PANDILLAS DE NUEVA YORK
MIENTRAS LLEGA EL MUNDIAL

 

Junio de 2006

 

"El miedo es lo que mantiene el orden de las cosas"
 

Como en 1978 el Mundial de Fútbol marca la cancha política. El país se paraliza, los políticos se neutralizan y una pausa algo gansteril -a lo Scorsese- se instala. La tregua del fútbol que comienza será aprovechada por el gobierno para impulsar una fiebre nacionalista que sepultará la guerra ya casi olvidada con el Uruguay. Tratara de capitalizarlo como quiso hacer con el 25 de mayo,  desequilibrado por un acto discreto pero genuino en Plaza San Martín y las gesticulaciones presidenciales a lo Morgado - "no les tenemos miedo" - en el Colegio Militar. Ahora la oportunidad de unificación nacional con lifting muy provisorio se presenta otra vez y la presidencia tratará de tomar examen oral y escrito a los sectores que tácitamente deberían acompañarla. Y que el pasado 29 de Mayo permanecieron en un sorprendente y llamativo plebiscito de silencios.

 

A la espera.

 

 



Las informaciones que transcribimos pertenecen al Servicio de Información Privilegiada que puntualmente reproducimos.


Uno. 

Tregua política con los empresarios hasta después del Mundial


El día después del acto del 25 para el Presidente Néstor Kirchner se repartió entre los que se acercaron al calor oficial y los que marcaron claramente las diferencias: en la vereda de enfrente, los militares hicieron visibles desplantes para tensarle la cuerda al general Roberto Bendini. Y entre los que limaron asperezas se anotó, por ejemplo, Franco Macri, quien optó por elogiar abiertamente al primer mandatario, aunque ello significara plantear claramente la distancia con su hijo, Mauricio, que asoma como la cara más visible de la oposición con vistas al 2007.


Los ruralistas levantaron las medidas de fuerza que venían amasando con el solo gesto del gobierno de rehabilitar menos de la mitad de las exportaciones de carne, suspendidas como represalia al aumento de los precios.


Y la Unión Industrial Argentina, que había liderado el documento empresarial que firmaron 17 entidades en contra del proyecto de reforma laboral, estaba preparando otra reunión a fin de emitir un nuevo pronunciamiento. Pero campeó un clamor para suspender toda manifestación o amago que pudiera molestar al Presidente.


La mayor parte de los dirigentes que participaban en el grupo parte hacia Alemania con una invitación de Volkswagen para ver el Mundial.


Y Julio De Vido les prometió antes de viajar a Chile que si la UIA hacía buena letra él se encargaría de abrir un canal de diálogo con Kirchner y participaciones futuras en las decisiones de gobierno.


Dos

La reforma laboral también entró en receso


Antes que Héctor Recalde llevara al Congreso el proyecto de ley de reforma laboral, los jueces estuvieron haciéndolo de hecho con sus fallos de inconstitucionalidad en los casos de riesgos de trabajo y topes de indemnizaciones por despido, como por ejemplo al extender la solidaridad en las tercerizaciones.


Los conflictos crecieron en forma exponencial desde los ´90. Las demandas se multiplicaron hasta el 5.000 % respecto de las existentes antes de la sanción de la ley de accidentes de trabajo en 1996.


Ahora las aseguradoras de riesgo reciben un millar de juicios por mes, gracias a las zonas grises que presenta la actual legislación.


El tema no es menor porque expone a las grandes empresas al mantenimiento de una costosa estructura de defensa y las pymes, directamente, son vulnerables a los juicios porque no pueden sostenerlos administrativamente.


A nivel de los letrados de la parte patronal y sindical, la discusión quedó empantanada en el Congreso, donde Héctor Recalde recibe señales de la Casa Rosada para acelerar el proyecto (algunas veces) y otras de frenarlo un poco.


Ahora se está stand by, al menos hasta después del Mundial.


Tres
La misión del FMI esquiva a Quebracho

También la misión del Fondo Monetario Internacional arribó al país con la directiva de no irritar al gobierno de Néstor Kirchner.


Inclusive desparramaron a los 10 integrantes que viajaron en distintos hoteles para no dar blanco fijo a las protestas, como las organizadas por Quebracho.


Al final, este grupo de choque fue al Banco Central a expresar su disconformidad con la presencia de los enviados del FMI.


El indio Ranjik Teja, subalterno de su compatriota Anoop Singh en el organismo, ya había estado reunido hace unos días con Felisa Miceli, MacLaughlin y Martín Redrado para transmitir que la misión sería en son de paz.


