CUENTA REGRESIVA

Mayo 2007


Malvinas sigue siendo uno de los problemas nacionales irresueltos y curiosamente sin solución en el frente interno. Mientras los ingleses reconocen la eficacia militar del accionar profesional argentino durante la guerra, los suicidios británicos con stress posbélico igualan a los locales y la cantidad de bajas resultó ser significativamente pareja si descontamos el hundimiento del Belgrano, en el país la presidencia montonera no solo es incoherente y veleidosa sobre la guerra nacional sino que en situaciones mucho menos dialécticas como el caso del capitán del Irizar el doctor Kirchner, ocupado con sus obreros mal o menos bien pagos ha sido incapaz de dedicar un minuto de su agenda para condecorar al oficial en jefe que cumplió eficazmente con la misión impuesta. Salvar tanto a la nave como a su tripulación.


Entre tanto, el ardor de la protesta social crece en Santa Cruz y el Tango 01 continua con sus funciones de transporte privado llevando incesante cantidad de muebles a la nueva mansión en el Calafate, una pequeña Bastilla tercermundista enclavada entre los hielos.


El nivel del montonerismo clauswitiziano y antidemocrático dispara sus ultimas salvas de vitalidad en el gobierno del Frente para la Victoria-Refundación Comunista ,mientras los ciudadanos esperan el ajuste de cuentas que se producirá inexorablemente entre en el 2007 y los primeros meses del 2008.


Estamos en las visperas, solo cabe esperar el incendio social como zarza ardiente revivificadora.

 

Ver también la Invitación al homenaje al Crucero Gral Belgrano


La Direccion.


Días atrás hemos publicado en el Portal Mapuen un artículo titulado “LAS PATAS DE LA MENTIRA”, firmado por el Teniente Coronel (R) VGM José A. Vercesi, quien en su condición de Jefe de la 1ra. Sección de la Compañía Comandos 602 de la que formó parte el Teniente 1ro Losito.


El artículo versa sobre otro publicado por el diario Página 12 el día 3 de abril, firmado por la periodista Laura Vales en la que hace referencia a un documento entregado a la Ministra de Defensa, por el ex-combatiente Ernesto Alonso, en el que denuncia torturas recibidas por soldados durante el conflicto de Malvinas.

Ante tal situación, el jefe de Losito salió no a defender a su subordinado, simplemente a contar una verdad. La 1ra. Sección de la Compañía Comandos 602 no tuvo contacto con soldados conscriptos, no tenía conscriptos en su unidad, y que quién dijera que Losito había torturado a soldados conscriptos durante el conflicto de Malvinas “MENTIA”.

Recordemos que el ex-combatiente Ernesto Alonso, pertenece al Centro de Ex Combatientes en Islas Malvinas – La Plata (CECIM –LA PLATA) y es asesor de la Graciela Ocaña en el PAMI. En la página de Internet de dicha organización tratan de tirar un poco de luz sobre los hechos denunciados por Ernesto Alonso. Bajo el título: “Los represores que estuvieron en las Malvinas” enumeran a los nombres de cinco militares acusados de distintos hechos denunciados por organismos de derechos humanos. De este modo se desprende sin lugar a dudas que los dichos del Teniente Coronel (R) VGM José A. Vercesi son ciertos y Losito no torturó a ningún soldado en las islas Malvinas.

En la sección de “Novedades” de dicho sitio de internet, el CECIM LA PLATA anuncian con el siguiente texto: “Para que los responsables de la derrota de Malvinas y de las violaciones a los derechos humanos cometidas contra los ex soldados conscriptos combatientes en el conflicto del Atlántico Sur no queden impunes”. Esa iniciativa que considero loable si el objetivo es efectivamente el que se publicita. Tal vez diferimos en la forma, el tiempo y el modo en que se realiza este pretendido NUNCA MAS DE MALVINAS. Pero pese a estas coincidencias bajo ningún punto de vista puedo avalar la falta de honestidad intelectual con que se han presentado estas denuncias, más aún teniendo como marco el 25 Aniversario de la Gesta de Malvinas.

Y lo hago desde la autoridad moral que me da el haber sido quién en forma pública denunció hace casi 10 años los hechos sucedidos con Rito Portillo y de todo y cada uno de los hechos de maltrato en Malvinas, de los que tuve conocimiento, sin importar de que color o signo político tenía el poder de turno. Recordemos, que a mediados de 1983, aún con la Junta Militar en el poder, y mientras la gran mayoría de la dirigencia político partidaria estaba oculto debajo de sus camas, el Centro de EX Soldados Combatientes en Malvinas de Capital que presidía por ese entonces, asumió la defensa del primer caso de un soldado conscripto estaqueado.


 


 

Portada