FILMUS, ESTAS NOMINADO

 

Junio 2007

Por Edgardo Arrivillaga


El domingo no se elige al titular de la DAIA. Aunque la presencia de Filmus,con su triste rostro moldavo, de Telerman,como el brillante Guasón bueno de la Coalición Cívica y Heller un ex comunista exitoso que sostiene la necesidad de” encolumnarse “ (sic) nos hagan pensar que la aparición del rabino Bergman,por pedido de Bergoglio,no es para nada casual en esta carrera de campañas truchas y proyectos de cumplimiento solo declamatorio. En ese juego de espejos y de simbólos hay uno solo que parece ser el común denominador del progresismo instilado por los tres candidatos: la necesidad de recurrir a liturgia y simbología religiosa para la ciudad más laica, escéptica y brillantemente cínica en el sentido vienes de la palabra de todas las que jalonan Sudamérica. Es evidente que si Olmert no hubiese estado tan desacreditado en Israel también lo hubiesen traido .Al menos como observador. Pero Olmert, pobre Olmert, tiene sus propios problemas con el peronismo del Likud y una guerra de verdad que apunta a ser la guerra de los cien años. La victoria de Macri abre el juego al vigor de una nueva derecha de proyección nacional compensada por una campaña de deliberada y equilibrada baja intensidad en la que la ex discípula de Carlos Auyero, Gabriela Micheti otorga a Macri un discurso humano postmoderno que la sociedad porteña necesita ,todavía, para desculpabilizarse. Y encarar una tarea de regeneración. Y de orden tranquilo. Pero la clave de esta historia - que no es la batalla de Pavón ni los problemas de la ciudad puerto enfrentada a las provincias , como sostienen los montoneros - se encuentra en la segunda vuelta.
Si Telerman  mantiene un segundo puesto decoroso pero muy rezagado podría imitar a Ricardo Balbín en 1973 cuando frente a la victoria aplastante del Frejuli renuncio al balotage y se convirtió en  el interlocutor excluyente del peronismo vencedor.


En ese caso será número puesto para la senaduría de la Capital Federal exactamente como lo fue Fernando De la Rua frente a Marcelo Sánchez Sorondo. Y seguirá su carrera política con la misma patina de imperturbabilidad que mantiene Ibarra con su grupo de tareas Cromagnon al que ninguno de sus adversarios ni la sociedad porteña ha castigado demasiado.


Los chicos muertos en Cromagnon no tienen el mismo peso que los chicos de la agrupación HIJOS. Y es algo sobre lo que debemos reflexionar. Mascaras e ideología subyacente que todavía movilizan  aunque sean  simples  hechos históricos  aptos para la polémica gramsciana   o los frecuentadores de la libreria Ghandi.

Igualmente el gran perdedor del domingo ,si medimos  la amplitud de  las fuerzas en presencia, será el gobierno nacional.

 

Kirchner ha movido todo su aparato paraleninista antimoderno  y de un estatismo crepuscular para insuflar vida al espectro moldavo de Filmus, darle color y vida al  joven viejo de los Carpatos en una cinta de Moebius discursiva en la que  los  éxitos de la política económica  feudalmente  conservadora kirchnerista    buscan compensarse con  la ideología progresista  del momento.

No lo ha logrado demasiado.

 

Filmus no tiene la teatralidad  de daguerrotipo de Bielsa,que igualmente fue derrotado,  ni  la cancha de Zaffaroni que hubiese sido el mejor candidato gubernamental para esta contienda.

Si hubiese aceptado.

 

Pero si  el gobierno nacional hubiese leido  tambien atentamente  el resultado de Gran Hermano debería haber comprendido que  algo cambio.

El  joven presidiario que ya  no recuerdo el nombre y es un  alivio esplendido  no recordarlo   fue descalificado –nominado dice esa jerga Gran Hermanistica  –en beneficio de una joven estudiante de leyes tucumana-Marianela que representaba la juventud, la ley y el orden de forma   pareja.

 

Gran Hermano fue un voto social conservador populista  y mediático  que  anticipa las opciones del domingo y que fue votado casi masivamente por la Capital y la Provincia de Buenos Aires. El domingo el gobierno nacional es el  gran derrotado.

Descalificado.

 

Sale del juego mediático como alternativa de poder del Frente para la Victoria-Refundación Comunista  en la Capital Federal  que es la ciudad argentina que cuenta para el mundo real y para entenderlo bastara sumar  las directrices oblicuas que tiran Macri y Telerman en un juego  de complementación envidiable entre la concertación socialdemócrata de Telerman –los ecos del restarurant Nino afloran por allí, recuerdan La Hora del Pueblo   - y el populismo bostero pero eficientista de Macri. Filmus, el domingo estas nominado.

 


 

Portada