ARMAMENTO, INTERVENCIÓN IRANÍ EN EL LÍBANO

 

Julio de 2006

Por Horacio Calderón (*)


Las acciones llevadas a cabo por la organización terrorista libanesa Hizballah (ésta es la grafía correcta), cuentan con armamentos altamente sofisticados en comparación con aquellos que estaban identificados hasta el momento por los más importantes servicios de inteligencia a escala global y regional, incluyendo en primer lugar los de Israel.

El impacto psicológico y no sólo militar causado por un misil lanzado por Hizballah contra un destructor ultramoderno de la armada israelí, puede ser tal vez equiparado a la sorpresa causada durante la guerra entre la Argentina y Gran Bretaña, cuando nuestro país logró alcanzar un navío inglés desde tierra con una versión modificada de los famosos Exocet.

Dejando de lado disquisiciones técnicas -dada la diferencia entre los misiles utilizados en 1982 y hace poco tiempo en las costas libanesas-, lo que debe enfáticamente destacarse es que los disparos efectuados desde tierra contra el navío israelí indica claramente que la organización terrorista mencionada cuenta con un arsenal provisto por la República Islámica de Irán.

Informaciones de último momento recibidas confirman que la unidad israelí averiada fue alcanzada por un misil subsónico anti-buque C-802 de origen chino, modificado por Corea del Norte e Irán en programas conjuntos de desarrollo. Lo notable y como en el caso de Malvinas, es que el tipo de arma mencionada puede en un futuro impulsar a más de un país o incluso a un movimiento terrorista a procurar su adquisición en Corea del Norte u otros lugares de venta, dado que ha mostrado su efectividad en operaciones asimétricas como las lanzadas el pasado 14 de julio.

Un capítulo aparte merece la embarcación averiada, que no solamente no sería un barco de apoyo logístico o un buque menor, sino nada menos que una corbeta Saar 5 antiaérea y antimisilística, desplegada precisamente cerca de la costa libanesa para proteger al resto de los buques de guerra de la flota israelí contra ese tipo de ataque.

Resulta poco creíble -de confirmarse esta noticia que se adelanta como primicia a los medios argentinos- que el Hizballah haya podido por sí solo desplegar y lanzar un misil C-802 con tal grado de certeza contra una corbeta de las características mencionadas, sin haber contado con un entrenamiento altamente especializado en Irán. Ello, sin descartar que pueda haber lanzado tales misiles con el concurso de personal iraní presente en territorio libanés, sea del Pasdaran (Guardias Revolucionarios Iraníes) o de otra fuerza de ese país.

De una manera o de otra, el cúmulo de acciones concatenadas a nivel regional e internacional, permite asimismo abonar las sospechas -ya expresadas con anterior y de manera reiterada-, sobre una intervención directa iraní en el actual conflicto en territorio libanés.

Dada la peligrosidad de los actores involucrados, es decir Irán, Siria y válidos como Hizballah y HAMAS, resulta conveniente aconsejar al Gobierno Nacional el desarrollo de acciones a corto, mediano y largo plazo tendientes a evitar nuevos atentados en territorio nacional, hechos que pueden volver a repetirse, más allá de la posición que públicamente exprese nuestra Cancillería sobre el contencioso actual en Israel, El Líbano y los territorios de Gaza y Cisjordania.

Dado que la colectividad judía en la Argentina es un blanco primario y permanente para todas las organizaciones islamistas mesorientales con alcance global y/o presencia regional en torno a nuestro país, debe tenerse en cuenta al menos como hipótesis que el actual conflicto en Líbano y los territorios palestinos pueda afectar seriamente la seguridad nacional.
 

La Argentina es un país débil para prevenir ataques terroristas y tal vez haya llegado el momento de tomar las medidas adecuadas para enfrentar tales amenazas, que no pueden limitarse a la retórica a que estamos acostumbrados, o promesas que nunca se cumplen -como sucede desde 1992- y que se insinúan solamente cuando se aproximan los aniversarios de las masacres en la Embajada de Israel y en el edificio de la AMIA y lugares aledaños.


(*) Experto en Medio Oriente y Africa del Norte
Especialista en Contraterrorismo
 

 


 

Portada