TELECOMUNICACIONES: LUCES Y SOMBRAS

por Juan Guillermo Cerdá(*)

Se vive una paz armada. La firma en la Argentina del decreto presidencial para la desregulación de las telecomunicaciones marcó un hito y una tregua de las hostilidades empresarias, como las que describimos en el número anterior de Harry. La demora de tres días respecto a la fecha fijada para la firma, sin embargo, suscitó una ola de rumores sobre nuevas y agónicas presiones de algunas empresas monopólicas y la gestión de cierto funcionario en tal sentido. El esperado decreto establece las condiciones definitivas para la liberalización total de ese mercado en nuestro país, que se concretará a partir del 9 de noviembre. La baja de costos será fundamental para brindar mayor competitividad a una economía agonizante y permitir que Argentina tenga en el 2005 cinco millones de usuarios de Internet. Todavía quedan por revisar otros temas, como el de "la no devolución" del vuelto en los teléfonos públicos y el del costo del sistema "el que llama paga".

En España, la caída de Villalonga da inicio, pese a las desmentidas, a una nueva etapa en el holding Telefónica. El foco de sus actividades volverá a Europa, demostrando que las objeciones internas a Villalonga que habíamos señalado en el primer informe eran ciertas. Está en marcha una reorganización del holding con fuerte gusto a una purga contra todos los hombres del ex presidente, Villalonga.

Pero los problemas de Telefónica todavía no se han agotado. Recientemente estalló el escándalo de las "escuchas telefónicas", que habrían sido operadas por Luis Martín de Bustamante y Javier Temprano al frente de un equipo especializado. Según el diario español El Mundo, "este equipo de seguimiento está formado por 60 personas y, entre ellas, figuran varios ciudadanos argentinos procedentes de la filial de Telefónica en aquel país, donde estaba montado un servicio de seguridad similar que dirigía Javier Temprano". Esta información nos obliga a retrotraernos a la época cuando Bustamante dirigía la filial de Telefónica en la Argentina, y a los rumores y hechos vinculados. ¿Existió la Mesa de Interdicción en el edificio Central de Telefónica? ¿Existen salas en las sedes regionales llamadas ROSACE, o ROSASE? ¿Son inventos conspirativos o hechos reales? ¿Qué ocurría con las líneas que desaparecían a la noche? ¿U otras que pasaban mágicamente a otro usuario?

En el frente empresarial, las telcos en todo el mundo avanzan a las fusiones y al entrelazado de negocios. Con costosas inversiones a realizar, sus riesgos aumentan y sus calificaciones tienden a bajar. Así ocurrió con las de Standard & Poor’s a Telefónica, Telecom France y British Telecom. La inquietud sobre las telcos tuvo un fuerte impacto sobre sus valores en bolsa, que registraron sensibles bajas. También en Estados Unidos se resintieron las ganancias de las telcos.

Mientras tanto, el boom de la telefonía celular se extiende globalmente de la mano de las tarjetas pregadas y del sistema "el que llama paga". Ahora, además, el WAP posibilita acceder a Internet vía los celulares. En Italia, la telefonía celular hace furor, con la oferta de cinco licencias de Servicio Universal de Telecomunicaciones Móviles (UMTS). Nokia ya anunció el celular que permitirá "chatear" por Internet. Argentina tendría a fin de año mas de cinco millones de usuarios, a pesar de la recesión. El celular ya podrá usarse en los subtes de Baires. Es un fenómeno casi universal, y cuyo mayor exponente es quizá Hong Kong, que ahora es la primera ciudad con más celulares que teléfonos fijos. .

El celular y su amplio crecimiento, replantea el tema de la seguridad pública y del ciudadano. Por un lado, ofrece peligrosas nuevas oportunidades a delincuentes, narcotraficantes y terroristas, lo que lleva a nuevos desarrollos en la llamada Comint (comunications intelligence). Para las fuerzas de seguridad es fundamental el rastreo de estos aparatos. Por ejemplo, el terrorista kurdo Ocalan fue hallado en su refugio de Nairobi, Africa, a partir de una llamada que hizo por su teléfono celular.

Pero el reverso de la medalla es que en estas búsquedas pueden vulnerarse los derechos de los individuos a su intimidad. Además, está el problema de "fraude celular", que hace estragos, sobre todo con los celulares "clonados" .En los Estados Unidos se anunció que el FBI se ve obligado a monitorear con insistencia las fusiones y desarrollo de las telcos. ¿Será esta una consecuencia de los "pinchazos" a líneas telefónicas de la Casa Blanca que señalamos en el número anterior de Harry?
Este complejo pero crucial mundo de las telecomunicaciones exige respuestas ágiles y basadas en información actualizada por parte del Estado. Urge la creación de una UI (Unidad de Información) en la Secretaría de Comunicaciones.    volver


El decreto: Anatomía de una desregulación

A principios de agosto, cuando el primer numero de Harry estaba en la calle, la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones emitió finalmente un dictamen favorable al proyecto de desregulación de las telecomunicaciones propuesto por el Poder Ejecutivo. Las últimas presiones de las empresas que no estaban plenamente de acuerdo con la nuevas condiciones de liberalización apuntaron a "un futuro accionar en el campo de la justicia". Es decir, "si esto sale así el terreno de juego pasará a los tribunales".

El dictamen, de todos modos, fue firmado por 7 de los 12 legisladores que forman la Comisión, y propuso la participación de las provincias en un fondo fiduciario cuyo fin sería administrar el dinero para brindar el servicio universal (SU). Recomendó asimismo que se les reconozca a las cooperativas la prestación del servicio en áreas no rentables. También estableció que la portabilidad del número debe ser un derecho. El dictamen, que no fue vinculante para el Ejecutivo, excluyó toda consideración sobre radiodifusión, ya que este sector no será desregulado.
En ese punto, al gobierno le quedaba por resolver las objeciones formuladas por la Sindicatura general de la Nación (SIGEN). Tanto en los dictámenes de la SIGEN como en los de los diputados Alberto Natale y Manuel Baladrón se señalaba la necesidad de fijar requisitos sobre la inversión a realizar y respecto a los antecedentes de las empresas. También indicaba su preocupación sobre la administración de los fondos del SU. Por su parte, Carlos Winograd, Secretario de Defensa de la Competencia, le giró en la penúltima semana de agosto los nuevos reglamentos al procurador general de la Nación, Ernesto Marcer, a fin de que el Presidente de la Rúa pudiera firmar el decreto a fin del mes. La Secretaría de Defensa de la Competencia realizó algunas modificaciones a los reglamentos redactados por el secretario de Comunicaciones, Henoch Aguiar. De acuerdo a estas, para obtener una licencia de telecomunicaciones las empresas entrantes tendrán que hacer una inversión de $ 2 por cada habitante del área que cubran; habrá subastas para la prestación en áreas no cubiertas: las zonas sin servicio telefónico serán ofrecidas a distintas empresas y aquella que pida menos subsidio para brindar el servicio, ganará la licencia. Respecto al Servicio Universal, se eliminaron las diferencias entre prestadores para que todos, incluso las cooperativas, puedan acceder al subsidio por área de baja densidad.

