MI RESPUESTA A RAFAEL BIELSA

 

Diciembre de 2006

Por Susana Sechi *
 


En uno de los párrafos de su carta abierta dirigida y enviada por Ud., Diputado Bielsa, a Juan Carlos Sánchez, hace alusión a mi persona y a un editorial de mi autoría, "Peligrosas plumas conspirativas", publicado en La Historia Paralela el 6 de Noviembre ppdo., en el cual emito mi opinión sobre su presentación de pedido de informes sobre titularidad de distintos sitios de la web

 

Para una mejor comprensión reproduzco el texto que me incumbe: "Carente de todo principio ético" e "impresentable hombre", me apostrofa la directora de la materia de posgrado "Historia Paralela" señora Susana Sechi, porque renuncié a ser embajador en Francia. Lo hice 36 horas después de haberlo aceptado, porque me equivoqué. Creí que mi deber estaba en Francia y en cambio, a juicio de mis conciudadanos, estaba en Argentina. Lo acepté, lo enmendé, evité que la equivocación se transformara en baldón. Reconocí un error y renuncié a un honor. ¿Conoce usted a muchos que hayan hecho lo primero, y a alguien que haya hecho lo segundo?"


Señor Bielsa, cuando digo "carente de todo principio ético", me refiero a lo que representa en todo su sentido la palabra ético, que es abarcativa a las conductas que atañen a las personas, ya sea su contexto escrito o de palabra, recurrente en la vida diaria de los individuos tales como derechos y deberes, beneficios y perjuicios, el bien y el mal, lo bueno y lo malo, que como hombre de Derecho supongo debería tener en claro.

Como a raíz de su misiva no se puede deducir como interpreta esta filosofía moral, se entiende que son juicios de valor expresados por usted sin ningún tipo de racionalidad para el hecho, que no coinciden con los que me inculcaron mis mayores, el valor de la palabra equiparado a cualquier documento o escrito en su valía, motivo este por el cual resulta imposible cubrir sus "equivocaciones", como usted pretende salvar dentro de sus desaciertos y variables contradicciones.

Señor Bielsa, usted pregunta si conocí a otras personas que asumieran bajo estos términos una decisión, y le respondo, si alguna vez tropecé con alguno de ellos, hoy no pertenecen a mi círculo social. Si bien se hace cargo del segundo hecho, primero renunció a su banca alegando el honor de la elección a ser embajador en Francia, esto no justifica que en el transcurso de 36 horas después de haber explicitado públicamente dejar vacante su puesto legislativo, alegremente apela al arrepentimiento volviendo a la primera opción. Su falta de palabra no tiene justificativo, sobre todo cuando este desencuentro con su conciencia involucra a otras personas, como fue su caso, que acarreó serios inconvenientes para su sucesor en el Congreso.

Su pública afirmación de rechazo al lugar parlamentario no le acordaba otra oportunidad a posteriori, la ética, luego del anuncio reclamaba solamente la aceptación de las reglas del juego, como lo dice el sabio refrán popular "El que se fue a Sevilla, perdió su silla"

Quizás después de una consecutiva como larga carrera al amparo del Estado, le resulte difícil comprender que a veces se pierde, algo que tenemos en claro los ciudadanos que damos sustento a sus opulentas retribuciones, pero no obtenemos ganancias, siempre perdemos, tanto en lo económico como en nuestros derechos, pero usted no fue capaz de relegar sus satisfacciones con estoicismo y se amparó en la ilegalidad del sistema vigente.

Espero que este sencillo y llano lenguaje le sea útil para interpretar las diferencias que me alejan de su argumentación y paso a reproducir su ironía, posgrado "Historia Paralela", términos con los cuales me encasilla por opugnar con osadía una historia ficticia de héroes victimizados en estos años, pertenecientes a las huellas de un pasado subversivo y marxista.


