MUNDIAL DE FÚTBOL: VARIABLE INDEPENDIENTE DE LA ECONOMÍA PERO ATRASA DECISIONES

 

Junio de 2006

Informe de Datarisk


Datarisk (Insight Business Information) analiza si es cierto aquel mito que vincula la producción y economía nacional con el hecho de que se lleve a cabo el Mundial de Fútbol. “A diferencia de lo esperado los datos disponibles muestran una baja relación entre estos dos fenómenos”, comienza el estudio.

“No somos “mundial dependientes”, económicamente hablando” sostiene Datarisk que ha analizado las variables económicas que pudieran verse afectadas en este evento que ocurre cada cuatro años y dura aproximadamente un mes.

Con respecto a si es cierto o no que se paraliza el país, el informe indica “En primer lugar, analizamos el Estimador Mensual Industrial (EMI), que sintetiza las variabilidades de la actividad industrial en el país mes a mes. Tomando la variación mensual del índice desestacionalizado, no se observa ningún comportamiento especial en los meses en que se jugaron mundiales, ni al compararlo contra el período anterior, ni comparándolo con el mismo período del año anterior.”

Durante el último mundial, en 2002, se arrojó el nivel más bajo del EMI para los últimos junios desde la crisis de 2001, con una caída del 1.39% en términos mensuales, y del 16.22% en términos interanuales. Mientras que en el Mundial Japón 1998 la producción industrial creció un 2.80% mensual, y en el mundial de 1994, cayó un 3.04% Es decir, no se observa una relación particular entre la actividad industrial y el mundial de fútbol.

“Por otra parte, podríamos pensar que es la actividad económica en general la que se ve afectada, en vez de la industria específicamente. Sin embargo, observando el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) desestacionalizado, tampoco se encuentra un patrón determinado: en junio de 1994, cayó 0.5% mensual, en junio de 1998, creció 1%, y en 2002 cayó 0.7%”, afirmó Datarisk.

El informe no niega el impacto del Mundial en distintos sectores, aunque analiza que estos terminan anulándose entre sí, “Por un lado, se genera un notable impulso en la venta de bienes de consumo masivo, favorecidos por el marketing y el merchandising que propicia este evento.

Pero al mismo tiempo, es probable que se aplacen las decisiones estratégicas que pudieran tomarse para la compra o para la contratación de servicios, sobre todo de largo plazo”.

“Más aún, la sensación de que “se paraliza el país” está incentivada por el hecho que durante la transmisión de los partidos de Argentina, la mayoría de las plantas suspendería momentáneamente su producción. Pero esto no debería afectar mayormente la producción. En el mejor de los casos, Argentina jugará 7 partidos, de los cuales 3 caerán en fin de semana (o 4, dependiendo que posición obtenga en la primera ronda). Calculando que se suspenderá tres horas la actividad en las fábricas cada vez que haya partido, la cantidad total de horas sin trabajar sería de 12 solamente”, explicó Datarisk considerando la posibilidad de que la Argentina acceda a semifinales.

Sobre la base de los datos analizados en los últimos 8 mundiales, no pareciera haber una relación fija entre el desempeño de la selección y el PBI. Sin embargo, lo que sí observa Dtarisk, es que en los mundiales donde Argentina llegó a la final, la economía se aceleró considerablemente.


“Durante Argentina ’78, México ’86 e Italia ’90, la economía argentina creció alrededor de un 3% trimestral, y en los meses que siguieron, el crecimiento fue aún mayor. En los terceros trimestres de 1978, 1986 y 1990, el PBI desestacionalizado aumentó 4.27%, 4.67% y 4.22% respectivamente en relación al trimestre anterior. Pareciera que los buenos resultados impulsan significativamente la producción de los argentinos. En particular, durante el Mundial ’78, la economía se vio incentivada, no sólo por la victoria sino por el factor extra de que Argentina era el país anfitrión. Esto genera considerables inversiones en infraestructura, tanto para la realización y el mejoramiento de estadios, como para comunicaciones y telecomunicaciones que soporten el aluvión turístico tanto internacional como doméstico. Por otro lado un aumento en el consumo y entrada de capitales debido al traslado de turistas, equipos y periodismo que cubre el evento”, informa Datarisk.

Es previsible que la relación entre economía y eventos internacionales como el mundial de fútbol se incremente con el paso de los años, “Por un lado, la masificación de las telecomunicaciones fue generando una creciente cantidad de espectadores que ven en vivo cada encuentro. Por otro lado, Estados Unidos -desde antes del Mundial ’94 y sobretodo luego de él- fue dejando entrar cada vez más al fútbol en sus deportes masivos. Esto último se vio incrementado por el aumento creciente de la participación de la población latina sobre el total y por la masividad y conquistas logradas por el fútbol femenino”, establece el estudio.

Con respecto a las mujeres en el mundial, el informe revela que este sector ha ido ganando terreno año a año hasta convertirse en hinchas, cronistas de prestigio e incluso jugadoras amateurs.

Portada