ESTOCOLMO EN BUENOS AIRES

 

Agosto de 2006

Por Edgardo Arrivillaga


La clase media argentina tiene el síndrome de Estocolmo hacia el imaginario Palestino.


Convive magníficamente con árabes y libaneses en este territorio con un sistema político imperfecto y con una dirigencia nacional muy inferior al nivel de su clase media, pese a que la hayan votado, tapándose la nariz.


Pero la Argentina es un país lejano.


Se conmueve porque el Graff Spee peleo en sus costas.
En 1943. Necesita demostrar que Malvinas es vital para sus intereses, cuando se banca resignadamente en plena Amia y embajada de Israel mas muertos que los daños colaterales del domingo en la ciudad libanesa de Qanan, simplemente porque necesita fingir que el país es importante.


Que las fragatas en el Golfo fueron determinantes.


Que Menem traicionó a Assad y los sirios le pagaron con las bombas. Que Irán estaba a la espera minuciosa de la debilidad argentina para golpear exclusivamente aquí.


Se olvidaron de los atentados en Tanzania, Filipinas, Sudan, todos muy anteriores a las voladuras locales.


Y a la compañía francesa de la Legión extrajera volada en el Líbano sin vueltas en 1982 ,junto con 260 marines. Descuartizada.


Y a la alianza de Carlos Bulgheroni,l a burguesia global menemista, ahora nacional kirchnerista, con los talibanes de Kabul.


En 1991 hasta 1997. Alianza energética enfrentada a Bill Clinton y no a Bush o a Putin . Todavía sin Chavez a la vista.


Nos ligamos las bombas porque somos fáciles e inconsecuentes y nada mas. Y porque nuestro sistema de seguridad es una fantasía manejado por gente que todavía debate problemas del procesismo militar.


Gente que escudriña si el Dia del Periodista conviene recordar a Moreno o a Walsh. Con el apoyo de esos farsantes que son HIV y Juan Gelman.


Nuestra preocupación por las guerras de medioriente se debe a nuestras colectividades de Europa Central, que es de lo mejor que hemos importado en la época en que la patria vieja asimilaba gente del mundo entero-desde Ucrania hasta Armenia -guste o no a los cultores preindustriales de Felipe II.


Amantes platónicos de la monarquía española. No demasiado correspondidos.


España creció.


El país es una nación de asistentes sociales hacia afuera-todos virtuales Cascos Blancos-y una escasísima preocupación por los intereses nacionales genuinos.


País inmigratorio lucha guerras por telequinesia. Hay mas resistentes virtuales propalestinos en La Paz o la
Biela-confiterias epatant, bien a la moda retro cada una en su estilo - que los que hubo por Malvinas.


No es casual que Bergman haya triunfado acá antes que en su propio país. Cosmopolitas que apoyan el nacionalismo ajeno porque solo ventriculizan el
propio inacabado.


Una retórica para adornar la decadencia.


Y la necesidad de exportar a los hijos para que compitan en el mundo real, importando a la vez gente de bajo nivel del vecino pobre para reconstruir nuestro mito oligarquico de Cascos Blancos pacifistas.


Asistentes sociales sin sociedad.


Un país estructuralmente apto para la globalización y primero en la fila -o segundo -para repudiarla en nombre de los dos Chachos ilustres y sobrestimados.


Chacho Peñaloza y Chacho Alvarez y algunas depresivas bagualas entrerrianas. Nadie ira a pelear por los palestinos y solo algunos pocos por Israel.


Muy buenas las notas culturales disfrazadas de internacionales que he leído ayer y hoy sobre el asunto.
Pero cuando Israel pulveriza las carreteras que conducen a Siria demuestra que la ocupación de Damasco no esta mas en sus prioridades. Se los dice un especialista de batallas.Cuando uno invade ocupa el control de las carreteras -avenidas de aproximación se llama la cosa -por aire, mar y tierra, no las destruye.


Y luego el Muro, que tanto preocupa a la izquierda bien pensante. YA, EL MURO.


Bueno, pregunta: si Hitler en 1938 en lugar de lanzar los tanques contra Austria y Checoslovaquia hubiese erigido un MURO, se lo podría analizar
como una maniobra ofensiva o defensiva?


La guerra sera larga, cada vez de menor intensidad, ningun pais arabe quiere otro país arabe sin petroleo.


El mundo tiene 57 paises musulmanes que cada tanto se sangran entre ellos.


Y ninguno se suicidará por la causa Palestina.


Pero harán amable eutanasia con ella, cada vez que sea necesario.

 


 

Portada