Todo esto fue anunciado públicamente y todo el mundo esperaba que el 30-8-00 el Presidente firmara el decreto. Pero eso no ocurrió. Nuevamente surgieron todo tipo de versiones y se regeneró el clima de desconfianza que describimos en nuestro anterior informe. Se habló de presiones directas de alguna o algunas empresas del sector para producir modificaciones de ultimo momento e incluso de la gestión en tal sentido de algunos funcionarios. El nombre que más apareció en los rumores, por supuesto, era el del ahora ex Ministro de Infraestructura Nicolás Gallo.    volver


La firma: Intriga internacional

El 3 de septiembre, finalmente y con suspenso de tres días, De La Rúa firmó el Decreto 764. Este ya había transitado por el análisis de la Sindicatura General de la Nación (Sigen), la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones, la Secretaría de Defensa al Consumidor y los ministerios de Economía, Infraestructura y Vivienda. En este pasaje había conservado lo substancial, pero incorporó algunos agregados y modificaciones.

Uno de las principales alteraciones de última hora es el de la portabilidad numérica, concepto que describe la capacidad de los usuarios de conservar su número aunque cambien de prestadora. La portabilidad es sin duda un paradigma futuro incuestionable. En el anterior informe destacamos que se había instituido en el Reino Unido. En nuestro país no será aplicada inmediatamente, sino que deberá primero ser reglamentada por el Gobierno. Este debe definir quién se hace cargo del costo del mecanismo. Ademàs, la portabilidad numérica, al menos en un principio, sólo será para teléfonos instalados dentro de la misma área. Respecto al Servicio Universal, se les dará a las provincias una mayor participación en la administración del fondo destinado a financiarlo. Para la prestación del servicio en áreas no rentables se utilizará el sistema de subastas: el ganador será aquel que pida menos subsidio. Por lo demás, la interconexión será obligatoria para todos los operadores; y se eliminarán las diferencias entre prestadores para que todos los actores (incluidas las cooperativas) puedan acceder al los subsidios por área de baja densidad.

El diputado justicialista por La Rioja. Ricardo Quintela, sostuvo que las empresas Telefónica de Argentina y Telecom obtuvieron una ganancia extra de 350 millones de dólares en los últimos siete años por el simple expediente de no dar vuelto en los teléfonos públicos. Quintela pidió que se estableciera que los teléfonos den cambio. Las telefónicas habían sido intimadas judicialmente a precisar en cada uno de los aparatos instalados en la vía pública que el costo mínimo es de 22 centavos.

Otro tema a consideración de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) es el funcionamiento del sistema Calling Party Pays (el que llama paga), que rige para el servicio de telefonía celular. Una de las consecuencias de este análisis sería la modificación en las tarifas. El tema había sido mencionado en la reunión que Aguiar mantuvo con los legisladores de la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones, donde se habló de un "subsidio abusivo" en favor de las empresas prestadoras del servicio de telefonía móvil, que cobran 35 centavos por llamada cuando una persona se comunica desde un teléfono fijo con uno de sus clientes, monto al que hay que sumarle los pulsos telefónicos.    volver   


Esperando al mesías

Para Argentina, el crecimiento de Internet es un determinante crucial para su apuesta de integrarse al mundo globalizado. Según datos del USIC (United States Internet Council), actualmente existen 13.3 millones de personas conectadas a la red en Latinoamérica, menos del 3% de la población pero un 136% más de los conectados en 1998. Para el 2005, este número llegaría a 66.6 millones. Este cálculo se basa en la popularidad de los proveedores de Internet (ISPs) que brindan acceso gratuito. Para el año 2005 Argentina debería tener, si no quiere quedarse definitivamente rezagado en el mundo globalizado, unos 5 millones de usuarios. Solo así y con otros deberes a cumplir, será una "Nación Digital": con un tráfico de Internet que se duplica cada tres meses y el comercio electrónico aumenta el 100% anual (según la definición del PNUD).

Según nos decía, al margen de la conferencia de prensa de Expomanagment 1999, Nicolas Negroponte del Massachusetts Institute of Technology (MIT), es posible medir cuantitativamente el grado en el que un país es digital: "hay varios indicadores: el porcentaje de nombres de dominio (de Internet) per capita, la cantidad de hogares con computadora y la cantidad de computadoras conectadas a la red". Y es justamente en este último punto donde Argentina más atrasa.

Según datos de 1999, de los 2 millones de computadoras personales que se estima existían en Argentina, solo se contaban 350 conexiones a Internet. El numero resultaba excesivamente bajo, a consideración de todos los analistas, dada la rapidez y el volumen del crecimiento de otros servicios tecnológicos en el país, tales como la TV por cable (una de las de mayor penetración en el mundo) y la telefonía celular. Hasta ese año los precios que cobraban los proveedores de Internet eran excesivos. Con el advenimiento de los sistemas de conexión gratuitos en el 2000, como AlternativaGratis (del grupo Soros), Tutopía y otros, los precios de los proveedores tendieron a bajar y se incrementó el numero de conexiones.

No obstante, existe amplio consenso en señalar que el mayor obstáculo para el boom de Internet en la Argentina es el costo telefónico. Es cierto que algo se avanzó con la tarifa plana y mas aún con el servicio de acceso 0610, que aplica descuentos a las comunicaciones efectuadas a números especiales asignados a los ISPs. Estos descuentos comienzan a aplicarse luego de los 12 minutos de conexión y pueden oscilar entre un 8 y un 72 por ciento. (Hay que mencionar que existiría un proveedor de acceso gratuito (que no es ninguno de los que mencionamos) cuyos servicios se "cortan", misteriosa e invariablemente, pasados los 12 minutos de conexión; es decir, justo cuando comenzaría a aplicarse la rebaja telefónica). Pese a todo, en base a estas mejoras y a nuevas bajas de los precios telefónicos se espera que la tasa de crecimiento de Internet aumente en los próximos años a razón de un 100 por ciento anual, o más.

