PERDIENDO EL MIEDO: PRIMER ACTO DEL PERONISMO ANTI–MONTONERO

 

Noviembre de 2006

Por Edgardo Arrivillaga

 

La excelente crónica de Mainhard que transcribimos pone de relieve que la generación peronista histórica todavía viviente es antikirchnerista simplemente porque esta llegando a la mayoría de edad.
La crónica, los simples hechos relatados con la participación de gente bastante antagónica entre si en el pasado , subraya un hecho que hace mucho tiempo escapa tanto a la presidencia vicaria como a los Montoneros del ayer. El turno democrático esta llegando al Movimiento y pese a la intervención forzada y jurídicamente tramposa del partido , la realidad de los hechos surge a la superficie. El peronismo supera la etapa dogmática y doctrinaria y los cesarismos parcializados posteriores a la muerte de Perón y el proceso evolutivo alcanza la lógica natural de los movimientos políticos forjados en torno a los ritmos biológicos de un líder histórico del siglo XX.

Ocurrió con el radicalismo yrigoyenista, también con el gaullismo que finalizo generando figuras tan disímiles como Giscard, Pompidau o Chirac sin por ello dejar de ser una formidable maquina de poder electoral, esencial para la unidad de los franceses primero y europeos despues.

Probablemente la enseñanza del encuentro del viernes mas allá de la sumatoria de votos de regiones o circunscripciones en la que se detendrán con animo de entomólogo los empleados públicos de Pagina12 o de la agencia de desinformación Telam se encuentre en algo elemental.

La democratización del peronismo esta llegando para quedarse y si bien la historia y la mística siguen ejerciendo una suerte de atractor carismático inercial sobre figuras políticas, incluso nuevas, incluso apartidarias, prácticamente ya nadie puede imponer un discurso univoco sobre una realidad plástica y dialéctica que se traduce en votos y no en el provisorio manejo de una caja estadual.

El producido por el Frente Recaudador Impositivo, como señala socarronamente Jorge Asís en sus nuevas Cartas Persas made in Argentina, apuntando a la plusvalía de los políticos sin pasado y sin historia ; cubre y excusa solo circunstancialmente a los aparatos que se prestan o alquilan sin prejuicios pero que se escinden pragmáticamente y con la misma lógica y prontitud ante las realidades electorales que –como en Misiones – deben tributar a las necesidades de fuerzas sociales que en una democracia son el único elemento legitimador que cuenta.

En este esquema post Revolución Francesa que inaugura tardíamente la república de los ciudadanos en el pais, no solo de los consumidores ni de los esperpentos victorhuguianos de Notre Dame que el asistencialismo laico-progresista ha inventado porque no pueden imaginar socialmente algo mejor y superador y moderno a la vez , pierden los cruzados de las interpretaciones leninistas de la verdad revelada a pequeños grupos de iluminados pero también se desdibujan esos casposos cerebros de la ultraenvejecida izquierda stalinista que pretende legitimar cualquier operación política feudal, anacrónica, tropicaloide, en la tramposa clave de un antiimperialismo aproximativo, insuficiente, falso y saturado de trucos anémicos que esconden el derecho de pernada del barón feudal sobre la sociedad.


El cerdo Napoleón orwelliano de la granja de los animales reemplazando al verdadero Napoleón..

Esta gente y es necesario recordarlo y no olvidarlo mansamente es intelectualmente responsable de la militarización e incineración de sectores juveniles argentinos ,de alianzas internacionales escasamente creíbles con el sustrato del país profundo y su realidad histórica y en definitiva de la larga guerra civil que ha dividido a los argentinos.

Curiosamente es la gente históricamente menos peronista la que cultiva esos crisantemos del pasado.

Carecen de historia peronista y son de una forma perversa y contradictoria los verdaderos recién llegados a la dura guerra interna del siglo XX argentino.

Guerra a la que llegaron por el aeropuerto internacional de Ezeiza.

Extraña gente que no puede reconciliarse siquiera como generación entre ellos mismos porque pertenecían a familias políticas ajenas al partido y al movimiento y que generaron, por lo tanto , una interminable pléyade de colaboracionistas emboscados bajo jubilaciones de privilegio fraguadas a todo campo y a cartón lleno en el exterior.

Gente algo infantil, que cree o finge creer, de forma tramposa y efectista que el peronismo nació ontológicamente en 1955 con una carta dirigida clandestinamente por Perón en diciembre de ese año al Bebe Cooke.

Gente a la cual hay que decirle, parafraseando un film inolvidable:”tocala otra vez Sam” porque la primera fue sencillamente un horror.

