EL ROMPEHIELOS IRIZAR, EL PAIS QUE NO QUEDO ATRÁS.
 

Abril de 2007

 

Durante dos noches no dormí, despues de enterarme por la radio, en medio del campo donde me hallaba, que el Irizar, ardìa en alta mar y su Comandante se encontraba a bordo.


Me lo imaginaba con una linterna o un pequeño equipo auxiliar, comiendo raciones de las balsas que habían quedado a bordo y sobre todo, El que no es un navegante solitario, solo, con el monstruo del fuefo muy cerca...


No dormí por que quería dejar a mi espíritu de guardia junto a El, negándome a abandonarlo, allí, solo, en la inmensidad...


Al llegar al pueblo entre toda la parafernalia con que bombardean mi correo encontré un comentario del cual sobre todo una frase me indigno "El Cte. del Irizar a quien han elegido, para que sea bueno, por ahora. La persona que escribió esto y otras cosas tiene un gran desconocimiento de la profesión del mar. El Capitán tenía la responsabilidad de evacuar el buque, en orden y con la menor cantidad de bajas posibles y eso se hizo, todo lo demás son fantasías y leyendas, si los capitanes murieran con su buque, en la última guerra mundial, la Armada Real Británica y su marina mercante hubieran perdido un tercio de su dotación de capitanes, al ser torpedeados por los submarinos alemanes y hundirse con su barco...


El Capitan Tarapow no se quedó a hundirse con el Irizar sino a salvarlo, cuando nos enseñan que un artefacto naval (Buque) debe flotar, ser mas o menos estanco y tener propulsión, no nos dicen que los buques tienen alma y cuando lo descubrimos es tarde, esta está intrincadamente entretejida con la nuestra que no podemos dejar de amarlo y un navegante que no ame a su barco, no es navegante.


Quiero exaltar la conducta de los dos pesqueros y el petrolero que cumplieron con las buenas prácticas marineras al venir en auxilio de los náufragos y también de la prontitud de esos caballeros del mar, de la Prefectura Naval, del guardacostas Thomson, primer buque oficial en llegar, operar tratando de apagar el fuego y brindar hospitalidad a la plana mayor de la Armada que se acerco a la zona de desastre, hasta que llegaran sus propias unidades. Creo que los responsables de la Armada, como bien nacidos, agradecerán en tiempo y forma, pero yo, como navegante y usuaria del servicio móvil marítimo y todos los otros servicios puestos a nuestra disposición quiero agradecerles ¡Ya! Por cuidarnos incondicionalmente.


Sobre el Capitáan de Navío Guillermo Tarapow, con el que tengo el honor de haber sido compañera de tripulación, cuando se evalúe su conducta ante lo que pasó, deseo fervientemente que lleguen a la conclusión de que es "UN HOMBRE DE BIEN, UN VALIENTE Y UN HEROE" ¡¡¡SERÁ JUSTICIA!!!


Marcela Larraín y Díaz Pumará
Ex Capitán del Velero Salvador
Capitán del Velero historiográfico Teniente de Navío Marquez
ttemarquez@yahoo.com.ar dni4981098 02281 15491816
Campo San Martin C3 Benito Juárez cp7020 .
 


 

Portada