Lo que no significa que dejarán de marcar sus discrepancias con la marcha del plan económico en:
-El control de precios,
-El gasto público,
-El estancamiento de la recaudación.


Pero todo será en un marco técnico y rodeado de cuidados en cuanto a la discreción con la que se hagan los planteos.


El FMI no quiere dar pábulo a la oposición para que tome sus diagnósticos y emprenda contra la política del Presidente Néstor Kirchner.

 

Cuatro
Luz verde a los hipermercados para la concentración

En la línea de distensión con los agentes económicos que se avienen a negociar con el gobierno, se dio luz verde a la Comisión de Defensa de la Competencia para ponerse a favor de la cadena de supermercados chilena Cencosud y permita concretar la fusión con Disco.


La operación estuvo trabada mientras duró el enfrentamiento del Presidente con los supermercadistas, que hizo blanco sobre Coto y Cencosud en plena batalla para frenar las remarcaciones de los precios.


Ese bloqueo se hizo efectivo con un fallo judicial originado en Mendoza, que fogoneara el entonces aliado de Julio De Vido, Francisco De Narváez, quien luego se incorporó al duhaldismo y ahora integra el grupo de diputados que formaron el frente General, enfrentado al oficialismo.


De Narváez, ahora socio de José Luis Manzano y Daniel Vila (ambos propietarios de un influyente multimedios mendocino) en América Tevé, había recibido la promesa de quedarse con Disco si hacía fallar la compra por parte de los chileno-alemanes.


La condición impuesta a la cadena para aprobar la fusión es que no se abran más sucursales en Mendoza, que fue la provincia en la que se libró la batalla mediática y judicial.


De todos modos, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien según el Presidente “es más bueno que Lassie”, será el que homologue la decisión de la Comisión de Defensa de la Competencia.


Los propietarios de Jumbo pagaron 315 millones de dólares por Disco y ahora podrán tomar posesión.


Luego de esta operación liberada por el gobierno de Kirchner, se viene la compra de la cadena marplatense Toledo por parte de Wal Mart y la instalación de Coto, que hasta ahora venía siendo vedada por la presión de los comerciantes de los municipios de Villa Gesell y Pinamar.


Cinco.
Un acto de estilo muy peronista

Un análisis pormenorizado del acto del 25 de mayo encararon durante el fin de semana el Presidente Kirchner y sus principales colaboradores. Si bien la asistencia masiva se descontaba, hubo algunos pases de facturas por la ostensible movilización de sectores con control de “aparatos”, que al primer mandatario no lo terminaron de convencer.


Tal el caso de las columnas que aportaron Luis Barrionuevo y otros sindicalistas que Kirchner terminó blanqueando, pero que ahora han decidido mostrar su capacidad de convocatoria y pasarle la factura al gobierno cuando lo consideren oportuno.


Ese predominio de los sectores tradicionales del peronismo le costó más de un reproche al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, responsable de la organización del acto.


Se cuestionó en el entorno de Kirchner que no se haya puesto mayor esmero en convocar a independientes, que como se vio en todos los medios, brillaron por su ausencia.


De cualquier manera, Parrilli ya había avisado que las encuestas previas auguraban que no habría casi espontáneos en la plaza.


El temor que existe en la Casa Rosada es que la gente común que vio el acto por televisión haya quedado malquistada por el regreso a las calles de las organizaciones peronistas que no tienen el mejor concepto en la sociedad y a las que Kirchner “ninguneó” durante la primera etapa de su gestión.


Seis.
Abrazo radical a Lavagna

El radicalismo bonaerense constituyó una suerte de comité de campaña para apuntalar política y mediáticamente la candidatura presidencial de Roberto Lavagna. Dicen que con la luz verde de Raúl Alfonsín, la UCR provincial que responde a los históricos del partido ya comenzó a bajar línea a dirigentes regionales y punteros para concientizar a afiliados y simpatizantes sobre la necesidad de sostener esa postulación.


La línea argumental que se utilizará será que el éxito económico que se vive actualmente y del que se enorgullece Kirchner es, en verdad, mérito de Lavagna.


Entre los dirigentes más jugados con esta postulación está Federico Storani, quien agrupó a sus huestes en torno de Lavagna.


Por ahora, el ex ministro seguirá hablando de economía, de manera crítica, matizando sus opiniones con alguna consideración política que lo muestre diferente, pero no enfrentado, con Néstor Kirchner.
 

