TUTELAJE EXPLICITO O AUTONOMÍA

Según sea el desarrollo de los acontecimientos puede ser que se ensaye una estrategia distinta hasta las ahora aplicadas después de la caída del muro de Berlín.

En caso de seria implosión (la más probable) o generalizada explosión por el fracaso del "déficit cero", se modificaría la actual situación de fideicomiso tácito del FMI sobre la Argentina, por un régimen de tutela explicita, cuyo costo correría por nuestra cuenta y que seria deducido del incremento de la recaudación, evasión y elusión impositiva y de la represión efectiva del contrabando. La administración se encontraría en manos del fideicomitente (el G7 mas España)

Tendría como "encargo sagrado" promover el bienestar de los habitantes del territorio y sus aspiraciones políticas", intensificando las medidas sobre sectores sensitivos (Aduana, AFIP, PAMI, ANSES) y de otras funciones gubernamentales "que permitan promover lo mas rápidamente posible el adelanto político social y educativo y el desarrollo progresivo hacia un gobierno", integralmente correcto, "teniendo en cuenta los deseos libremente expresados del pueblo", como se señala en el capitulo de la carta de las Naciones Unidas dedicada a los Territorios No Autónomos.

La política del Tesoro de los EEUU no estaría alineada con esta opción.

Sostendría que la Argentina debe negociar urgente y directamente con sus acreedores, sin intervención del FMI, una quita considerable de su deuda a través de un proceso de convocatoria o bancarrota donde puede verse favorecida después del fallo del Juez Ballestero, sobre irregularidades en los préstamos tomados por el ex ministro Martínez de Hoz y de las recurrentes novaciones ilegales sobre la totalidad de su pago.

Se implantaría como principio que las conductas irresponsables no debe ser protegidas ni subsidiadas y que el riesgo es la regla y no la excepción en las transacciones crediticias donde interviene el estado, sea como persona de derecho publico o privado.

En materia de deuda externa según el Tesoro norteamericano deben regir también las reglas de todo negocio porque de lo contrario el "capitalismo sin Bancarrota sería como el cristianismo sin Infierno" (James Glassman)

Esta iniciativa puede contribuir decididamente al diseño de un sistema político económico social cuyo valor prescriptivo básico signifique la autonomía de la decisión nacional y el rescate de la pobreza, la humillación y la depredación en que estamos inmersos.

Esta estrategia debe complementarse con una firme posición para democratizar los organismos financieros internacionales (FMI, BM), juridizar el tratamiento de la deuda externa, desconcentrar la administración, centralizar la decisión.

Habrá que fijar además controles redundantes e independientes, lograr relaciones comerciales internacionales basadas en el efectivo respeto de la reciprocidad y en la eliminación de las asimetrías, participar con responsabilidad, obtener la eficiencia de la administración pública, replantear la organización institucional de la República como Confederación.

anterior        volver