JUEGOS DE GUERRA EN EL URUGUAY

 

Diciembre de 2006

 

Simulacro de Atentado Terrorista en Unidad de la Armada

Efectivos de la Armada Nacional hicieron volar un automóvil que simuló ser un "coche bomba", en el marco de un simulacro para que los investigadores de la Policía Técnica (Ministerio del Interior) ejercitaran respecto a cómo actuar en casos de atentados terroristas. Los militares, expertos en explosivos, elaboraron una munición a base de carbón vegetal, pólvora aluminizada y sales minerales similar a las empleadas en atentados terroristas, aunque cabe aclarar que el poder explosivo era solo un tercio del comúnmente utilizado por los grupos extremistas. Los tres tubos cargados con pólvora fueron colocados en lugares estratégicos: el primero en el techo del vehículo, el segundo bajo el asiento y el tercero en un maletín que supuestamente había sido dejado sobre la camioneta. Un perito en explosivos fue quien activó la mecha mientras los participantes del operativo (investigadores de Policía Técnica, bomberos y forenses), aguardaban el estruendo refugiados tras un montículo de tierra. La crónica del matutino señala que la gendarme de la Policía francesa, Fabienne Martínez, fue quien dio las instrucciones y explicó qué se debe hacer si algún día somos blanco de los extremistas. Lo primero fue delimitar la zona para buscar restos del explosivo y del vehículo. Lo segundo fue recolectar esas pruebas que luego serían llevadas a los laboratorios de Policía Técnica para ser analizadas. Continuando con las acciones, la experta francesa señaló que es muy probable que los terroristas utilicen una segunda bomba en el mismo vehículo ya que con la primera llaman la atención de la policía y con la segunda cumplen con el cometido de matar al mayor número de personas posibles. El sitio elegido para la realización del ejercicio fue el establecimiento de la Armada Nacional de “Punta Tigre” (ubicado en el barrio “Santa Catalina”, detrás del Cerro de Montevideo). El lugar cuenta con un terreno que abarca parte de la playa y una zona descampada donde los militares practican ejercicios de tiro al blanco y explosiones controladas.


Detección y Desactivación de Explosivos con material brasileño

El Semanario “Búsqueda” (30/11) consigna que buena parte del equipamiento que el Estado uru­guayo adquirió para mejorar sus cuerpos de seguri­dad para la XVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se realizó en Montevideo a comienzos del pasado mes de noviembre (ver Informes Uruguay 265 y 266), quedarán en reserva bajo control del Ministerio del Interior. Entre el equipamiento que el gobierno uruguayo adquirió a la Industria de Material Bélico (Imbel) de Brasil, se encuentran rifles de alta tecnología (entre ellos 10 con mira infrarroja para uso de francotiradores), material destinado a las tareas de detección y desactivado de explosivos y chalecos antibalas. Por otra parte, el Director General del Ministerio del Interior, Jorge Jouroff, con­firmó a “Búsqueda” que con el referido material “anti-explosivos” adquirido para la Cumbre Iberoamericana, la Secretaría del Interior comenzará a organizar una unidad especializada en ese tipo de tareas, cosa que actualmente no existe en la Policía Nacional. Cabe recordar que a finales de la década de 1990 el Ejército Nacional asumió en exclusividad las tareas de detección y desactivación de artefactos explosivos.


Botnia

Gobierno dispuso que efectivos de la Brigada Mecanizada N° 9 con asiento en Fray Bentos (aprox. 310 Kms. al NO de Montevideo), custodien el perímetro de la planta de producción de pasta de celulosa que la empresa finlandesa “Botnia” construye actualmente sobre la margen uruguaya del Río Uruguay, frente a costas de la provincia argentina de Entre Ríos. Esta tarea asignada al Ejército tiene como antecedente la custodia perimetral de establecimientos carcelarios, que se realiza desde hace unos diez años. La medida ocurre en el marco del importante diferendo entre los gobiernos uruguayo y argentino, y en especial frente a la férrea oposición que plantean a la instalación de dicha planta grupos ambientalistas del litoral argentino. Oposición que se ha traducido en numerosos y sostenidos bloqueos a los puentes internacionales que unen ambos países, ocasionando así fuertes perjuicios a la economía uruguaya, en particular al dificultar el acceso de turistas argentinos. A nivel de gobiernos, el diferendo ha llevado a apelaciones ante organismos internacionales como la Corte Internacional de La Haya (Holanda). Según informa el Semanario “Búsqueda” (30/11), la decisión fue tomada en una reunión entre el Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez, y los Ministros de Interior, Dr. José Díaz, y Defensa Nacional, Dra. Azucena Berrutti. En la misma instancia se decidió que unos 50 efectivos policiales brinden seguridad al interior del predio de Botnia. La vigilancia fluvial está a cargo de la Armada Nacional, a través de la Prefectura Nacional Naval (PNN). Por su parte el Subsecretario de Defensa Nacional, Dr. José Bayardi, admitió en declaraciones a radio “Sarandí” que el ingreso de manifestantes argentinos a territorio nacional es una "hipótesis", y señaló que "se ha visto la necesidad de reforzamiento de la seguridad". El Presidente Vázquez habría señalado que busca que no se repitan situaciones como la ocurrida en mayo pasado, cuando se produjo el robo de miles de plantines de eucaliptos de un vivero de Botnia en Paysandú (aprox. 380 Kms. al NO de Montevideo). En la ocasión, los ladrones dejaron un letrero con la inscripción “No son invulnerables”. Consultados al respecto, el Ministro de Economía, Cr. Danilo Astori, y el Vicepresidente de la República, Dr. Rodolfo Nin Novoa, aludieron a la necesidad de preservar las inversiones y dar seguridad a un emprendimiento productivo tan importante. Aunque se negó que se maneje la posibilidad de un ataque militar desde Argentina. Por otra parte, desde el Partido Nacional surgieron reparos a la decisión del Presidente Vázquez. El ex Presidente de la República (1990-1995), Dr. Luis Alberto Lacalle, rechazó de plano la medida, y señaló: "Me parece un error porque no es función de las FF.AA. el contralor en función policial", señaló. A su vez, “El Observador” (30/11) informa que existen discrepancias en la apreciación de situación que realizan los organismos de inteligencia policial y militar. Mientras desde el Ministerio del Interior se indica que el riesgo de ataques violentos a la planta es casi nulo, desde el Ministerio de Defensa Nacional (MDN) alertan sobre posibles atentados o acciones contra dichas instalaciones. El mismo matutino recuerda que históricamente estos servicios han tenido roces, diferencias y escasa comunicación. Por su parte el Cte. en Jefe del Ejército Nacional, Tte. Gral. Jorge Rosales, indicó que aún es necesario que se apruebe por Decreto del Poder Ejecutivo el marco normativo que regule la actuación el Ejército en esas tareas de corte policial.

 


 

Portada