KIRCHNERISTAS ILUMINADOS POR LA IGNORANCIA

 

Junio de 2006

por Strategicos


El ministerio de Defensa sigue con sus políticas de progresismo de fachada y ahora descubre que en las Fuerzas Armadas y de Seguridad se hace imperioso incorporar a capellanes de confesión judía y protestante. En realidad este es un tema viejo y que ya existe en las fuerzas desde hace muchos años como opción a la misa, consejo espiritual y dialogo interreligioso.


El asunto es que las iglesias no tenían el menor interés en integrarse al ejército y el ejército carecía de cuadros y muchos menos personal de tropa creyente en otras religiones por un simple problema de distribución y hegemonía de la religión católica dentro del país y por ende las Fuerzas Armadas.


Tampoco había mujeres en las Fuerzas por lo tanto los servicios sanitarios eran bastante diferentes de los que se usan actualmente.


Esto es una simple evolución social normal, aunque para el gobierno, eterno incumplidor de los objetivos básicos de la defensa y permanente recordador de hechos del pasado que no interesan a nadie y me refiero concretamente a los asesinatos y fusilamientos de la revolución Lonardista postperonista de Valle de 1956 el asunto parece ser importante.


El dialogo interconfesional no solo funciona sino que lo hemos experimentado en carne propia.


En Malvinas capellanes argentinos católicos y capellanes ingleses anglicanos no solo auxiliaron a las victimas de forma indiferenciada sino que propiciaron el intercambio de heridos y prisioneros. Lean la excelente obra The War in Winter y verán bien documentado el problema.
También el ejército británico tenia una gran cantidad de cuadros irlandeses católicos, mucho mas profundamente católicos que algunos argentinos y los gurkhas que también combatierion allí no son ni católicos ni protestantes.


El ejército argentino ha tenido muchos cuadros de origen cristiano árabe como Seineldin y otros tantos simplemente musulmanes como el teniente coronel Faisal y por lo que veo el proyecto no los contempla.


También el ejército deja espacio para los no creyentes en nada ya que los sacramentos son un hecho estrictamente voluntario y en general hay un 25 % del personal de tropa que no los toma. Y en la región mesopotámica crecen las sectas evangélicas de origen brasileño.


Los capellanes militares dependen de la capellanía general católica que se encuentra en Roma y no en la Isla de Pascua y el dialogo interreligioso también esta presente en la misma ciudad. La Orden Mercedaria-la orden de Perón casualmente - nace para intercambiar prisioneros durante la larga batalla contra el Islam a donde enviamos la gran masa desocupada europea incluyendo niños y nada tiene eso que ver con la película El Código Da Vinci que debe haber iluminado alguna solitaria neurona autodidacta y probablemente desocupada un viernes por la tarde en Defensa.


Actualmente las fuerzas cuentan con personal de origen judío en sus cuadros, la Armada fue pionera en el asunto. Pero también cuentan con personal agnóstico como toda sociedad y algunos otros que son fumadores y los mas jóvenes no fumadores.


Pero independientemente del Dios al cual rezan esta gente son soldados profesionales y no esa banda de asesinos históricos salidos del Jurassik Park montonero, que necesitan desesperadamente reciclarse en la postmodernidad.


También deberíamos tener en cuenta a las comunidades griega y ruso ortodoxa y probablemente ucraniana y rumana ya que la emigración proveniente de esos países llegó y no se ira mas. Y que hay del confucionismo chino, ya que con 65.000 ciudadanos chinos que se reproducen a una tasa mayor que la local en solo pocos años tendremos orientales en las Fuerzas como ya los tiene Estados Unidos desde hace muchísimo tiempo. Desde que se llevaron chicos adoptados de Vietnam para no masacrarlos, ¿no les recuerda a nada?


Las sociedades evolucionan dialécticamente con sus religiones.


Un país que necesitó de la iglesia romana para evitar una guerra con Chile y que trató de recurrir a las iglesias para resolver la guerra ficcional con el Uruguay protestante, laico y masón debería saberlo.


Pero para eso hay que conocer los temas. Cosa bastante difícil. Ya decia Simone Veil que "a fuerza de no querer entender se llega a no poder saber".


Si, viejitos montoneros, Veil busquen en el diccionario y traten de ver en que equipo de fútbol jugaba.


Paris-Montparnasse no.


Cada día resulta mas difícil escribir sobre esta gente, tienen tantos neos mentales que dan la pena de un conejito indefenso antes de apuntarlo para luego ponerlo al asador.


También hay que pensar en los masones chicos si quieren ser americanos del norte en serio.


Y la Ley Richieri, suspendida pero no derogada ¿como la instalamos en ese asunto? ¿Y la reserva en caso de guerra? De modo que en solo una semana hemos pasado de querer eliminar los liceos militares a ampliar las capellanías en una pluralidad de opciones dialécticas e interreligiosas que me parece excelente. Y ¿que del convenio de reciprocidad militar con Israel, España e Italia? lo analizaron chicos... Porque todo eso entra dentro del mismo paquete ya que las religiones monoteistas son universales y los acuerdos militares forzosamente internacionales en ese punto.


Es comprensible que estos chicos ignoren problemas de Defensa pero como aplicados lectores de Beatriz Sarlo y remarcadores de la teoría del espejo y del fantasma deberían de tener alguna noción de sociología de las religiones.


En caso de duda repasen el excelente Ética Protestante de Max Weber y redescubran lo obvio, todo lo engañoso es sentimental.

 

Portada