Respecto al costo de telefonía para las empresas, tal como señalamos en el informe anterior, estas esperan sustanciales mejoras. En la encuesta que efectuamos surgían claramente las expectativas de empresarios y ejecutivos por la baja de tarifas. Para las empresas, las comunicaciones representan entre un 2 a 3 por ciento de sus gastos totales. Allí se verán las reducciones mas considerables y las que pueden brindar algún alivio al denominado "alto costo argentino". Será especialmente positivo cuando la liberalización se extienda a las comunicaciones de larga distancia. Esto último es mas importante de lo que parece, ya que no impacta solamente a las empresas sino también a los particulares. Primero, por la enorme cantidad de inmigrantes de países limítrofes en la Argentina (paraguayos, bolivianos, peruanos, etc.). Segundo, porque se esta produciendo una fuerte emigración de argentinos al exterior, particularmente a Estados Unidos y Europa.


Con la democracia se comunica

Si hay algo que casi todos los argentinos desconocen es el verdadero significado del "acceso universal". Es la principal y quizá más importante salvedad teórica a la política de liberalización en toda la línea. Como explica la UIT (Unión Internacional de las Telecomunicaciones) "la política del acceso universal se ha convertido en un elemento importante de la reglamentación de la comunicaciones. Es probablemente uno de los pocos sectores que necesita indefinidamente una reglamentación especifica, incluso cuando la competencia se ha extendido a través de las fronteras del mercado. El motivo es que se trata de atender las necesidades de telecomunicaciones básicas que se considera imposible de alcanzar con medios puramente comerciales".

Es algo que a las empresas y, en su mayoría, a los gobiernos no les causa demasiado entusiasmo. Hay excepciones. Australia por ejemplo. Es lógico, ya que se trata de un país de enorme extensión y que busca integrarse en el mundo globalizado, igual que la Argentina. Para establecer el principio de Servicio Universal Obligatorio (USO, Universal Service Obligation), el gobierno australiano partió de la investigación y análisis (ya que cuenta de las Unidades de Información que todavía faltan en nuestro país). Se descubrió que unas 400.000 casas de familia no tenían acceso a llamadas locales. Estaban ubicados en extensas zonas que cubren un 80 por ciento del continente australiano. La respuesta del gobierno fue instar a los prestadores a instalar nuevas infraestructuras de telecomunicaciones en esas zonas y proveer acceso a llamadas locales e Internet. Para agosto de 2000 el proceso ya estaba culminando.

La Unión Europea (UE), por su parte, tiene muy presente la necesidad de posibilitar "el acceso del publico a las redes de telecomunicaciones y al servicio de telefonía de voz, independientemente de su ubicación geográfica", según explicó a Harry Martín Gómez, Director de Alcatel España y catedrático universitario en dicho país.

En Estados Unidos también se desarrolla un servicio básico universal, que asigna gran importancia a eliminar la brecha entre las ciudades y las pequeñas localidades, según comentó Barbara A. Cherry, del Center for Telecommunications Management, de la Universidad de Michigan.

Durante su visita a Buenos Aires, Barbara Bardzki, de la Glasgow Caledonian University, explicó a Harry que en el Reino Unido el "Servicio Básico" tiene tres niveles: 1) casas de familia ; 2) comunidades y localidades, y 3) instituciones. El 95 por ciento de las casas de familia ya tiene línea telefónica instalada, y se avanza en la transmisión de "voz y datos" y en ultima instancia hacia la red de redes. Bardzki concluye que el servicio universal es esencial para una completa integración social y económica.

Es de esperar que la nueva legislación ya aprobada en Argentina permita el adecuado desarrollo del Servicio Universal y que se tome en serio un tema verdaeramente fundamental para nuestro futuro digital.


Villalonga is watching you

Luis Martín de Bustamante, el número dos de Juan Villalonga en Telefónica tenía a su cargo un servicio de seguridad interno del que dependían las líneas telefónicas más sensibles, como son las del Centro Superior de Información de la Defensa (Cesid), equivalente a la SIDE de Argentina, las del Palacio de La Moncloa y las de la Casa Real, entre otras instituciones. Así lo informó taxativamente el diario "El Mundo", de Madrid. Según el periódico, Bustamante "controlaba este servicio de seguridad especial que se planificó para el conjunto del Grupo Telefónica, y que funcionaba paralela y autónomamente respecto al servicio de seguridad normal de la compañía". Aunque este servicio de seguridad dependía directamente de Bustamante, éste encargó la dirección del mismo y el control del día a día a Javier Temprano, un estrecho colaborador suyo en su etapa de máximo responsable de Telefónica en Argentina.

La existencia en España de un SES (Servicio Especial de Seguridad) de la empresa y la presunción que en la Argentina se habría instalado uno similar, dan curso a todo tipo de especulaciones.

La investigación de Harry recabó todo tipo de informes, rumores y especulaciones.. Por ejemplo, se habla en Argentina de la "mesa de la Central de Telefónica", que operaría, según estas versiones no confirmadas, en el nuevo edificio central de la empresa y antes lo habría hecho en el de la calle Corrientes y Maipú. Asimismo, se dice que en las centrales zonales existirían salas "ubicadas cerca de donde entran los cableados desde la calle" y a las que se denominaría "ROSACE" ( o Rosase). En estas se efectuarían eventuales tareas de escucha, que según la legislación vigente deberían estar a cargo de personal de fuerzas de seguridad y por orden de juez competente. Pero por años, precisamente durante la gestión de Bustamante, circularon rumores sobre un manejo discrecional por parte de gente vinculada a la empresa y bajo ordenes del propio Bustamante. De hecho, existieron líneas que "desaparecían" misteriosamente en la noche y "reaparecían" de día. E incluso líneas que se le quitaban a un usuario y eran transferidas a otro, ignorándose lo que realmente sucedió hasta su devolución (existieron casos denunciados, uno llegó al Juzgado Federal del juez Urso). En España, El Mundo afirmó que el equipo de seguimiento del SES "está formado por 60 personas y, entre ellas, figuran varios ciudadanos argentinos procedentes de la filial de Telefónica en aquel país, donde estaba montado un servicio de seguridad similar que dirigía Javier Temprano". El SES puesto en marcha por Bustamante, agrega el diario, "controlaba directamente los centros neurálgicos de la compañía así como todas las líneas sensibles, incluyendo la de los principales organismos oficiales."