Esta gente avejentada, de la cual Kirchner se reconoce alumno aventajado, es la que propone guiños ideológicos menopaúsicos escasamente creíbles para una generación que vivió el Proceso, Malvinas, el alfonsinismo hiperinflacionario y todas las variables sucesivas que llegaron y les curtieron la piel.

Pierde también en este flamante contexto de realidades que perforan el discurso oficial la gente que cree tener el franchising del peronismo en una realidad solo virtual sin haber recurrido a una sola interna partidaria montando el transitorio caballo mostrenco de una transversalidad definitivamente inexistente.

Cada vez está mas claro que la elección de Misiones ha sido para el kirchnerismo militante y gramsciano y algo anémico y fatalmente contrarevolucionario, en el campo de la realidad de la gente concreta, el equivalente de las elecciones de medio término para Bush y si la tensión con el Uruguay persiste y las volteretas irresponsables con Irán se prolongan en algo tan ingenuo, fragmentado, peligroso y antinacional como ejercer una política exterior kirchnerista simplemente opuesta en todo a las de los noventa por razones de lecturas ideológicas cifradas superadas que nos aherrojan a voluntades externas es muy probable que también en el frente externo se dibuje algo similar al aislacionismo americano en Irak para la diplomacia kirchnerista.

Y arrastrara también de forma categórica, dura y sangrienta, muchas de las expectativas y seudocertezas de plastilina del gobierno.

Y atrás de todo esto hay una confluencia del País Real con las iglesias que solo los iletrados pueden desconocer.

Históricamente la Iglesia argentina arrasó con Rivadavia e hizo rever posiciones al mismo Roca.
Y a Frondizi.

Y medió en el Beagle.

Ganó siempre.

Muy difícil era entonces pretender que fuera dócil ante los balbuceos interpretativos de la pequeña familia Kirchner y sus escribas a sueldo y sus vástagos perdidos en las noches incompletas de Nueva York.

La guerra por la democracia interna de un partido en un país que casi llegó a prescindir de todos ellos a la vez recién empieza.

Borlenghi y Bramuglia, primera nomenclatura peronista de articulación política democrática con la sociedad argentina de su tiempo pueden salir sin complejos de sus ataúdes.

La búsqueda de ese animal mitológico, el progresismo popular, llega rápidamente a su fin con la misma velocidad conque la sociedad ha dejado de buscar al militar iluminado. Las opciones abiertas son legitimación democrática republicana o revolución y salto al vacío simplemente.

Transformistas abstenerse.

La primera batalla tiene tiempos elegiacos y a la vez convocantes. Los de la bronca nacional.

Esta reunión del peronismo antikirchnerista pone de relieve que para el peronismo el presidente ha dejado de ser el Conductor histórico y Automático del partido-movimiento y que la nomenclatura peronista en la oposición y ,en el gobierno, a la vez tiene la escueta libertad para decidir oponerse a cualquier seudo revolución impuesta desde arriba.

No es poco y era hora.

Veamos la crónica de Mainhard.
 


La reuniónn

“El peronismo que no integra el Frente para la Victoria tuvo su bautismo de fuego. Resulta un dato interesante, probablemente el resultado de coincidencias sobre el mal momento del 'kirchnerismo', y también su tendencia excluyente.

Hay 3 formas de interpretar lo ocurrido hoy con el peronismo no kirchnerista en el hotel Los 2 Chinos:

la versión profundamente agnóstica por la política -y argumentos no le faltan- que seguramente relatará el programa 'CQC' esta semana, ya que sus cámaras se estacionaron frente al inmueble entre las 13:00 y las 17:00;

la versión que explicará la prensa más comprometida con el presidente Néstor Kirchner y su Frente para la Victoria;

la versión de los 698 asistentes registrados, enfervorizados por arengas apasionadas como la de Julio Humada (Misiones) o la de Alejandra Oviedo (La Rioja) o profundas y reflexivas como la de Ramón Puerta (también Misiones).

También hay una 4ta. versión de los hechos, que es la de Urgente24.

Es verdad que la mayoría de los asistentes se encuentran estigmatizados por las consignas a que apeló el ex Frepaso para construir su efímero ascenso al poder, y que repitió Néstor Kirchner para legitimarse, luego de su ilegítimo ingreso a la Casa Rosada.

Pero también es cierto que cualquiera de todos esos conceptos podrían alcanzar al propio Kirchner, señor feudal en Santa Cruz y aprendiz de revolucionario en la Ciudad de Buenos Aires. Además, ¿quién era Kirchner hasta que devino en 'el elegido' por su mentor, Eduardo Duhalde, luego fulminado por su discípulo? (Parece la escena final de la película 'Los Infiltrados', curiosamente en las carteleras porteñas).

