ARABIA SAUDITA PERSISTE EN SU POLÍTICA ANTICATÓLICA

 

Junio de 2006

 

El 9 de junio, la policía irrumpió en una casa privada y arrestó a cuatro cristianos cuyo delito fue ser sorprendidos mientras rezaban. Se ignora cómo están siendo tratados o si son sometidos a interrogatorios. El gobierno de Arabia Saudita, que financia la construcción de mezquitas en países cristianos, prohíbe en su país la práctica de toda religión diferente al Islam. Según Radio Vaticana la policía religiosa saudita sigue arrestando y torturando a quienes practican otra religión, aunque lo hagan en privado. De hecho Arabia Saudita es el núcleo duro del fundamentalismo islámico y el avance de los sectores religiosos sobre los siete mil príncipes que monopolizan la administración y las riquezas petroleras no es un dato fríamente inanimado.


Bin Ladem fue simplemente la expresión emergente de un fenómeno inevitable que tiene su vértice entre La Meca, Pakistan y Sudan.


El enemigo está exactamente allí. Pero como en el caso de la Venezuela del Kin Kong Chavez tiene su complicidad en los intereses petroleros angloamericanos que apuntan al perfil bajo y al apaciguamiento.
 

 

Portada