Se destacó que Bustamante y Manuel García-Durán, presidente de Telefónica Media, fueron los únicos altos cargos de Telefónica en los que Juan Villalonga depositó plenamente su confianza en el último año y, más concretamente, desde que estalló la crisis de las stock options a finales de octubre de 1999. En enero de 2000, Villalonga nombró a Bustamante como presidente del nuevo holding mundial de Telefónica Móviles. Desde ese cargo controlaba un imperio. Villalonga también le había otorgado un puesto en el consejo de administración del grupo. De ambos cargos fue cesanteado a fines de agosto de 2000.

Bustamante había sido el hombre clave de la empresa durante la etapa de las negociaciones de privatización de Entel, el antiguo monopolio telefónico argentino. A finales de 1997, alcanzó la presidencia de Telefónica de Argentina. Actualmente es investigado por la Justicia bonaerense a raíz de supuestas irregularidades en la facturación a los usuarios.

La historia es ilustrativa. El núcleo de la causa serían las supuestas irregularidades en la facturación a los usuarios del servicio de Telefónica de Argentina, que presidió hasta 1998. Bustamante estaría imputado por la presunta comisión de los delitos de estafa y jefe de asociación ilícita en el Juzgado Criminal de Instrucción número 49 de Buenos Aires. El titular de ese juzgado, Fernando Cubas, comenzó a partir de las denuncias de usuarios de Telefónica. Después de varias investigaciones, el fiscal de lo criminal Martí María Niklison estableció que los consumidores abonaron llamadas superpuestas. También determinó que la empresa había cobrado llamadas a servidores de Internet a usuarios que no habían contratado su ingreso en el ciberespacio. En una resolución el pasado 11 de abril, el fiscal Niklison dictaminó que "el sistema de medición falló en algunos casos. Insertó llamadas en periodos en los que ya había llamadas reales e insertó otras internacionales a un teléfono que tenía el DDI [Discado Directo Internacional] bloqueado". Al considerar que existía "sospecha suficiente", el fiscal terminó solicitando al juez que le tomara declaración indagatoria en el Palacio de Justicia bonaerense a Bustamante, así como a Carlos Fernández Prida, actual presidente de Telefónica de Argentina.


Telefónica vigila a Telefónica

Como para agregar mas mugre a una conducción que, a todas luces, no pasará a la historia de la empresa como un ejemplo de probidad, recientemente saltó un nuevo escándalo de actividades de escucha y grabación en la que estaba íntimamente involucrado otro hombre de confianza de Villalonga. Manuel García-Durán, presidente de Telefónica Media y director de Relaciones Institucionales de la operadora, habría grabado sin autorización y presenciado, oculto en la sala de intérpretes, el desarrollo completo de cuatro reuniones del Consejo de Administración de Telefónica del 4 y 5-05-00, 31.05.99, 28 y 28.06.00 y 26-07.00.Según informa El Mundo, García-Durán "aprovechó su cargo para realizar una grabación completa de esas reuniones, con el conocimiento de Juan Villalonga y apropiándose de las copias. La mayoría de los consejeros desconocían que sus intervenciones estuvieran siendo escuchadas y grabadas". Según la Ley de Sociedades Anónimas española y los propios estatutos de la compañía, el desarrollo de los consejos está sujeto al deber de confidencialidad.

A comienzos de mayo se sometió a estudio la fusión de Telefónica con la operadora holandesa KPN. Tras largas discusiones, y con un Consejo profundamente dividido, la propuesta contó con 11 votos a favor y nueve en contra, tal como Harry señaló en el número anterior. En estas reuniones estaban latentes las serias discrepancias de algunos de los consejeros sobre la conducción de Villalonga. Finalmente, el Consejo celebrado el 26-7-00, decidió la salida de Juan Villalonga y su sustitución por César Alierta. Según destaca El Mundo, en el comunicado oficial de la renuncia, emitido por la dirección de relaciones externas de la compañía, que dirige el propio García-Durán, no hacía ninguna referencia a las discrepancias expresadas por alguno de los accionistas, como el BBVA.


El abogado del diablo.

Otro tema de especulaciones para los periodistas del sector ha sido el papel jugado por el asesor de Villalonga, el abogado de origen libanés Mohamed Ammensi. Ammersi siempre estuvo presente en las grandes negociaciones de Telefónica durante al conducción de Villalonga, incluso en la mantenida para una posible fusión con British Telecom. Pero quizá su intervención más importante fue cuando jugó un papel trascendental en la negociación que llevó a la renuncia del ahora ex presidente de Telefónica, que sólo aceptó presentar su dimisión una vez garantizada una indemnización de alrededor de 750 millones de dólares.

Era una bella amistad. Ammersi sirvió a Villalonga por siete años e jugó un papel discreto pero clave en la puja por la herencia del magnate de los medios mexicano Emilio Azcárraga Milmo, conocido como El Tigre. Ammersi intervino como pantalla de un pago de 200.000 dólares para Vernon Jordan, asesor y amigo del presidente norteamericano Bill Clinton. Jordan había sido el encargado de buscarle un empleo a Monica Lewinsky (luego de que estallara el escándalo por las revelaciones de acoso sexual de Paula Jones) en el departamento de relaciones públicas de la compañía Revlon, de cuyo consejo es miembro. En el caso del Tigre, Villalonga contrató sus servicios el verano pasado para defender los intereses de la última compañera de Azcárraga Milno. Cumpliendo el mandato de su cliente, Jordan recibió personalmente a Alfonso Angoitia, abogado de Emilio Azcárraga Jean (hijo de Azcárraga Milmo), en Washington, donde se encuentra ubicado su prestigioso bufete, en septiembre de 1999. La alta dirección de Telefónica recién se enteró de la contratación de Jordan el 7 de julio de 1999. Ese día, Ammersi, que tenía un contrato con Telefónica como asesor para la creación de un fondo de inversión, solicitó a un director general de la compañía una prorroga de dos meses para su contrato, por el que recibía 100.000 dólares al mes. Villalonga firmó el documento que acredita que el abogado cobró como asesor de Telefónica durante los meses de julio y agosto de 1999.

