La delgada línea entre la xenofobia y la

INMIGRACIÓN

Por José Manolo Iñaki Cifuentes (corresponsal en Europa)


Los países de Europa Occidental se encuentran frente a su mayor desafío: qué hacer y cómo tratar con las nuevas y masivas olas de inmigración. Prosperidad económica, crecimiento sostenido, gente que busca una salida a la miseria y el notable aumento del racismo son temas relacionados y de vital importancia para el Viejo Continente.

El número de inmigrantes que llegaron a los países miembros de la Unión Europea en el 2000 ha sido de 816.000, casi 100 mil personas más que el año anterior. La mayoría procede de la región de los Balcanes, del Africa subsahariana (Sierra Leona, Ghana y Nigeria) Turquía y Magreb.

Las estimaciones indican que cerca de tres millones de personas viven en forma irregular en el Viejo continente y se distribuyen de la siguiente manera: 500 mil residen en Francia, donde hay un inmigrante cada 1000 habitantes; 300 mil en España con igual proporción y 235 mil en Italia, donde existen 3 extranjeros cada 1000 ciudadanos.


La ONU advirtió a Europa, que deberá recibir unos 44 millones de inmigrantes en los próximos 50 años para mantener el crecimiento económico y para garantizar el sistema de pensiones.

Pero el miedo a lo desconocido, o en realidad, el temor a quedarse sin empleo, la inseguridad, las nuevas culturas, idiomas y razas, genera en la población rechazo y en los peores casos, agresión contra el extranjero. Diversas encuestas muestran que al menos el 33 por ciento de los europeos se consideran "muy racistas". Las numerosas manifestaciones neonazis, o del tradicional proletariado comunista que teme perder sus empleos y que facilitó el ascenso de Le Penn en Francia, así como el acceso de Jörg Haider en Austria y los partidos políticos que gobiernan actualmente Europa son ejemplos de un viraje de la sociedad socialdemócrata hacia una derecha moderada que quiere defender la segura eficiencia de la fortaleza europea. Fortaleza que pasa por los fondos de pensión, el trabajo asegurado y un retiro sistemáticamente dignificado y homogeneizado por la vigencia de una moneda única. Según el Observatorio Europeo de Racismo y la Xenofobia, aumentan cada año los casos de violencia racial, discriminación y delitos de grupos neonazis en todos los países de la UE. Se suma a ello el reverdecer de un lumpenproletariado impregnado del venenoso espíritu de las barras bravas.
Una especie de informal máquina de guerra itinerante que resulta funcional al darwinismo invertido de las clases bajas aculturalizadas, fóbicas a los pasaportes extracomunitarios.

País por país, el tablero es el siguiente:

 

Se detallan:

Alemania
Austria
Holanda
Luxemburgo
Reino Unido
Irlanda
Italia
España
Portugal
Francia
Belgica

Tambien puede clickear sobre cada pais mencionado, en el mapa !

La delgada línea entre los nacimientos y las defunciones

Los países desarrollados, industrializados, tecnificados, del primer mundo, afrontan una crisis demográfica en donde la pirámide que mide la cantidad de personas por edad, está cerca de derrumbarse, porque carece de cimientos que la sostengan. La longevidad está garantizada en virtud de la próspera situación económica por la que atraviesan los países de Europa Occidental, sin embargo, la cantidad de nacimientos es inferior o igual al número de personas que fallecen. España, es el caso testigo.

La natalidad de los inmigrantes está evitando desde hace dos años que haya más muertes que nacimientos en España, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En 1998 se inscribieron 364.427 bebés de padres españoles, mientras que el número de fallecimientos ascendió a 357.950.
Los 20.054 hijos de padres extranjeros, principalmente mujeres magrebíes y latinoamericanas, aseguraron un superávit de 6.477 personas y evitaron que España entrase en lo que los demógrafos califican como crecimiento negativo. Este fenómeno, según las fuentes consultadas, se agudizó durante 1999.
Las cifras oficiales de población correspondientes a 1999 corroboran este hecho y lo acentúan, según fuentes del Instituto Nacional de Estadística que confirman también que los españoles son 40 millones, aunque nueve comunidades autónomas presentan tasas negativas en su relación entre nacimientos y defunciones.
Se trata de autonomías donde la presencia de inmigrantes resulta irrelevante: Galicia, Castilla y León, Asturias, Aragón, País Vasco, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura y La Rioja.
Las españolas mantienen el récord mundial de baja natalidad, con un promedio de 1,2 hijos por mujer. Los datos de 1999 apuntan un leve repunte que los expertos se apresuran a matizar: se trata de la llegada a la edad fértil de una generación más numerosa de mujeres; no de un cambio de tendencia. La última encuesta de fecundidad elaborada por el INE en 1999, entre mujeres de 15 a 49 años, revela que la mayoría (el 50,10%) no tiene intención de procrear.
Esta actitud, decisivamente influida, según los expertos, por el alto índice de paro femenino (el 57% del total), la precariedad de los empleos temporales y el cada vez más elevado nivel cultural de las mujeres -inversamente proporcional a la proliferación de familias numerosas- auguran un futuro marcado por el crecimiento cero. En este contexto, los expertos coinciden en que el decrecimiento se está equilibrando gracias a los hijos de los inmigrantes.
Los últimos datos de la Encuesta de Fecundidad revelan que un 47% de las españolas no tiene hijos; en cambio, un 42% de las mujeres de América Central y del Sur tiene dos, y más del 30% de las africanas tiene tres o más.

