¿NACE UN MERCOSUR CHILENO?

 

Agosto de 2006

Por  Rodrigo Alarcón Bohle (*)- Desde Santiago


"Chile asigna una alta prioridad a la Asociación con la Comunidad Andina dentro del marco de la integración de la región y especialmente, como plataforma hacia la cuenca del Pacífico", fueron las palabras de la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet luego de los recientes (aunque esperables) acercamientos con los países que integran el pacto regional, entre otros, con el Perú de Alan García, Ecuador (aliado de revés tradicional como contrapeso al norte peruano) y recientemente la Colombia del reelecto Uribe, quien espera pronto calmar la situación interna para lanzarse de lleno a seguir los pasos de Chile en el contexto internacional multilateralista.

Los pasos del nuevo acercamiento con la CAN (de la que Chile fue socio fundador en 1969) se iniciaron precisamente durante las negociaciones de un TLC con Colombia y se acentuaron durante la visita de Bachelet a ese país para la nueva toma de juramento de Alvaro Uribe como presidente. El inicio de este acercamiento era a todas luces previsible, dada la situación en Stand by en la que se encuentra su asociación "estratégica" con la Argentina y los roces diplomáticos por el alza del precios del gas y las naftas para extranjeros en zonas fronterizas de suelo argentino.

Colombia, Bolivia, Ecuador y Perú solicitaron formalmente a Chile que se incorpore como miembro asociado al acuerdo, en un paso que permitiría sumar una de las economías más estables de latinoamérica al más antiguo bloque comercial del hemisferio.

"Es un alto honor dirigirnos (...) para expresarle el vivo interés de los países miembros de la Comunidad Andina para que la hermana República de Chile concrete su expresada aspiración de profundizar su relación con este organismo de integración subregional a través de su incorporación como miembro asociado", declararon los cuatro miembros en una carta dirigida a Bachelet.

La solicitud efectuada a la Mandataria chilena se produce meses después de la intempestiva salida de Venezuela de la CAN, en protesta por las negociaciones de Colombia y Perú para firmar un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

Precisamente este último puede ser uno de los motivos por los cuales puede resultar un tanto más útil, para actuar dentro de la CAN y particularmente con Colombia, como una suerte de contención a la creciente influencia que está ejerciendo Hugo Chávez sobre la región, desplazando a un lugar poco grato al tradicional liderazgo brasileño en Sudamérica.

Si acepta la solicitud Chile, economía que parece seguir siendo la más estable y transparente de América Latina, se uniría a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay como miembro asociado, un paso crucial hacia la formación de un mercado común sudamericano paralelo al Mercosur, o que bien termine por competir directamente con éste, ya bastante mermado, politizado y desacreditado con la "chavización" del más importante bloque regional. Se trata entonces de capitalizar rápida y sagazmente la ruptura venezolana con la CAN como una enorme beneficio político, más que como una pérdida.

Ya varias voces se han manifestado a favor de esta re-inclusión, pensando en que un mercado común sudamericano (quizás paralelo al Mercosur o bien -bajo ciertas precondiciones- en asociación o como parte de éste) diversificaría el intercambio comercial de esta parte del hemisferio, fuertemente inclinado hacia Estados Unidos.

La carta fue firmada por los presidentes de Colombia, Alvaro Uribe; de Perú, Alan García; y de Ecuador, Alfredo Palacio, así como por el vicepresidente de Bolivia, Alvaro García.


Chile se deja conquistar

Valga recordar que Chile abandonó la CAN en 1976, durante el régimen militar de Augusto Pinochet, debido a "incompatibilidades" entre su política económica y las iniciativas "integradoras" del organismo regional, que entonces no se condecían para nada con las profundas reformas neoliberales aplicadas por Chile en su economía -supervisadas in situ por el mismo Milton Friedman- ni mucho menos con la entonces incipiente búsqueda chilena de nuevos y mayores mercados de ultramar, mucho más confiables que las economías vecinas, literlamente acribilladas por las dictaduras regionales que no fueron acompañadas por reformas sistémicas de fondo y que estaban abocadas a la extinción de la guerrilla y la lucha anticomunista sostenida únicamente por el apoyo -a veces expreso y otras solapado- de Washington.

No obstante, en virtud a estos renovados acercamientos, primero con Perú, luego Ecuador y ahora Colombia, el canciller Alejandro Foxley aseguró que Chile está interesado en fortalecer esa integración regional a través de ese subpacto y de la Corporación Andina de Fomento (CAF), el principal fondo común subregional. Foxley señaló que "la presencia de Chile, en el sector andino y la asociación con todos estos países está marchando a toda velocidad, la vamos impulsar con mucha fuerza en las próximas semanas y ya estamos teniendo resultados muy positivos".

