anterior
NORMAS INTERNACIONALES SOBRE COMERCIO DE ARMAS

No existen datos confiables oficiales sobre el tráfico de armas a nivel mundial. Los EEUU realizaron ventas en el periodo 1990/99 bajo el rubro "clasificado" y a través de empresas privadas por un monto de U$S 8.719.957.000.

Las normas internacionales se adscriben a la denominación de "soft law", toda vez que carecen de disposiciones coactivas para obligar a su cumplimiento.

Se destaca esta característica en la Resolución de la UN de 1991, denominada Transparencia en el Dominio de los Armamentos, que creó un Registro de Armas Clásicas no compulsivo.

En la misma se estableció solicitar cada año a los estados miembros datos sobre exportaciones e importaciones concernientes a las siete categorías de armamentos: a) tanques de determinado porte y capacidad de fuego y con calibre de hasta 75 mm, b)vehículos blindados de combate con armamento de por lo menos 12,5 mm o un lanzador de misiles, c) sistemas de artillería de 100 mm o más, aviones de combate y de entrenamiento si pueden ser convertidos como aparatos de ataque. , d) helicópteros de ataque equipados con instrumentos de guerra electrónica, e) barcos de guerra de hasta 750 toneladas y con tonelaje menor si poseen misiles y torpedos de un alcance de por lo menos 25 Km. f) misiles y lanzadores de misiles capaces de transportar ojivas con capacidad de destrucción de por lo menos 25 Km. g) dispositivos telepiloteados de las mismas características. No se incluyen misiles tierra-aire.

En virtud de ella Eslovaquia comunicó en 1995 haber exportado a Ecuador 6 lanzadores múltiples de cohetes.

La Argentina informó en 1993 haber exportado cuatro aviones de combate Pucará de entrenamiento avanzado a Sri Lanka y en 1996 haber enviado a Venezuela en 1995, 18 "sistemas de artillería de largo alcance" describiéndolos como "armas de 105 mm (reacondicionadas)" indicando que la operación se efectuó "de acuerdo con el decreto 103/95"

En 1994 y 1995 Croacia comunicó por Notas Verbales no haber importado ni exportado armamento del tipo referido antes. Durante el presente año el canciller croata, Tonino Picuta, puso de manifiesto en un viaje realizado a nuestro país la falacia de aquella comunicación cuando opinó que la comunidad internacional le había impuesto a su nación un "embargo injusto" y que "tuvo que conseguir las armas de diversas maneras para poder sobrevivir". En el informe de 1999 referido a 1997 subrayó que poseía armamento en las cantidades que toleraba el Acuerdo de Paz de Dayton sobre Bosnia y Hezergovina.

Panamá notificó que en 1994 que no había recibido ningún tipo de armamento como los indicados en el registro.

Cabe señalar que el carácter no obligatorio del mencionado Registro así como las discordancias sobre imprecisiones sobre los artículos transferidos, fecha y características del material y los desacuerdos sobre la reducción del calibre de la artillería a 75 mmm, la distinción entre misiles y lanzadores, la inclusión de misiles tierra – aire y la reducción de su alcance de 25 a 10 Km así como las diferencias en torno de la reducción del tonelaje de los navíos de 750 a 400 toneladas métricas, revelan disimilitud de criterios en su aplicación, que su valor es meramente referencial y la carencia de penalizaciones por incumplimiento o fraude en la información.

Del documento preparado en 1997 bajo la responsabilidad del consejero argentino en Bruselas, Rafael M. Grossi, se deduce un promedio de 93 países informantes entre 1992 y agosto de 1997.

El secretario general de las UN, Kofi Annan, en un informe brindado en 1998 a raíz de las significativas violaciones a los embargos de armas a países africanos en conflicto, recomendó a los estados miembros dictar normas que sancionen los quebrantamientos a las Resoluciones sobre embargos emitidas por el organismo y que los incluyan como delitos en su legislación interna. Similar decisión adoptó la 194 Conferencia Interparlamentaria realizada en Yakarta en octubre del año 2000, por 834 votos contra 245 y 159 abstenciones

La Subcomisión sobre Prevención de la Discriminación de Minorías de la UN, señaló en 1996 que la producción venta y empleo de armas de destrucción masiva es incompatible con los derechos humanos y las leyes humanitarias y requirió al secretario general colectar información sobre el uso de armas químicas, uranio depreciado, bombas incendiarias con explosión aérea, napalm y armas biológicas.

Aconsejó a los estados prohibir la producción, comercialización y empleo de armas de destrucción masiva y urgió a los faltantes a ratificar la Convención y el Protocolo y eliminar las políticas destinadas a producir las armas detalladas en el Registro. Recordó las Resoluciones de los años 1987/88 y 92, cuyas fuentes son la Declaración Universal sobre Derechos Humanos, las Convenciones de Ginebra y el Protocolo de 1949.

