ISABEL

 

Enero de 2007

Por Alberto Buela


Querido Asier (del país vasco):
Lo menos que te puedo decir que es un atropello realizado sobre una señora que nunca se negó a declarar ante la justicia, que fue elegida por el voto democrático del 62% de los votantes, que soportó estoicamente, esto es sin quejarse ni decir nada ni acusar a nadie
prisión durante cinco años por parte de la dictadura militar que la volteó en el 74 del poder. Ya declaró ante el juez Garzón y ante la justicia argentina y no se le encontró nada. Ni siquiera fue ella la que firmó el decreto por el cual el Estado Argentino se propuso por objetivo liquidar a la guerrilla montonera marxista (fue el presiente
interino Luder).


Pero ahora están los montoneros en el poder y se toman venganza. Y así se da la paradoja que mientras ella sufría la presión de más de un lustro, aislada absolutamente, en esa misma época el presidente
Kirchner y su mujer "hacían plata con sus estudios de abogados".


Cuántos de estos que hoy la juzgan durante la dictadura estuvieron en mejores condiciones que ella.


Así por ejemplo es juez Oyarbide, de incuestionable origen vasco para deshonra, se hacía romper el culo en un prostíbulo para putos ricos como él. En el mientras tanto esta señora el único consuelo lo hallaba
en la santa misa. Así son las cosas mi amigo en este mundo. Esto no quiere decir que su gobierno haya sido bueno, en mi opinión fue bastante malo, pero una cosa no excusa la otra. En todo caso ella fue una mujer débil, común, sin casi ninguna formación, que fue manejada a gusto e piacere por otros que sí deberían ser juzgados y no lo son ni lo van a ser. Los muertos que hubo de la Triple A, esta señora no los mató ni por acción ni por omisión, pero claro, los hombres que hoy están en el poder van por más, van por el peronismo en su conjunto y su memoria histórica.


Esta es mi elemental opinión. No es necesario que te aclare que yo no banco ninguna muerte venga de donde venga, pero este hecho puntual tiene razones política e ideológicas fundadas en un visceral antiperonismo. Y como nuestros dirigentes peronistas son casi todos
acomodaticios no creo que haya alguno importante que la salga a defender. Está jodida esta señora. Un fuerte abrazo.

Alberto

 


 

Portada