Poco antes (finales de junio de 1999), Villalonga había comprado el legado de Adriana Abascal por un total de 21 millones de dólares. Ammersi elaboró el contrato con que el presidente de Telefónica asumía los bienes de la herencia de Azcárraga Milmo que le correspondían a Abascal. Según fuentes solventes, Abascal recibió un primer adelanto de 83,3 millones de dólares a cuenta del legado que habría vendido a Villalonga.. Por lo tanto, el entonces titular de Telefónica se convirtió en el primer interesado en hacer efectivo lo que Azcárraga Milmo dejó plasmado en su testamento (redactado el 19 de enero de 1996).

Durante la primera etapa, la estrategia jurídica inspirada por Villalonga fue muy agresiva. En junio de 1999, Adriana Abascal, a través de su nuevo abogado en México, Cesar Fentanes, demandó no sólo al resto de los herederos del Tigre, sino a algunos de los acreedores de Televisa, entre los que se encontraba Carlos Slim, el hombre más rico de México (propietario del 24 por ciento de Televisa, dueño de Telmex y del banco Inbursa). Furioso tras enterarse de la querella, Slim llegó a amenazar de muerte al propio Villalonga, quien a partir de entonces se vio forzado a moverse con una fuerte protección cuando viajó a México.

En efecto, la ofensiva Villalonga-Abascal sufría cada vez más reveses. Su adalid judicial, Fentanes, ya había ganado sonoros pleitos en México, incluido uno en el que su cliente, el empresario Joaquín Hernández Galicia, consiguió que los tribunales le dieran la razón contra el entonces presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari. Pero el abogado se había enredado en problemas propios con la Justicia mexicana. Desde hace más de un año se encuentra recluido en Texas luego de que la Hacienda de su país lo acusara de evasión de impuestos. Representando a Abascal, Fentanes perdió en primera instancia su demanda contra los herederos de Azcárraga y, posteriormente, perdió otros dos recursos (el último hace tres semanas). Por su parte, Jordan pareció pensar que la mejor estrategia era desligarse lo antes posible de su incómodo cliente: se limitó a hacer un trabajo de asesoría y, tras la reunión de septiembre de 1999 con Alfonso Angoitia, "no ha vuelto a dar señales de vida en este intrincado asunto", dice El Mundo.


El corazón sensible de Villalonga

Como puede verse, la apuesta de Villalonga en México ya daba señales de peligro cuando estalló en su retaguardia el escándalo de la compra de opciones accionarias en al bolsa española. Eso lo terminó de convencer de que era mejor adoptar una estrategia jurídica más conciliatoria. El artífice del vuelco fue José María Mas, quien en esos momentos asumió el control del caso. Mas es Secretario del Consejo en Telefónica, presidente de Antena 3 TV y abogado de la familia Villalonga. Su actitud dialogante permitió que se limaran algunos aspectos delicados de la negociación, como por ejemplo la renuncia por parte de Adriana Abascal a los derechos sobre las acciones de Televisa. Mas se ha reunido en varias ocasiones con Angoitia y ha dejado listo para la firma (a falta de flecos fiscales) el acuerdo que le permitirá a Abascal heredar el producto de la venta del 70 por ciento del yate Eco y tres lujosas mansiones. Naturalmente, dichos bienes, en virtud del documento firmado en julio de 1999, pasarán a formar parte del patrimonio de Villalonga.

Si bien parece haber sido exitosa, la intervención de Mas en la negociación es sorprendente en vista que los altos ejecutivos de Telefónica están sujetos a un estricto régimen de incompatibilidades. Tanto la cláusula 5ª del Contrato de Alta Dirección como el Estatuto de los Directivos establecen limitaciones a la contratación o a la prestación de servicios a empresas o particulares al margen de la compañía. Mas se encuentra en una situación delicada no sólo por su intervención habitual como abogado de Villalonga, sino también por su injustificable sistema de retribuciones. El directivo cobra 75 millones (más bonificaciones) como Secretario del Consejo y recibe además otros 40 millones (30 como sueldo más otros 10 millones como prima de consejo) desde Antena 3 TV. Por si todo esto resultara insuficiente, en su contrato figura una cláusula –vedada a los demás ejecutivos--:que lo habilita al cobro de tres años de indemnización aunque su salida de la compañía sea voluntaria.


Purgas y alta traición en Telefónica

El 26 de julio de este año Juan Villalonga presentó su dimisión como presidente de Telefónica. El Consejo de Administración la aceptó y, tal y como estaba pactado, procedió a nombrar por unanimidad a César Alierta como su sucesor. No obstante el escándalo de las opciones accionarias, el panorama judicial que confronta a Villalonga es inocuo. El 2 de agosto la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cerró el expediente por las operaciones financieras que lo llevaron a renunciar. El gobierno español se limitó a recordar el "carácter independiente" de la CNMV tras conocer la decisión del organismo el 2 de agosto. Fuentes de La Moncloa aseguraron que el gobierno no añadirá ningún otro comentario sobre esta cuestión.

Pero el cierre del expediente todavía podría deparar algunas sorpresas. Desde el oficialista Partido Popular (PP), el portavoz adjunto en el Congreso de los Diputados, Vicente Martínez Pujalte, intentó calmar las aguas al asegurar que la CNMV ejecutó "el mejor trabajo posible" en su investigación, si se tomaba en cuenta que operó con medios suficientes. Pero el portavoz parlamentario de Izquierda Unida (IU), Felipe Alcaraz, lamentó ayer la "pérdida de prestigio" de la CNMV y anunció que su partido seguirá defendiendo una investigación a fondo del caso.

Pero si la actitud del Estado español hacia Villalonga es ambigua, su sucesor en Telefónica evidenció en las últimas semanas una actitud mucho más unívoca. E implacable. Era evidente que el nuevo presidente de Telefónica, César Alierta, estaba decidido a imponer su autoridad desde el primer día de mando. Inmediatamente se concentró en Telefónica Media, filial de la operadora y la primera empresa de medios de comunicación del holding. No perdió tiempo: el 28 de julio, habría exigido al presidente de Telefónica Media, Manuel García-Durán, que se abstenga de tomar cualquier decisión sin su aprobación.