La fortaleza europea apunta a ser demográficamente interracial.

 

volver

INFORME DESCRIPTIVO

Italia: 3 inmigrantes por cada 1.000 habitantes.
En estos momentos Italia fija un cupo anual variable
(en torno a 60.000 personas el último) de trabajadores extracomunitarios que son admitidos en el país. Un decreto de 1999 permite obtener la residencia permanente a los inmigrantes con más de cinco años de residencia legal en el país. En cuanto a los irregulares, la ley prevé la reclusión de estas personas en un centro de acogida donde permanecen hasta ser identificados y una vez establecida su nacionalidad se les repatría. Cuando esto no es posible, quedan en libertad.sigue en ->
El Gobierno de centro-izquierda concedió en 1999 una regularización extraordinaria que permitió a más de 200.000 inmigrantes obtener el permiso de residencia legal. Tuvieron que presentar una oferta de trabajo y demostrar su presencia en Italia con anterioridad a la promulgación de la ley. La cifra de inmigrantes irregulares supera las 300.000 personas.
En el año 2000, el numero de inmigrantes que fijó en Italia su residencia aumentó en un 13,8%, y en un 23% en lo que se refiere sólo a menores de edad. En la actualidad, los extracomunitarios que viven en este país son 1.270.000 respecto a los 800.000 de hace 10 años.volver al mapamapa...
Irlanda: 6 inmigrantes por cada 1.000 habitantes
Los inmigrantes tienen derecho a traer sus familias. La mitad del crecimiento demográfico en Irlanda se debe a ellos.volver al mapamapa...
Holanda: 3 inmigrantes por cada 1.000 habitantes
De su crecimiento demográfico, la mitad es debida a los nacimientos de niños inmigrantes.
El Gobierno prevé conceder un permiso de residencia de tres años que sería indefinido posteriormente.volver al mapamapa...
Bélgica: 20 inmigrantes por cada 1.000 habitantes.
No existen cifras oficiales sobre el número exacto de inmigrantes y refugiados que viven en Bélgica en situación irregular, pero se calcula que puede haber entre 50.000 y 75.000 personas. En los últimos tiempos la mayoría de los inmigrantes que llegan proceden de Ucrania y de países centroeuropeos como Eslovenia y Eslovaquia.
Hasta la llegada hace un año y medio del Gobierno liberal de Guy Verhofstadt, Bélgica fue uno de los países comunitarios donde con más saña se ha perseguido a los irregulares con encarcelamientos, tácticas agresivas y deportaciones.
La Ley de Extranjería aprobada en diciembre de 1999 permitió a varios miles de inmigrantes y a sus familias obtener permiso de residencia tras demostrar que vivían en el país al menos durante seis años antes de la fecha límite del 1 de octubre de 1999 (cinco si tenían hijos en edad escolar).
En el año 2000, la inmigración ilegal creció un 60% con respecto a 1999 según cálculos de la policía belga, pese al aumento de los controles en las fronteras y la campaña policial contra las mafias especializadas en inmigración clandestina.volver al mapamapa...
Alemania: más de 7 millones de inmigrantes, 24 por cada 1.000 habitantes
En el 2000 entró en vigor la ley de doble nacionalidad. Dos mujeres turcas dieron a luz el primer día de enero del 2000 y se beneficiaran de esta ley aprobada por el Parlamento alemán en 1999. Esta nueva oleada legislativa trata de promover la integración de la segunda y tercera generación de inmigrantes.
El número de violentos de ideología ultra aumenta cada año; hay casi 9.000 personas fichadas como ultras peligrosos, en su mayoría procedentes de la antigua Alemania oriental. Uno de cada cuatro jóvenes es declaradamente racista y evita el contacto con los inmigrantes.volver al mapamapa...
Francia: 1 inmigrante por cada 1.000 habitantes
En 1999 Francia regularizó a casi un 70% de los inmigrantes que pidieron documentación. Fue el resultado de la lucha de los sin papeles, que hizo tambalearse a la derecha. Los irregulares no han sido expulsados, al menos de manera organizada y masiva, pero su situación es precaria. Entre 1991 y 1997 se recurrió a las expulsiones, a veces a través de vuelos charter, pero en la actualidad esa es una práctica abandonada.
