anterior
LAS VENTAS DE ARMAS DURANTE EL GOBIERNO DE MENEM
.

Las exportaciones fueron ordenadas durante el periodo 1989 – 1995.

Se autorizaron ventas de armamentos con destino final a Pakistán (1), Panamá (2), Bolivia (1), Sri Lanka (1) Venezuela. (1) desde 1989 a 1995,

Pakistán, decreto 1199/89 por (U$S 1.627.590)

Panamá, decreto 1697/91 por (U$S 15,878.500) y 2283/91 por (U$S 332.584, 79)

Bolivia. decreto 1633/92 por (U$S 51.603.061,85),

Sri Lanka, decreto 47/93 por (U$S 10.900.000)

Venezuela, decreto 103/95 por (U$S 33.142.800)

TOTAL GENERAL: U$S 113.484.536,06

Antes de comenzar con el análisis de estas normas señalemos que en 1991 los EEUU vendieron armamento a Panamá a través del sistema Direct Comercial Sales (DCS) por U$S 644.000 y por el régimen de Foreign Military Sales (FMS) por U$S 2.217.000. En 1990 lo hicieron por un total de U$S 5.287.000. Las entregas totalizaron durante el periodo 1990/99 los U$S 18.015.000.

Venezuela los adquirió de ese país en 1995 medios bélicos por U$S 14.963.000.

Por el decreto 1199/89 el entonces presidente Menem autoriza a FM a exportar a COMMERCE INTERNATIONAL GROUP LTD, sin domicilio, con destino final Pakistán y por un valor de U$S 1.627.590; 68.100 espoletas para morteros de 81 y 120 mm. Se señala que el precio "incluye una comisión del 10% a girar al exterior". Se indica que FM debe presentar a la Aduana, el "valor de la operación y monto de la comisión"

Por el decreto 1697/91 se autoriza a FM a exportar a DEBROL SA INTERNATIONAL TRADE, sin domicilio, con destino final las Fuerzas Armadas y de Seguridad de Panamá, 20.000 pistolas, 8.500 pistolas ametralladoras, 19.200 fusiles FAL, FAP, FSL; 122.000 cargadores, 5.500 bayonetas, 18.000.000 millones de cartuchos y 5.500 cascos. No se fija valor de cada ítem. La exportación se debía efectuarse bajo condición FOB aduana de salida.

Por el decreto 2283/91 se autorizó nuevamente a FM a exportar a DEBROL INTERNATIONAL TRADE, sin domicilio, con destino final igual al anterior; 24.000.000 de cartuchos para armas livianas, 2.300 pistolas, 25.875 fusiles. 28.750 bayonetas 148 morteros de 81 y 120 mm y 23,759 tiros para dichas armas, 3.500 minas terrestres antipersonal y 2.300 minas antitanque, 805 cohetes "Pampero" calibre 105 tierra-tierra, 23.000 ametralladoras PAM, 200 misiles antitanque. El monto se fijó en la suma de U$S 28.892.716, en condición FOB República Argentina.

Por decreto 1633/92 se autoriza a FM a exportar para consumo a la CORPORACIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS PARA EL DESARROLLO NACIONAL DE BOLIVIA con destino final Bolivia. Los envíos son básicamente; 6.500 pistolas y ametralladoras, 7.500 fusiles, 8.000 bayonetas. 10.050 "kit" para potenciación de fusiles FAL, 5.000 cuchillos de monte, 1.000 escopetas 12/70, 6.823.800 cartuchos, 5.000 cohetes "Pampero" de 105 mm.

La exportación incluyó, 10 lanzadores de 16 bocas para cohetes del mencionado tipo, 4000 minas antipersonal y antitanques, 271.000 granadas, 2000 tiros de cañón 155, 18 cañones CITER, 2.700 tiros de mortero 120 mm, 45.000 granadas con disuasivos químicos, 60 morteros de 120 mm, 300 disparadores lasérgicos por valor total de U$S 51.603.061,85. La operación se efectuó bajo condición FOB, La Quiaca

Por decreto 47/93 se autoriza a la FUERZA AÉREA ARGENTINA a exportar a su homónima de Sri Lanka, con destino a Sri Lanka; 4 aviones Pucara I-A 58 y repuestos por valor de U$S 10.900.000 en condición FOB aduana de salida.

Por decreto 103/95 se autoriza a FM a exportar a la firma HAYTON TRADE SA, sin domicilio, con destino final las FUERZAS ARMADAS Y DE SEGURIDAD DE VENEZUELA, principalmente, 18 cañones CAL de 155 mm, con sus respectivos "kit" de repuestos, 30.000 proyectiles CAL de 105 mm y 15 tiros completos de CAL de 155 mm, 60.000 kilos de pólvora y 40.000 de TNT, 38.040.000 cartuchos para armas livianas de distinto calibre. El total de la operación esta valuada en U$S 33.142.800 en condición FOB Argentina.

 

OBSERVACIONES

En todos los casos interviene la Comisión tripartita creada por Alfonsin, pero en 1992 por decreto 603/92 se extiende su participación al material "sensitivo". Se constata el cumplimiento de las normas del decreto 333/85 por lo que la técnica legislativa empleada es correcta. Hay homogeneidad en la definición de la transacción situación que los entronca con una estructura formal de los textos legales de tipo "marco"

Se detecta la falta de referencia y la consecuente omisión de giro de la norma para conocimiento del Congreso de la Nación de los decretos cuyo monto superaba los 30.000 pesos oro. No obstante no hubo reproche legislativo.

Por lo que se desprende hasta ahora de la instrucción no se agregó a los expedientes de los proyectos de decreto antecedentes comerciales y bancarios de las empresas a las cuales se vendía el armamento y tampoco balances, integración del directorio, estatuto societario, siendo atribuibles tales omisiones a los ministros refrendantes y a los responsables de los servicios jurídicos. La falta de tales documentos es probable que se haya dado también en los decretos que firmó Alfonsin.

No se establecen cotizaciones por ítem en tanto la ausencia de domicilio de adquirentes denota el incumplimiento de requerimientos legales.

El decreto 2283/91 de venta de armamento a Panamá comprende minas terrestres antipersonal y antitanque en oposición a Protocolo II de la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales firmado en Ginebra en 1980.

Como en el caso de los decretos firmados por Alfonsin (armas incendiarias, NAPALM) la responsabilidad política por ésta inclusión le cabe a la Comisión creada por el decreto 1097/85, reformado por el decreto 602/92, especialmente del Ministerio de RR.EE. por no advertir de tal circunstancia antes de elevar los proyectos respectivos.

Como en el caso de los decretos de Alfonsín en todos se establece la cláusula del beneficio de reembolsos de las operaciones

siguiente