quinto de los salarios franceses a nuestros jóvenes desesperados por un trabajo.


¿Porqué tener subtes regalados y verduras, carnes y zapatillas muy caras?


¿No es todo igualmente necesario?

El gobierno no hizo el menor esfuerzo por mejorar la calidad de los servicios estatales, como la educación o la salud pública.


Tampoco combate el delito en todas sus formas.

 

La ineficiencia burocrática sigue igual.

Es un gobierno mediocre, que goza de una tregua dada por la población, que siente la triple culpa de haber creído en las imágenes de Alfonsín-Sourille, Menem-Cavallo y Delarruina-Cavallo. No solo los votaron: creyeron en sus pócimas y poderes.


Este gobierno, comparado con esos padres de la democracia mayor de edad y en edad de procrear, parece suizo.

Lo que el pueblo no advierte, porque los medios no se lo dicen, es que Kirchner LANZÓ UN PLAN DE OBRAS PÚBLICAS GIGANTESCO, comparable al de Perón en su primer gobierno.


El impacto asombroso de esas obras tendrá dos fases: la de este año y el próximo y la terminación y goce en el próximo.

Argentina reencauzó su economía interna muy bien.


El pueblo agradecido.


Somos una economía neopinedista.


Exportamos, comemos y parece bastarnos.


Repsol exprimirá la última gota de petróleo y luego se irá. Eso fue el negocio de oportunidad en el final del demencial menemato.


En ese momento la nafta, el gasoil y el gas costarán el triple, porque ahí no hay subsidio que alcance.

El precio del gas boliviano que de Vido firmará pasará a tarifa.


Bueno, es el triple.

No se avizora siquiera un mínimo horizonte de un país industrial.


El 80% de los autos que compramos son extranjeros.

Nutrias del bajo Salado, arándonos de la precordillera, lagartos de Formosa, carne de avestruz de las pampas, corderos patagónicos, son decenas de millones de dólares. Nada.

El día que Argentina exporte u$ 1.000 M de zapatos creeré en el empresariado nacional.


Pero ya está Brasil en eso.

El estado de San Pablo es el principal exportador mundial de jugo de naranja.
 


Portada