La advertencia respondía a las últimas y sorprendentes maniobras del propio García-Durán. A pesar de la dimisión de Juan Villalonga -su principal si no el único valedor en la operadora-, el ejecutivo había intentado dar un verdadero golpe de Estado durante la semana de transición. Al mismo tiempo que Villalonga presentaba su dimisión, Durán convocaba por sorpresa al Consejo de Administración de Telefónica Media con el único fin de que le otorgara poderes ejecutivos para poder firmar por sí sólo los contratos de la filial, según informaron varias fuentes periodistas. Para ello era preciso derrocar de la dirección a Juan José Nieto, consejero delegado de Antena 3 TV y de Telefónica Media, y el único alto cargo de ambas compañías con poderes ejecutivos. Fue sólo la ausencia de Nieto, quien contaba con la confianza de Alierta, lo que impidió la consumación del golpe.

A pesar de que Alierta afirma querer una "transición suave", apenas 10 días después de acceder a la presidencia decidió comenzar la reestructuración del propio Consejo dando entrada a Fernando Abril-Martorell y Luis Lada, que pasaron a ocupar las vacantes que dejan Villalonga y Luis Martín de Bustamante. Con Abril-Martorell se revaloriza la figura del Consejero Delegado que ocupó anteriormente Germán Ancoechea, con Cándido Velázquez como presidente. Ese esquema había sido barrido por Villalonga, quien prefería una dirección más presidencialista y vertical. Ha llamado la atención la premura con que Alierta decidió tomar las riendas de la primera compañía de España. Ciertamente no dudó al convocar un Consejo extraordinario para el 10 de agosto, sin esperar al Consejo ordinario de fin de mes, donde estaba previsto que se materializaran los primeros cambios de personal. La reunión del 10 duró apenas 20 minutos: la decisión ya había sido tomada de antemano en consulta con representantes de los principales accionistas (BBVA y La Caixa), que ya conocían los planes de Alierta, especialmente los concernientes al banco de Bilbao.

La imagen de una revolución de palacio dentro de Telefónica se refuerza si se analiza con más detalle quienes salieron perdiendo. Alierta no tuvo reparos en purgar a los dos altos cargos que más se habían comprometido con la gestión de Villalonga en su última etapa: el golpista fallido García-Durán, y el proto-espía Luis Martín de Bustamante, quien perdió su puesto como presidente de Telefónica Móviles. A este último le sustituirá en todos sus cargos Luis Lada, que tiene ante sí la difícil tarea de sacar en bolsa al holding mundial de Telefónica Móviles, operación prevista para el próximo mes de noviembre, en la que será la mayor colocación bursátil de la historia.


El precio de las purgas

Como en el caso de Villalonga, las salidas de García-Durán y Bustamante se produjeron de forma negociada y, por tanto, llevan aparejadas una indemnización. Esta será mucho mayor en el caso de Bustamante, quien además de acumular una antigüedad de más de 20 años, era el principal beneficiario, tras Villalonga, de los programas de stock options de la compañía. Sólo gracias al plan Rise, vencido el pasado mes de febrero, logró una ganancia de 212 millones de dólares. Además, era beneficiario de 51.980 opciones del plan Top, que vence en el 2003, y es titular de 47.794 acciones, con un valor de mercado de 33 millones.

Pero esas cifras son sólo una fracción del costo total que tuvieron las purgas de Alierta. .Telefónica ya acumula varias jornadas de pérdidas en bolsa, y se ha alejado del máximo histórico en su capitalización bursátil. En total, desde que Villalonga dejó la compañía el pasado 26 de julio, las acciones de la compañía han bajado casi un 11 por ciento. De tener un valor bursátil entonces de 2,63 billones de dólares, un mes después su capitalización había descendido 133.000 millones, y se situó finalmente en 2,5 billones. El incidente más dramático ocurrió hacia el 18 de agosto, cuando en sólo dos jornadas Telefónica perdió en bolsa casi todo lo ganado en más de 15 días, al calor de los cambios en la cúpula de la empresa. Hay que señalar que ese no era el único motivo. Un factor fue que la cotización de Telefónica se diluyó luego de que emitiera 214 millones de nuevas acciones este mes.


La conquista de Europa

Pero el motivo central por la baja bursátil se encontraba en el cambio estratégico lanzado por la nueva conducción de la compañía. Es decir, la reorientación hacia Europa. Por varios días, la cotización de la operadora española se había visto fuertemente castigada por la adjudicación en Alemania de una licencia de telefonía de tercera generación, denominada UMTS (Universal Mobile Telecommunications Services), que representará para Telefónica un desembolso de 233 millones de dólares. La caída se intensificó después de que la calificadora internacional de riesgos Standard & Poor's (S&P) colocara a Telefónica en "alerta negativa" ante la incertidumbre sobre cómo va a financiar la empresa la adquisición de la licencia.

S&P indicó que para mantener sus calificaciones actuales, Telefónica tendrá que financiar, puramente con los fondos que extraiga de la salida en bolsa de su división de celulares, todos los costos ligados a las licencias UMTS en Alemania y, eventualmente, en otros países europeos. Pero la calificadora no sólo puso a Telefónica bajo vigilancia, sino también a otras compañías que han sido adjudicatarias de las licencias en Alemania. Es el caso de KPN y Sonera y British Telecom. Solamente se salvaron las calificaciones de Deutsche Telekom y Vodafone.

En efecto, las cotizaciones de las otras compañías europeas ya estaban siendo fuertemente castigadas por los enormes precios que pagaban por las licencias de UMTS en Europa. En el mercado se perciben fuertes dudas sobre la viabilidad de los negocios de UMTS, debido a las grandes inversiones que tendrán que afrontar las empresas de celulares. Además de las costosísimas licencias, las operadoras se verán obligadas a solventar fuertes inversiones en infraestructuras y costosos gastos de marketing para atraer a los clientes..

Sin embargo, la cotización de Telefónica sufrió más que las otras por la que adjudicación de las licencias de telefonía móvil alemanas. La razón, según los analistas, es que mientras en las semanas pasadas las acciones de todas las telcos europeas ya habían retrocedido con fuerza ante la perspectiva de que obtuvieran alguna de las bandas de frecuencia de celulares alemanas, en la bolsa española no se creía posible que Telefónica se hiciera con una de estas licencias. Cuando esto sucedió, la baja posterior fue tanto mayor. Además, se cree que para Telefónica la apuesta es aun más riesgosa. "Telefónica juega con desventaja en Alemania frente a las otras empresas concesionarias, ya que no tiene ninguna inserción en ese país y tendrá que comenzar de cero", señala un analista de Link Securities. "Pero la operadora española no tenía más remedio que apostar por entrar en el mercado alemán de celulares para poder ser un player de primera línea en el Viejo Continente", agrega Glen Spencer Chapman, analista de Ibersecurities.

