CHILE Y PERÚ: ¿CONFIANZA MUTUA?

 

Agosto de 2006

Por  Rodrigo Alarcón Bohle (*)- Desde Santiago


Fue el mismo Alan García el que anunció la semana pasada que había cerrado las negociaciones para un Tratado de Libre Comercio con Chile, y que éste sería firmado el 22 de agosto en Lima. García auguró entonces las eternas moralinas y declaraciones de amor eterno que vienen resonando en ambos países desde su asunción al mando: una nueva etapa en esta relación históricamente llena de conflictos diplomáticos.

Según esas mismas declaraciones, ambas naciones aspiran a que sus relaciones caracterizadas por constantes desencuentros debido a las diferencias que sostiene Perú en la delimitación de su frontera marítima con su vecino sureño sean ahora más fluidas. Y fue así que en una señal de acercamiento, la presidenta Michelle Bachelet asistió en julio a la asunción de García y al tradicional desfile militar por el día de la independencia de ese país.


Acuerdo de Complementación Económica

El TLC pronto a firmarse se concretó gracias a la ampliación del Acuerdo de Complementación Económica (ACE), suscrito entre Chile y Perú en 1998, durante los respectivos gobiernos de Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Alberto Fujimori.

En ese ámbito, las inversiones chilenas en Perú han crecido bastante en los últimos años, y actualmente ascienden a unos cuatro mil millones de dólares, con participación chilena (siempre polémica en Perú, por cierto) en los sectores de transporte aéreo y en el de ventas minoristas, entre otros que en Perú tildan de demasiado "estratégicos" como para que estén en manos chilenas.

En cambio, Perú tiene apenas unos 50 millones de dólares de sus inversiones en Chile, según información proporcionada por la Cámara de Comercio Peruano-Chilena.

Las exportaciones peruanas hacia Chile, en tanto, alcanzaron el año pasado mil 128,59 millones de dólares, un 78 por ciento más que en 2004. Por contraparte, las importaciones peruanas desde Chile sumaron el año pasado 625,34 millones de dólares.

Esta evidente ventaja alcanzada por Chile en cuanto al comercio entre los dos países, basada en la gran potencia exportadora de Chile y del gran impulso a su economía que han significado la firma de numerosos TLC's con la Unión Europea, Estados Unidos, Corea del Sur y esta misma semana -junto a Perú- el más que esperado TLC con China (con el cual Chile se convierte en el primer país del mundo en suscribir oficialmente un acuerdo de este tipo con el gigante asiático), ha motivado que la ministra de Comercio Exterior de Perú, Mercedes Aráoz, señalara que en estas últimas negociaciones, Perú y Chile acordaron un tratamiento recíproco de las inversiones mutuas, algo que no estaba incluido en el ACE.


Satisfacción en La Moneda

Desde la firma en 1998 del Acuerdo de Complementación Económica que Chile ha estado efectivamente buscando la profundización del mecanismo, de tal forma que éste derive naturalmente en una TLC, no obstante los desencuentros diplomáticos, que para Chile ya son parte del folclore tradicional de las relaciones binacionales, ha postergado una y otra vez la concreción del Tratado con un mercado emergente, que para Chile representa un enorme caldo de cultivo de utilidades en las áreas descritas más arriba.

Junto a ello, el TLC representaría además una suerte de "llegada a buen puerto" de las tensionadas relaciones con Perú, sentando un precedente que luego se podría extender a otras áreas sensibles en la relación con su vecino del norte, como la política y la de Defensa. Por ello, ante el anuncio de la pronta puesta en marcha del acuerdo el vocero del Gobierno chileno, Ricardo Lagos Weber, calificó la firma como la muestra de un momento "súper auspicioso" en la relación binacional.