Pero le informo que millones de argentinos nos graduamos en esa materia, ciudadanos de bien que en esas épocas trabajábamos, estudiábamos, formábamos una familia y educábamos a nuestros hijos, dentro de un infierno que dispusieron estos grupos que plagaron la vida cotidiana con asesinatos, secuestros, ataques armados y bombas explosivas. Y los que no formábamos parte de las aberrantes prácticas y no estábamos de acuerdo con sus ideologías, nos vimos involucrados en esa guerra insana que dejó miles de muertos inocentes y hoy son mancillados nuevamente, utilizados como trofeos y alterando la paz ciudadana, contando con partícipes necesarios como es su caso.

Defender a un Presidente como a su amo, no es función de los legisladores, de quienes se es espera un trabajo concordante con sus deberes y obligaciones, representar al pueblo, punto que no se coincide con su conducta sobre todo cuando viene anexada de una especialidad constitucionalista, como la que usted ostenta.

Estas amnesias constitucionales que surgen en todas sus manifestaciones, no expresan a su favor las condiciones óptimas para representar al soberano, creando un desamparo legislativo que amenaza hasta sus más nimios derechos.

Como tampoco demostró una fortuita gestión en su cargo de Canciller, no cumpliendo con los protocolos internacionales que provocaron por su intermedio el alejamiento del mundo civilizado.

Estas inconductas han generado diversas como graves consecuencias al país, su desatención o mala intervención fueron el comienzo del litigio con Uruguay, sin conciencia y dejando a beneficio del azar los reales problemas que se venían suscitando y hoy ya no pertenecen a su incumbencia.

En Ecuador su descolocado paso por el país culminó con su retiro por parte de la OEA a la designación de veedor internacional , lo que no habla muy bien de su gestión. Pero esto no mereció ninguna explicación al pueblo argentino que representaba, solamente el silencio, política de estado para ocultar las poco felices actuaciones de funcionarios y del mismo Ejecutivo.

Cuando en nuestra Nación los juramentos se realizan a la ligera, sin que nadie se haga responsable de sus actos y teniendo como único presente conveniencias personales, es imposible alcanzar la dignidad.

Imbuido en victimizaciones que ocultan apologías de estipendio y denunciando desestabilizaciones que forman parte de planes elaborados, aplica como máxima del Primer Mandatario, todo lo que no se puede obtener se debe destruir, tan propicia como lo demuestra usted con sus complicidades adictivas con el culto del poder absoluto.

Creo y me termino de convencer después de releer su escrito, que siempre vivió equivocado aunque no lo pueda asimilar, me permito aconsejarle un acto de recogimiento por medio de una introspectiva, antes de seguir impulsando órdenes que operan desde las conciencias aptas para ser dirigidas, aun a sabiendas de formar parte de los responsables de desmembrar el Estado de Derecho.

Le guste o no le guste mi portal, La Historia Paralela, mi compromiso como ciudadana está intacto y amedrentamientos no dejarán en el camino los esfuerzos que me impuse para la defensa de la vida desde su concepción y la recuperación de la República perdida

Suponiendo que pretende demostrar una faceta intelectual con una interpretación al parecer filosófica, referida a la obra de Wassily Kandinsky, estimo que "ampollas abstractas" debería interpretarse "aparentes simbologías cosmológicas", su primera versión de las "sensaciones táctiles con imágenes visuales" o alguna de sus "manchas errantes por el papel", que de acuerdo con los impulsos o el sentimiento se suman o se restan, bueno Señor Bielsa, su falta de lírica tampoco es apropiada para la plástica.

Finalizo esperando se refugie en el texto de la Constitución Nacional y revea los errores cometidos en perjuicio de los argentinos que creyeron y aportaron sus votos para que los represente, en vez de dilapidar su tiempo en persecuciones antidemocráticas con intenciones de acallar voces que aporten críticas y disensos a una gestión que extiende sus poderes en pos de someter al pueblo.

Lo saluda

Susana Sechi


*Directora de La Historia Paralela
http://www.lahistoriaparalela.com.ar

 


 

Portada