No se han previsto disposiciones legales para asegurar la educación de los hijos de refugiados aunque sí han disminuido las trabas para conseguir la reagrupación familiar. Durante 2000 se han sucedido agresiones a magrebíes y problemas en la educación infantil por el uso de velos islámicos en clase, particularmente en ciudades de frontera interracial como Marsella, el enclave favorito de Gastón Deferre.volver al mapamapa...
España: 1 inmigrante por cada 1.000 habitantes
Los inmigrantes trabajan en su mayoría en economías sumergidas. Se les paga menos, trabajan en peores condiciones, recibiendo menos del sueldo mínimo exigido por ley. En muchos casos carecen de vivienda digna.
España es uno de los países de la Unión Europea con más inmigrantes irregulares, la mayor parte de ellos procedentes del norte de Africa y de América Latina.volver al mapamapa...
Portugal: 1 inmigrante por cada 1.000 habitantes
Las autoridades no han previsto disposiciones legales para asegurar la educación de los hijos de refugiados. Los inmigrantes trabajan en su mayoría en economías sumergidas. Se les paga menos, trabajan en peores condiciones, recibiendo menos del sueldo mínimo exigido por ley. En muchos casos carecen de vivienda digna y viven hacinados o en asentamientos precarios.volver al mapamapa...
Austria: 1 inmigrante por cada 1.000 habitantes
El discurso xenófobo de Jörg Haider llevó a su partido de derecha (FPÖ) al gobierno del país en febrero de 2000. Pese a ello, el informe de los tres enviados que se desplazaron a Austria por mandato de la UE para analizar los efectos del cambio de Gobierno en la defensa de los derechos humanos y en la situación de los extranjeros concluyó que el nuevo Ejecutivo estaba siendo fiel a la legislación vigente sobre extranjería.
Cada año, una orden administrativa establece cuotas para la admisión de ciudadanos de terceros países (no residentes en la UE).
La disposición administrativa del año 2000 limita a un máximo de 7.860 el número de permisos de asentamiento, que se distribuyen entre los diferentes Estados federados. La Ley austríaca otorga a los extranjeros residentes en Austria un derecho a la reunificación familiar. Sin embargo las personas que desean unirse con sus familiares están sometidos al régimen de cuotas fijadas por la orden administrativa de asentamiento. Pese a todo, en Viena –la capital de un imperio bicéfalo devenida provincial- siguen registrándose denuncias por episodios de racismo que afectan principalmente a los africanos.volver al mapamapa...
Reino Unido: 2 inmigrantes por cada 1.000 habitantes.
Un 10% de los inmigrantes son devueltos a sus países de origen porque su solicitud de asilo se debía a la falta de empleo en su lugar de origen.
En marzo del 2000, el Gobierno anunció que expulsaba a los refugiados que exploten a sus hijos para la mendicidad porque no necesitan ejercerla gracias a las ayudas sociales que les concede el Estado.
Éstas son para conseguir trabajo y vivienda. Además, ofrece clases de inglés a los inmigrantes que las soliciten. Y básicamente una fuerte política de inserción cultural.
El Gobierno regularizó en el año 2000 a 30.000 refugiados y demandantes de asilo llegados antes de 1995, censados en 70.000. No se ha regularizado a los inmigrantes ilegales económicos, que son 50.000.volver al mapamapa...
Luxemburgo: 114 inmigrantes por cada 1.000 habitantes
Los refugiados no tienen derecho a traerse a su familia, al revés que en Bélgica e Irlanda.
Cuenta con un estricto control fronterizo para evitar a las entradas clandestinas pese a que el 70% de su crecimiento demográfico es producto de la importación masiva de inmigrantes.volver al mapamapa...