JUVENILIA CON PERÓN

 

Febrero de 2007

Por Gerardo José González


La polémica algo momificada en torno a la Triple A de la cual se prende el ultimo gobernador desaparecedor en servicio activo -me refiero al tilingo de Felipe Solá y los casos de Lopez y Jerez ocurridos en la provincia mas impiadosa del país,  nos recuerda a las luchas intestinas que dividieron política y militarmente a las juventudes argentinas en los 70 y que son rememoradas aquí escuetamente por nuestro colaborador Gerardo Gonzalez.


Es evidente del relato que los montoneros y Lopez Rega tenían algo en común. Ambos creían que Perón era Hindemburg y sobreestimaban la articulación política. financiera y religiosa que había posibilitado el retorno de Perón al país en un contexto de consolidación democrática y de sutil armado internacional que los jóvenes se ocuparon aplicadamente de desguazar.


Para golpear a Europa, recuerden Oberdan Sallustro, favorecer a Cuba, no se sabe muy bien como ni para que y consolidar finalmente a los Estados Unidos de América en una operación en pinzas que todavía siguen ejerciendo con disfraces aggiornados.


De hecho el regreso de Perón no era el inicio de revolución alguna en términos tercermundistas, sino la ultima ratio antes de recurrir al poder militar que -no debemos olvidarlo-también estaba integrado por jóvenes ya que la edad promedio de los subtenientes oscilaba en torno a los 22 años. Metaforizando a la Guerra del Cerdo de Bioy Casares, Peron, Balbin y los jefes de los partidos tradicionales como Thedy, Balestra o la propia Maria Cristina Guzmán estaban del lado jaqueado del cerdo y los jóvenes-ausentes de toda política que no fuera la de los fierros cubanos o panameños -eran los perseguidores que provocarían su autotragedia, suicidio e inmolación, sepultando definitivamente cualquier altermativa de consenso en el país. Los escépticos cerdos de la izquierda eran Jorge Abelardo Ramos y algunos comunistas de obediencia soviética que ya habían despedido abnegadamente y con gran alivio las tesis del rugbyer Che Guevara y que buscaban ese animal mitológico que es el militar progresista.


Otra quimera.


Veamos lo que dice el autor.



"Fue en una reunión de juventudes que organizó el coronel Vicente Damasco, celoso custodio del Proyecto Nacional,  en la quinta de Olivos, a la que asistió Perón.
Concurrimos exactamente 40 "jóvenes".


Asistí como presidente del Ateneo de la Nueva Generación, nuestro sello de goma con el cual integrábamos las Juventudes Políticas Argentinas, que era un rejunte muy grande de los montoneros (Gullo, Añón y otro menor), la UCR oficial (Storani, Moreau y otro), la UCR Revolucionaria, de Guillermo Cherasny, que desfilaba con sus huestes con el rostro cubierto con pañuelo y enormes pancartas rojas, los socialistas, los cristianos, el PC con Patricio Echegaray a la cabeza y otros sellos de goma, Alberto Aseff entre ellos.
Debo tener en mis papeles la nómina.

Pero Damasco dio 20 sillas a las JPA, 10 a las Juventudes Sindicales de Aranda y otros y 10 a Yessi, Brito Lima y los compañeros de "la derecha".

En las sillas de adelante a la izquierda Damasco sentó a los montoneros y a Alberto Brito Lima.


La consigna era la unidad. Perón dio un breve mensaje y se abrió la lista de oradores.


Arrancó un monto cuyo nombre no recuerdo, quejándose de la represión policial que decían sufrir.


Perón respondió que la guerrilla era un problema policial, que la juventud debía desarmarse y entrar en la ley.


El monto insistió y Perón también.


A Brito lo levantaron de la silla para que hablara, pero solo pudo farfullar que ellos eran leales a Perón.
Y no recuerdo otros discursos.


Perón se retiró, indicando que la reunión continuaría.


Cerró Damasco la reunión diciendo que el proceso de unidad continuaría, cosa que efectivamente ocurrió, porque hubo una reunión en la Rosada y creo que dos en el teatro Colón, donde Damasco quería que cantáramos una marcha de la Juventud, compuesta por quién sabe y musicada por la orquesta estable de la Opera Nacional.
Marcha de la unidad hilarante.

Todo ese grotesco fracasó cuando Damasco propuso sacar un documento de unidad y se presentaron dos, ganando por un voto el pro-Perón, redactado, leído y roscado aplicadamente por mi grupo . Al día siguiente las Juventudes Politicas Argentinas dejaron de existir.


La UCR y el PC se apartaron de los montos en la semana siguiente.

Y la guerra continuó.
 


 

Portada