También en 1996 se alcanzó el acuerdo de Wassenaar sobre control de exportaciones de armas convencionales y sobre doble uso de bienes y tecnologías. Se trata de un instrumento que instituye un régimen voluntario de intercambio de información sobre la materia. De los 33 países participantes la Argentina fue el único latinoamericano presente.

En 1997 se firmó la "Convención Interamericana Contra la Fabricación Ilícita y el Tráfico de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Otros materiales" como reflejo del incremento y vinculación de estas actividades con el tráfico de drogas, terrorismo, el crimen organizado internacional, el aumento de los mercenarios y de otras actividades criminales.

Se alude el tratamiento de estos tópicos en la Cumbre de las Américas, realizada en Miami en 1994. Se establece en el artículo IV que "las partes que no lo hayan hecho adoptarán medidas legislativas o de otra especie para establecer como ofensas criminales bajo la ley del país la manufactura y tráfico ilícito de armas de fuego, municiones y explosivos y otros materiales relacionados" comprometiéndose los estados a incluir estos delitos entre las materias extraditables.

En junio de 1998 la Unión Europea aprobó un Código de Conducta para las transferencias ilícitas de Armas por el cual los estados miembros se comprometen a no conceder autorizaciones de exportación cuando la conducta de los países receptores no este de acuerdo con los derechos humanos, la estabilidad regional, el desarrollo sostenible y el respeto por el derecho internacional.

Posteriormente se incluyó la conveniencia de "una acción conjunta " con "fuerza obligatoria" y la creación de un mecanismo por el cual los estados debe notificar a los demás miembros de la Unión toda decisión de no exportación. Sin embargo no se prevé un grado de transparencia publica ni parlamentaria para tales exportaciones.

LOS EMBARGOS DE ARMAS

Se ha demostrado que la declaración de embargos de material bélico no ha contribuido a presionar a las partes a negociar acuerdos de paz o a detener la capacidad militar de los movimientos rebeldes. "Liberia, Ruanda y Somalia, son muestras de su inutilidad para contener el hambre, el genocidio y la guerra"

Bernard Adam, director del Groupe de Recherche et l’Information sur la Paix et la Sécurié, (GRIP) de Bélgica, subrayó que el embargo de armas con destino a la ex Yugoslavia decretado en septiembre de 1991 por el Consejo de Seguridad de la UN "fue sin duda el menos respetado de todos".

Desde 1990 el Consejo de Seguridad impuso 10 embargos. La falta de sanciones erosionó la credibilidad y la efectividad de las medidas... Recientes ejemplos indican que potencias mundiales toleraron o ignoraron expresamente tales violaciones ... Los EEUU durante 1994-95 disimularon los embarques de armas a Irán y Bosnia y los contratos comerciales con la firmas Military Profesional Resources Inc, para suministrar asistencia militar a los ejércitos croata y bosnio así como la participación de la compañía inglesa Sandline International en el abastecimiento de armas a Sierra Leona (y a la UNITA en Angola) a pesar de estar sujeta a embargo de armamentos por Resolución de las Naciones Unidas" (Arms embargoes, I. Bonder, ponencia presentada en el simposio sobre propósito de las sanciones, 7.12.98. NY, Human Rights Watch, Arms Division)

El trabajo denuncia que "algunas naciones han interpretado las sanciones como instrumentos de castigo y de represalia mas que como herramientas de persuasión diplomática con lo cual se generó cinismo y fuertes criticas a su empleo como instrumento político"

Tales motivos llevaron contribuyeron aun más a la inefectividad de los embargos. La falta de voluntad tanto de las grandes potencias involucradas como de los estados vecinos a los países o zonas en combate acentuaron el interés económico de los traficantes de armas que se aprovecharon de la "prohibición" para potenciar sus utilidades y abrir nuevos mercados. Un fusil ruso cuyo valor antes del conflicto yugoslavo era U$S 150 superó los U$S 1.200 en plena guerra.

El Center for Análisis of Strategies and Technologies en un trabajo firmado por Constantin Makienko dice: "el embargo encaminó la criminalización del flujo de mercaderías antes que detenerla"

El Consejo de Seguridad después de haber dictado tres resoluciones imponiendo embargos sobre equipos militares a las partes involucradas en el conflicto yugoslavo, en una cuarta disposición se manifestó preocupado por los incumplimientos y demandó, sin éxito, a los países miembros tomar medidas para detener e inspeccionar el cargamento de todos los navíos que se acercaran a la zona en conflicto dado que muchos de los protegidos bajo bandera humanitaria transportaban armamentos.

siguiente