ENCUESTA DE OPINION

¿A su juicio, el electorado se equivocó al elegir a Fernando De la Rúa como presidente de la Nación?

El 67.43% de los consultados para esta medición, realizada en Ciudad de Buenos Aires, cree que efectivamente el electorado se equivocó al votar a Fernando De la Rúa como presidente de la Nación.

En contraposición, un 31.43% de los encuestados cree que la decisión no fue equivocada, al tiempo que un escaso 1.14% no contestó a la pregunta.

La percepción de los encuestados que se inclinaron por el , es relativamente homogénea entre hombres (69.81%) y mujeres (65.45%).

En realidad podría pensarse que el caudal reunido por el (67.43%) es un porcentaje muy abultado, aunque debería considerarse que De la Rúa obtuvo en la Ciudad de Buenos Aires un 54.15% de las voluntades electorales, con lo cual el 45.85% que no votó por él en 1999 ya lo consideraba, a esa altura, una decisión desacertada.

 

Opciones

Masculino

Femenino

Total

69.81

65.45

67.43

No

29.56

32.98

31.43

Ns/Nc

0.63

1.57

1.14

Total

100%

100%

100%

 

Pero las respuestas actuales de los encuestados no exhiben alineación directa con la decisión que cada uno de ellos tomara oportunamente.

Veamos:

Cree que el electorado se equivocó el 60.24% de los que dicen haber votado por De la Rúa (54.76% de varones y 63.04% de mujeres), así como el 77% de los declarados votantes de Duhalde (81.8% de los hombres y 73% de las mujeres), y el 64.29 de los que aseguran haber votado por Cavallo (75% de los hombres y 56.3% de las mujeres).

También cree que el electorado se equivocó un 75% de los votantes de Altamira (Partido Obrero), un 80% de los votantes de Patricia Walsh (Izquierda Unida), un 75% de los sufragantes por Lía Méndez (Partido Humanista) y un 73% de las personas que no votaron, que se pueden desagregar en un 78% de hombres y un 70% de mujeres.

De tal modo, el núcleo de 31.43% de consultados que creen que votar a De la Rúa no constituyó un error del electorado está constituido por segmentos de todas las fuerzas políticas aquí consideradas.

No obstante, el dato que "horada la piedra" es el 60% de sus propios votantes que estiman a la actitud general como un error. El hecho de que alguna porcentualidad de votantes de otras fuerzas políticas no considere la situación como un equívoco, no atempera el "efecto electoral dispersor" que probablemente genere la opinión frustrante de sus propios votantes.

volver