Esta cuestión es importante tenerla en cuenta para comprender que nadie es más que otro, al menos en el peronismo (y nadie que no sea peronista ha podido gobernar con solidez desde 1983 a la fecha).

Es probable que ninguno de los participantes pueda competir con la instalación mediática que los abundantes recursos del Estado -inflados por los impuestos de emergencia- le han permitido a Kirchner, pero también es verdad que estuvo representada toda la geografía argentina (aún la arisca Córdoba que lidera el excesivamente especulador José Manuel De la Sota) y que los asistentes tienen una considerable capacidad de daño del adversario.

Entonces, no podrán construir pero sí destruir, y esto de por sí ya es un elemento valioso que justifica tenerlos del bando propio, nunca del contrario.

Pero Kirchner decidió dejarlos afuera, los desvalorizó, despreció, ninguneó, bastardeó como si el peronismo no fuera movimientista y como si el éxito fuese permanente y el poder un derecho adquirido.

La presencia de todos en el hotel del barrio de Constitución indica la opinión prevaleciente entre quienes son o han sido políticos profesionales, que el Presidente está en baja; que hace muchas semanas que la iniciativa le resulta esquiva; y que hay suficientes argumentos para especular que el año 2007 no será un paseo electoral como él había imaginado (y como hubiese sido de convocar a comicios en marzo próximo).

El largo aplauso que recibió el diputado nacional Eduardo Arnold, 'Chiquito' (Santa Cruz), resultó tan simbólico como la presencia de Ángel Torres ('alter ego' de Juan Carlos Romero, de Salta) y de Luis Lusquiños (el equivalente de Adolfo Rodríguez Saá, de San Luis); la reflexión de Andrés Cisneros, Abel Posse y Jorge Castro; la juventud de Mariano Caucino; la 'picardía' de Hugo Franco y Miguel Toma; el coraje de Marina Cassese y Stella Maris Peso; la proyección de Cristian Ritondo y Daniel Amoroso; la experiencia de Osvaldo Papaleo; la decisión de no rendirse de Adrián Menem; etcétera. Todo suma. Nada escasea. Fundamentalmente porque ¿acaso Kirchner puede ufanarse de sumar más 'masa crítica'?

La diferencia más importante entre los presentes y los ausentes era, hasta ahora, que los presentes tenían temor de los ausentes; pero perdido el miedo porque ya no hay qué perder, la diferencia la pondrá la capacidad para interpretar la demanda social, la constancia en el trabajo, la creatividad en la construcción política, la credibilidad que se genera en los otros.

Por supuesto que los presentes aún no tienen un candidato importante propio (había afiches del sindicato de la carne que prometía 'Puerta 2007') pero si a Kirchner le suceden sus infortunios cuando aún es el único en competencia, es complicado imaginar qué ocurriría si una alternativa toma dimensión.

¿Roberto Lavagna es la alternativa? ¿Mauricio Macri? Cada uno tiene sus virtudes y sus defectos y no es hora de debatir lo que separa sino de rescatar lo que unifica. Si estos conceptos prevalecen es posible que se pueda abrir un crédito a lo que ocurrió en Los 2 Chinos.

Luego, Eduardo Duhalde. La mayoría de los asistentes lo sigue considerando un referente de la política y eso es lo peor de la convocatoria porque Duhalde es responsable, con sus subalternos bonaerenses que, además, ahora son 'kirchneristas', de una interrupción institucional y de una feroz transferencia de ingresos en favor del Estado y las grandes empresas, y Duhalde aún no ha dado explicaciones por ello.

También Duhalde es responsable de Kirchner, porque llegó a afirmar que cualquiera le parecía bien con tal de que no fuese Carlos Menem, en mayo de 2003, por lo que puso sus intereses pequeños individuales por encima de los de la República, y tampoco ha dado explicaciones por ello.

Lo más lamentable de la convocatoria en Los 2 Chinos es la imagen de un grupo reducido de participantes visitando el club San Juan para rogarle a Duhalde que bendiga el encuentro, y la decisión de éste de retirar hasta a Hilda de Duhalde de entre los participantes.

De todos modos, no hay que exagerar. Ni para un lado ni para el otro. Ahora vendrán las visitas de una delegación encabezada por Puerta, a Lavagna, a Macri, a Jorge Sobisch, a Elisa Carrió y otros. Luego vendrán las conclusiones.

Pero que la gente se atreva a desafiar el 'carpetazo', la 'pinchadura' telefónica, la descalificación mediática y otras formas de presión 'kirchnerista' merece respeto”

 

 


 

Portada