El canciller chileno explicó que Bachelet está enviado "un mensaje fuerte en el sentido de que América del Sur tiene un destino muy promisorio si une fuerzas y mira hacia el mercado que más se expande en el mundo, más rápido, más dinámico, más creativo, del Asia".

Foxley confirmó la reunión en privado que tuvo con el presidente de la Corporación Andina de Fomento (CAF), Enrique García. "Nos han invitado a que formemos parte como asociados de la Corporación Andina de Fomento...(y) va a ir una misión de la CAF pronto a Chile".

Quizás por eso es que quien más interés mostró por la eventual incorporación de Chile fue Alan García. Mostrando un explícito interés por el consistente aporte monetario que supuestamente hará el país de la estrella solitaria a la CAF, el mandatario peruano en su versión 2.0 declaró que Chile dará su primer paso en su camino de regreso a la Comunidad Andina (CAN) con el aporte de "cientos de millones de dólares" a la Corporación Andina de Fomento, el brazo financiero del bloque.

Chile "cumplirá el primer paso de su acercamiento y se integrará con un aporte a la Corporación Andina de Fomento (CAF) depositando cientos de millones de dólares en esa corporación andina que pertenece al área nuestra", manifestó García en el Palacio de Gobierno limeño.

La CAF, que financia proyectos públicos y privados de sus accionistas, tiene como principales socios a los países que integran la CAN y otras doce naciones como miembros adherentes.

Mientras tanto y sobre la invitación a formar parte del pacto, el canciller chileno lanzó la posta al altiplano, para que Bolivia se pronuncie a nivel oficial del asunto. "Se tienen que poner de acuerdo todos los países que hoy son miembros de la Comunidad Andina de Naciones, para hacer una invitación conjunta, y particularmente (debe hacerla) el presidente pro tempore, Evo Morales".


Estreno del dilatado TLC con Perú

Foxley también confirmó mientras permanecía en Quito que el 23 y 24 de agosto viajará a Lima para firmar un Tratado de Libre Comercio con Perú, al tiempo que aprovechará la ocasión de informar a las autoridades del recién asumido gobierno de Alan García sobre la disposición de Chile de unirse a la CAN como país asociado.

Anticipándose a ese encuentro es que García dió por hecho la incorporación de Chile y la "cascada de millones" que significa para la CAF contar con un nuevo miembro tan "solvente". El reelecto presidente peruano adelantó también que los ministros de Exteriores se reunirán el 23 y 24 de agosto para definir si se aplica arancel cero al comercio andino-chileno, y la participación chilena en organismos como la Corporación Andina de Fomento.

El secretario general de la CAN, Alfredo Fuentes, destacó la invitación formal que hicieron a Chile para reincorporarse como miembro asociado, y señaló que es un "primer paso" para hacer realidad la aspiración de contar nuevamente con la participación uno de los países fundadores de la CAN.

Al destacar el significado político y económico del reingreso de Chile a la CAN, Fuentes manifestó que no sólo permitirá proyectar un sentido geopolítico de la Comunidad Andina y fortalecer y profundizar la integración subregional, sino que hará posible avanzar más rápidamente en la construcción de la Comunidad Sudamericana de Naciones y proyectarse hacia la región Asia Pacífico, como pretende Chile.

Una vez formalizada la voluntad de las partes de concretar esta asociación y después de la respuesta positiva de Michelle Bachelet, corresponde sólo analizar los detalles de la incorporación en coordinación con ese nuevo Chile promotor del desarrollo latinoamericanista liberal.

¿Se gesta un nuevo bluff sudamericano avalado -una vez más- por ese loco afán de buena voluntad y vecindad de Chile? Para saberlo, bastará sólo con esperar a la pronta aparición de las reivindicaciones territoriales, económicas y políticas de siempre; a una baja en las encuestas de apoyo de cualquiera de los presidentes miembros; o bien, a un cambio de gobierno -y, por ende, de modelo económico- de los que en el Macondo regional son más comunes que un TLC.

 


(*) Periodista. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Chile. Corresponsal de Ejército aprobado en el Comando de Operaciones Terrestres del Ejército de Chile, con asiento en la ciudad de Concepción. Fue redactor del diario La Hora, en Santiago. Actualmente es editor periodístico de Agencia Informativa Orbe, en la capital chilena.

 


 

Portada