Siete.
MERCOSUR: salen dos, entran tres

En la próxima cumbre del MERCOSUR, que se realizará en Córdoba el 21 de julio, quedará en evidencia la fractura del bloque entre los dos grandes y el nuevo eje Montevideo-Asunción, que ya plantea abiertamente un mayor acercamiento a los Estados Unidos. Uruguay y Paraguay hoy pugnan por flexibilidad para firmar acuerdos comerciales por fuera de la unión aduanera.

 
Las normas del MERCOSUR prohíben a sus miembros la firma de tratados de libre comercio (TLC) en forma individual y establecen que las negociaciones comerciales deben hacerse en conjunto.


El casi seguro faltazo del Presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, podría ser acompañado por el anuncio del presidente paraguayo, Nicanor Duarte Frutos, de retirarse también del bloque.


Para equilibrar la “rebelión” de sus socios más pequeños, la Argentina y Brasil decidirían acelerar la integración de Venezuela.


Incluso en los planes figura incorporar a la Bolivia de Evo Morales y, en raro caso de ganar la segunda vuelta Ollanta Humala, a Perú. Tampoco descartan tentar a otro de los países asociados hace años al bloque a tramitar su ingreso formal como miembro pleno: el propio Chile de la socialista Michelle Bachelet, claro que una vez resuelta la cuestión marítima con Bolivia y Perú.


Ocho.
Brasil, a París

El gobierno brasileño está por anunciar una decisión que tendrá impacto en su posicionamiento internacional y que también repercutirá en la Argentina. Se trata del ingreso brasileño al Club de París, que agrupa a países desarrollados que han oficiado de prestamistas para naciones en desarrollo. Es un club exclusivo de 19 miembros que funciona de manera informal.


Brasil, de hecho, aún es deudor de ese Club, pero en las próximas semanas cancelará su último crédito, que es de 17 millones de dólares con Italia. Luego de ese pago, el gobierno de Lula pedirá formalmente el ingreso al Club.
Para el gobierno brasileño, la decisión supone un paso previo para el ingreso en la OCDE, la institución en la que revistan los países desarrollados.


Estas movidas brasileñas tendrán impacto en la Argentina, no sólo porque el gobierno de Kirchner está en proceso de renegociación de su deuda con el Club de París, sino porque mostrarían a un Brasil despegado del MERCOSUR para mirar hacia el mundo desarrollado.
 

Nueve.
PDVSA desplaza a Petrobrás en Bolivia

Como si todo hubiera sido planeado de antemano, PDVSA desempeñará -de la mano de Hugo Chávez- el rol protagónico que hasta ahora venía cumpliendo Petrobrás en el mercado boliviano.


Las nuevas inversiones que pondrá en marcha la petrolera venezolana ocuparán precisamente el espacio que dejan vacante la estatal brasileña y, en menor medida Repsol YPF, al haber congelado sus proyectos tras la nacionalización de los hidrocarburos dispuesta por Evo Morales.


Con el telón de fondo de un acuerdo político más amplio, las petroleras estatales YPFB y PDVSA sellaron una “alianza estratégica” para ejecutar diversas inversiones por un monto inicial de 1.500 millones de dólares, que abarcará proyectos en toda la cadena hidrocarburífera: desde exploración y producción hasta la industrialización y comercialización.


De esta manera, como cierre de la visita oficial del Presidente de Venezuela, fue ratificada “la unión en el sector energético” entre ambos países.


El acuerdo forma parte de una veintena de convenios de cooperación entre Venezuela y Bolivia en diversos campos, a través de lo cual Chávez consolidó su alianza política con Morales, con quien comparte un fuerte discurso antiimperialista.


Diez.
Hasta en el fútbol argentino, Petrobrás migrará de camiseta

El Presidente Néstor Kirchner está furioso con el ex gerenciador del club de sus amores, Rácing.


Le confirmaron vía el gobierno brasileño que el desplazado ejecutivo de la empresa Blanquiceleste, Fernando Marín, tomó la represalia de llevarse consigo el contrato que tenía firmado con Petrobrás para el sponsoreo de la camiseta que usaba el equipo en sus presentaciones oficiales.


Según informaron al primer mandatario, Marín transfirió el contrato con Petrobrás a River Plate y cobró por la intermediación 400 mil dólares.


Kirchner había regalado hace poco a Lula da Silva la camiseta de Rácing grabada con el logo de la petrolera estatal brasileña, y éste se la puso para que lo fotografiaran.


Para la próxima visita, ironizaban en círculos de la institución de Avellaneda, Lula tendría que ser recibido por Menem para que le obsequie la camiseta de Ríver con la inscripción de Petrobrás.

Portada