El Ministro Secretario General de Gobierno dijo que "la suscripción de ese TLC no sólo tiene ventajas económicas, sino que genera altas expectativas en la relación política bilateral". Lagos Weber indicó que "si vamos a poder concretar un acuerdo de libre comercio con Perú, que Chile ha venido buscando desde hace mucho tiempo, quiere decir que nos pone en un muy buen pie la relación con Perú y con la presidencia de Alan García".

El portavoz de La Moneda se mostró también muy optimista respecto de la promulgación del Tratado de Libre Comercio entre Chile y China, que debería producirse este mismo lunes, un día antes de la rúbrica con el gobierno de Lima. "Con este TLC se fijan reglas para desenvolverse en el mundo. Chile es un país 'chiquitito' y tiene que integrarse en un mundo que es rudo", planteó el vocero.


La desconfianza de siempre

No obstante lo esperanzador del discurso oficial en ambas partes, ya han surgido esas desconfianzas de siempre en la asociación que , pese a los los esfuerzos por lograr acercamientos de posiciones, siguen mirándose con cierto recelo. Tal es el caso del ex congresista peruano Carlos Ferrero, quien cuestionó severamente la suscripción de TLC por considerar que dicho mecanismo es inconveniente a los intereses nacionales peruanos.

Ferrero criticó la actitud apresurada de Alan García por firmar el acuerdo comercial, indicando que hasta el momento en Perú no se ha publicado ni mucho menos se conocen las conclusiones alcanzadas con Chile. El ex parlamentario advirtió que la economía peruana estaría semi controlada o a punto de ser dominada por "el país del sur" -como llaman comúnmente a Chile los medios peruanos- e indicó además que Chile en la actualidad desconoce los "derechos" del Perú como el tema de la delimitación marítima y la denominación del pisco, este último tema en el cual Chile ganó el reconocimiento en la denominación de origen en los mercados de Bulgaria, Eslovaquia, Costa Rica, Francia, Hungría, Italia, México, Portugal y República Checa y Estados Unidos, noticia que cayó como cubeta de agua fría en Lima.

Ferrero también aseguró que las inversiones chilenas en Perú están por encima de los cuatro mil millones de dólares y las del Perú en Chile es cien veces menor, "por lo que existe una disparidad". El país no tiene la capacidad para equilibrar ni siquiera la tercera parte de lo que Chile tiene", explicó.

El también ex presidente del Consejo de Ministros durante el gobierno del saliente Alejandro Toledo, consideró que desconocer las diferencias que se tienen con Chile para alcanzar un TLC "es olvidar la historia del Perú y poner delante una cosa inmediatista, apresurada que nadie la conocería".

En un tono similar, también en Chile han surgido opiniones discordantes con la firma del pacto, como la del senador UDI Jaime Orpis, quien señaló que Chile no debe firmar el TLC con Perú "mientras ese país siga insistiendo en modificar la frontera marítima", agregando que el tema limítrofe debe quedar zanjado antes de avanzar en nuevas negociaciones económicas.

Orpis aseguró que debido al inevitable impasse que en algún momento volverá a estallar con Perú por el tema marítimo, no apoyará la ratificación de un convenio de ese tipo en el Senado y afirmó que probablemente no lo harán muchos otros parlamentarios. También condicionó su apoyo a un acuerdo de esa naturaleza a que se establezcan períodos largos de desgravación para productos sensibles para la agricultura chilena, como el tomate.

El temor del parlamentario es que el ingreso masivo de tomate peruano en invierno ponga una lápida a la producción del Valle de Azapa, cuyos cultivos de tomate dan más de tres mil empleos a 2 mil kilómetros de Santiago, en la más septentrional ciudad de Chile: Arica.


(*) Periodista. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Chile. Corresponsal de Ejército aprobado en el Comando de Operaciones Terrestres del Ejército de Chile, con asiento en la ciudad de Concepción. Fue redactor del diario La Hora, en Santiago. Actualmente es editor periodístico de Agencia Informativa Orbe, en la capital chilena.
 


 

Portada