Hay que notar que Alemania no es el único objetivo de los flamantes directivos de Telefónica. La empresa también está negociando con la compañía franco-belga Suez Lyonaisse la constitución de un consorcio para optar a la concesión de licencias de telefonía móvil UMTS en Bélgica, según reveló el 17/8/00 el diario belga De Standaard. Según el rotativo, el consorcio entre Telefónica y Suez Lyonaisse estará dividido en un 40 por ciento para la compañía española y en un 60 para la empresa franco-belga. Completando el nuevo plan de juego de Telefónica, Terra Networks ya comenzó una ampliación de capital por valor de 2.200 millones de euros para hacer frente a la adquisición del portal norteamericano Lycos. Luis Lada, como nuevo jefe de la División Móvil de Telefónica de España, presentó el plan estratégico de la corporación para el sector, según informó el diario El País de Madrid.


Células revolucionarias

Lo que se ha denominado la "Guerra de la telefonía móvil en Europa" es solo el reflejo de la preponderancia que la tecnología inalámbrica en general, y los teléfonos celulares en particular, están adquiriendo a nivel mundial.

En Hong Kong, con una población de siete millones de personas, existen más teléfonos móviles por habitante que líneas fijas. Un 67 por ciento de sus habitantes cuenta con un teléfono móvil, con unos 4,6 millones en uso hasta julio, contra sólo 3,9 millones de aparatos tradicionales. En Italia también se vive un boom de lo que allí se denomina el "telefonino". Unos 38 millones de italianos los usan, y se espera que en el 2002 lo hagan 47 millones. Para el 2003, el 99% de la población italiana tendrá su propio teléfono celular. Además, se calcula un mercado de un millón de usuarios potenciales para el e-banking o m-banking (mobile banking). Estos podrían aumentar a 3.2 millones para el 2002. En ese sentido, los rumores de una alianza para m-banking entre el operador de Telecomunicaciones móviles Omnitel Pronto Italia SpA,y el Banco Intesa SpA fueron confirmados.

En Italia, como en Alemania, se ofrecieron licencias de UMTS

Se presentaron:

  1. Andala SpA, liderado por Hutchinson Whampoa Ltd. de Hong Kong,
  2. IPSE , conducido por Telefónica de España SA . IPSE's incluye entres sus miembros a la Fiat SpA, la Acea y más recientemente a la Banca di Roma .
  3. Sonera Corporation, de Finlandia, una compañía de gas y petróleo.
  4. Edison
  5. Ferrovie dello Stato

El desarrollo exponencial de la telefonía celular comienza a confluir con otros elementos de la "nueva economía". En particular, con Internet. La compañía finlandesa Nokia anunció que comenzará a distribuir un teléfono con funciones "similares al chat de Internet" a partir de este mes. Se espera que el nuevo teléfono Nokia-3310, que se situará dentro de la gama de precios económicos, ayudará a fortalecer la posición de la empresa como el mayor fabricante de teléfonos celulares del mundo. El mercado de la gama económica es fundamental para los fabricantes mundiales de teléfonos celulares, ya sea en términos de ganancias como de participación en el mercado, dado que este segmento representa el 60 por ciento de todos los teléfonos celulares vendidos en el mundo.

El 3310 será particularmente atractivo debido a que está dirigido a los jóvenes que ya utilizan con frecuencia el Servicio de Mensajes Breves (SMS, en inglés), que les permiten enviar mensajes de texto simples. El SMS se ha convertido en la tecnología de mensajería celular más utilizada del mercado, con miles de millones de mensajes que enviados en Europa cada mes. El 3310 simplifica el proceso deshaciéndose de los comandos actualmente necesarios para enviar un mensaje, lo que le permite al usuario escribir mensajes hasta tres veces más largos. La tecnología de este teléfono también le permite a varios usuarios participar de un mismo chat (conversación o charla) al mismo tiempo, casi como su equivalente en Internet. Estará disponible en Europa, África, y en Asia. El chat goza de enorme popularidad en Internet y se considera que el chat de teléfonos celulares también será un éxito.

En el mercado argentino, los avances en la telefonía móvil son más modestos pero igualmente importantes. Ya se está trabajando para posibilitar el uso de los celulares en la red de subtes de la Capital. El primero en entrar fue Movicom, pero ya se sumaron Unifón y Personal, que están instalando y ampliando la red de microceldas que posibilitan la captación de las señales en los túneles y estaciones.

Las tendencias corporativas del mercado celular son distintas en cada país. .En Estados Unidos, la fusión de las divisiones de wireless de BellSouth y SBC Communications podría crear la segunda mayor empresa de telefonía móvil de ese país. El 40 por ciento de la nueva empresa correspondería a BellSouth y el 60 a SBC. Por su parte, NTT DoCoMo, la más grande empresa japonesa de telefonía móvil, está también en discusiones con BellSouth y SBC para hacer una inversión minoritaria en el nuevo emprendimiento wireless. En España, el gobierno anunció que tomaría en breve medidas concretas para liberalizar el mercado de la telefonía celular y posibilitar un amplio desarrollo del mismo. La medida sería consonante con la política de telecomunicaciones de José María Aznar (baja de tarifas telefónicas, etc.) que apuesta al impulso de ese sector en el marco de la liberalización del y a la promoción de la sociedad de la información y el comercio electrónico.


Células espías

¿Sabía usted que cada vez que un teléfono celular se activa, sea para llamar o recibir, se conecta a la torre repetidora más próxima, y que al desplazarse enlaza con la siguiente? Ese pequeño dato, que a primera vista parece un mero detalle técnico, significa que en la compañía operadora quedan archivados no sólo los números a los que llamó o desde los que fue llamado, sino también la hora y duración de esa conversación, y el lugar donde se hallaba usted mientras tenía el móvil encendido, con un margen de error de tan solo unos 100 metros cuadrados. Sucede algo parecido que con el GPS, el sistema de posicionamiento global para navegantes, ya que cuando el usuario pide posición, ésta es reconocida y registrada por el satélite. Según algunas versiones, incluso existen sofisticados equipos que permiten activar el celular estando este apagado por el usuario y utilizarlo como un micrófono transmisor de cuanto capta. Por tal motivo, se dice, conviene quitarle la batería cuando no se usa, ya que esto evita la maniobra. Pero los casos que tratamos aquí involucran nada más que un uso local y sencillo del celular.

