NILDA GARRE DESCONOCE EL CÓDIGO DE JUSTICIA MILITAR

 

Junio de 2006

Dr. Luis Daniel de Urquiza (*)


Inadecuado manejo de la supuesta escalada del conflicto.


La Historia es causal nunca "casual". Cuando un hecho se produce, tiene su antecedente. que se analiza desde su formalidad y materialidad. Intrínsica o extrínseca.
Las leyes y reglamentos militares son discrecionales y estrictos en si mismos. Dejan fuera la opinión de terceros y más aún su interpretación. Limitando, inclusive prohibiendo, la posible discrecionalidad individual de quien deba ejecutar su contenido.


La Justicia Militar tiene como bien tutelar, por ley de la Nación, la disciplina.


Entendida ésta como sujeción voluntaria a un cuerpo normativo.


Suele decirse, dentro del ámbito que nos ocupa "no se juzga, se sanciona".


Y así es dentro de las potestades administrativas disciplinarias.


Ahora bien, la reglamentación militar hace un claro distingo entre "Falta de Disciplina" y "Delito".


Y se dice también que " las faltas se sancionan, los delitos se penan"


Ahora bien, las facultades disciplinarias son propias de las distintas jerarquías castrense., atinentes a sancionar las faltas de disciplina.


Las conductas que se consideren pasible de reproche penal tienen exorbitan la facultad de los Jefes de Estados Mayores.


Así es que ante la comisión o posible comisión de un delito, se procede a dejar una constancia escrita, denominada Prevención, dando parte al Juez de Instrucción Militar, con Jurisdicción zonal.


Este, disponiendo las medidas que pueden incluir la privación preventiva de la libertad, cierra el sumario y eleva a Asesoría Jurídica para que con dictamen producido eleve a la Auditoría General de las Fuerzas Armadas, para que una vez por ella decidido, torne al Estado Mayor correspondiente que le agrega un sólo párrafo "pase a plenario".


Y se substancia como tal, en el Consejo de Guerra para Oficiales Superiores, Consejo de Guerra para Jefes y Oficiales o Consejo de Guerra para Personal Subalterno.


De lo allí resuelto, entiende la Cámara de Casación Penal, Sal IVta.


La baja, está incluida en las Penas impuestas a Delitos, lo cual es ajeno como se expuso a la potestad disciplinaria, discrecional pero emergente de rígidos reglamentos tan rigurosos y regimentados para quienes son sancionados como para quien ejerce la obligación de sancionar una falta.


El retiro obligatorio es una facultad administrativa, que debe respetar un mecanismo de Juntas de Califiaciones, bajo el riesgo de ser una sanción disciplinaria impropia, ilegítima e ilegal. Cabe agregar que son actividades jurisdiccionales sumarias. El plenario del Consejo de Guerra se substancia en treinta días.


Las sanciones disciplinarias, discrecionales, incluyen arresto al personal en actividad de hasta seis meses. Seis meses y un día es prisión menor, a imponer por un consejo de guerra.

Repasemos:
Del Procedimiento Sancionatorio y/o Penal vigente en las FFAA. Lo que se debe distinguir claramente, son dos cosas:
1. SANCIONES DISCIPLINARIAS:
a. Por Ley, las aplican únicamente DESDE el Subt/ Alferez/ Guardiamrina. HASTA el CC JJ FFAA ,( Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Art. 99 Inc. 12 CNA.
b. Cuando se aplica a un Militar 31 días de arresto o más (como son en éstos casos), , VA COMO ADICIONAL, LA "SUSPENSIÓN DE MANDO", DEBIENDOSE LEER COMO RECORTE SALARIAL DEL 50%, .

2. SANCIONAR CON PENAS:
Exclusivamente la aplican los Consejos de Guerra. Cuando el JEEMM eleva a Plenario, lo hace al Consejo de Guerra correspondiente y el primer acto de éste, es correr traslado al FISCAL, quién, conforme a la Ley, posee la potestad de Acusar o no Acusar. De suceder esto último, sigue el Plenario (Juicio Oral) interviniendo en cualquier Etapa del Proceso o le dan Vista de lo
Actuado,etc.


El FISCAL (al ser un Funcionario Judicial del Estado = Integra el MINISTERIO FISCAL), es el que debe en los casos pertinentes, estrictamente normados, APELAR
la Resolución del Consejo de Guerra.


Conclusiones

El artículo de marras es político, hecho, y muy bien, para defender convicciones.


Técnicamente adolece de las limitaciones que me permito destacar.


Estas carencias dan al lector una visión equívoca de la solución. Dejando entrever que con una rápida y violenta decisión se define la situación.


Peligrosa lo de violenta. Como accionar tiene el engaño de su aparente eficacia. Pero, está demostrado su ajenidad a la solución del problema.

 

Y también debe darse por demostrado para nosotros los Argentinos resulta generadora de más problemas.

 

Y que una vez instalada nadie la controla.

 

Y cuando se va, nadie recuerda como empezó.


O lo quiere recordar.


Saludo al señor Director, a quien Dios guarde, con mi consideración más distinguida.

 

atte.


(*)Abogado
Rodriguez Peña 323
(1020) Cap Fed

Portada