Uno de los casos más famosos de intercepción de un teléfono celular fue el que le resultó fatal al líder terrorista kurdo Abdullah Ocalan. Después de vivir 15 años en la clandestinidad, huyendo de país en país, a finales de los 90 Ocalan pasó brevemente por Moscú, Italia y Grecia antes de huir a principios de 1999 a Kenia. Allí se refugió en la embajada de Grecia. No pudo haber elegido peor lugar. Resulta que en agosto de 1998 se había producido el brutal atentado a la embajada norteamericana en Nairobi. Por eso se calcula que unos 100 agentes americanos, la mayoría de la CIA y algunos del FBI, se encontraban allí trabajando en la investigación.

Fue durante las tareas rutinarias de vigilancia del equipo de intercepción de telefonía celular que surgió la sospecha por ciertas llamadas desde uno de estos teléfonos. Surgen pronto las pistas que llevan a ubicar la identidad del sujeto, y por su forma de hablar, idiomas y ciertos dichos se piensa en Ocalan. Ubicados los lugares desde donde activa el celular, se procedió a vigilar la zona y se le tomaron fotos paseando en el jardín de la embajada Griega en Nairobi, "hablando por su celular". "I don´t believe it", habría dicho uno de los agentes americanos, que no salía de su asombro ante tanta torpeza, que le costaría muy caro al líder kurdo, hoy sentenciado a muerte en Turquía.


Células mafiosas

No obstante estos éxitos por las fuerzas de seguridad, en general el sector que más parece haberse beneficiado con esta nueva tecnología ha sido el crimen organizado, especialmente a causa de la globalidad y complejidad de los sistemas de telecomunicación.

El rastreo es extremadamente difícil. Para dar un ejemplo, una táctica podría involucrar una comunicación que se inicia vía e-mail en Montevideo, llega a Buenos Aires donde se la levanta en un cyber-café y se la reenvía a Budapest. Allí se transmite automáticamente a la pantalla de un celular local y de este se envía el mensaje hablado a un teléfono de línea, que a su vez lo retransmite a un teléfono satelital en Innsbruck (Austria) y de este a uno de línea fija en Denver.

Las dificultades técnicas y de legislación son enormes. En el caso de la red Iridium, la red mundial de telefonía móvil, solo puede ser monitoreada por los mas sofisticados sistemas de intercepción de varios países, entre los cuales curiosamente nunca se incluye a Rusia y China. Los teléfonos satelitales de la red Iridium, que cuestan unos 1.200 dólares y se venden en Estados Unidos y Europa, operan gracias a 66 satélites en órbita a baja cota y permiten comunicarse desde cualquier lugar del globo usando el mismo número.

Otro uso criminal para la telefonía celular es el denominado "fraude celular", que tiene muchas aristas. Una de ellas que causa estragos en Brasil es la denominada clonación de teléfonos. Según la Asociación de la Industria de Telecomunicaciones Celulares –CTIA, con sede en Washington DC-- las perdidas en concepto de fraudes con celulares crecen a casi un 40 por ciento anual. En esencia, se trata de dos delitos separados: a) el fraude en la suscripción y b) la duplicación (o clonación) de teléfonos. En ambos casos se ataca principalmente las llamadas de larga distancia internacional. La primera maniobra consiste en obtener el servicio del teléfono celular utilizando documentos falsos, para duplicar tarjetas de crédito en base a los datos fehacientes. Pero es aun más grave y extendido el problema de los "clones". Se duplican los códigos distintivos de un teléfono celular cualquiera, y se reproducen en otro, que a partir de ese momento empieza a funcionar con cargo del propietario del aparato original. Los delincuentes logran esto utilizando con scanners que se consiguen en el mercado ilícito internacional por unos 1.000 dólares.    volver


Vigilar y castigar

El FBI ha comenzado a intensificar su observación sobre las fusiones y ventas que involucran a compañías extranjeras y empresas americanas. La agencia esta preocupada por el fácil acceso a las networks, a la información de negocios y a los secretos de comercio (trade secrets), según informó en agosto el Wall Street Journal. En particular, el FBI habría tenido bajo la lupa la operación de la empresa canadiense TMI Communications Inc.. para vender sus servicios de telefonía satelital (satellite-phone) a suscriptores norteamericanos. Habrían estado especialmente preocupados por la posibilidad de que el punto nodal --es decir, el centro de call-switching-- de las llamadas norteamericanas hechas mediante TMI se encontrara en Canadá. Por motivos de seguridad y de facturación, esa eventualidad era inaceptable. Al negociar su entrada en Estados Unidos, la TMI tuvo que acordar instalar la estación de call-switching en Nueva Inglaterra. Como se ve, Estados Unidos está muy consciente que ser una "nación digital" no es una panacea, sino que encierra sus propios peligros y desafíos.    volver


(·) Juan Guillermo Cerdá es Sociólogo, analista y consultor internacional

Ha trabajado en Ernst & Young Consulting en Argentina, USA y Ecuador.

Estuvo a cargo del Departamento de Investigacion de la Revista Target Internacional. Es autor de numerosos surveys, entre ellos uno dedicado a Telecomunicaciones publicado en 1995 por Target y otro referido al Rol de los Entes Reguladores, publicado por "A Fondo" . Ha publicado entrevistas a destacadas personalidades como Francis Fukuyama, el Gral.Norman Swarzkopft, Jeffrey Sachs (Economista),Gary Becker (Premio Nobel de Economía), Jim Clark (creador de Netscape),el Sociologo Alain Touraine. Es conferencista en diversos ambitos locales e internacionales (UIA,Feria del Libro, CARI, Centro Recoleta, Ciespal (Ecuador), UADE, IIR, etc. Fue pionero en la difusión de Internet en Argentina desde 1995. En ese año publicó una columna titulada: "Hackers y Ciberwarriors". Es Director del FUSI (Future Scenarios Institute). Ha sido docente universitario (UBA-UNLZA) y capacitador en diversos institutos privados. Publica habitualmente en periódicos y medios de Argentina y participa como columnista en medios radiales.    volver