JAVIER CALDERON, VOCERO DE LAS FARC

"Que nadie se olvide que estamos a sólo media hora de Bogotá"

Por G.A.U.

Conozca al arma secreta de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Antes de su aparición, para saber de la visión de las FARC, Argentina debía conformarse con las infrecuentes visitas de jerarcas guerrilleros y las demasiado frecuentes y poco fiables intercepciones que el Ejército colombiano afirmaba haber realizado a las comunicaciones de la principal guerrilla –apresuradamente etiquetada "marxista-leninista"- de Colombia, e históricamente y contemporáneamente la primera en América Latina. Todo esto terminó con la llegada de Javier Calderón, el vocero oficial de las FARC. Su primera intervención el año pasado fue tan dramática y tan inesperada que Carlos Corach habló de tomar medidas contra él. Aquí, Calderón detalla la visión de las FARC sobre el proceso de paz, la guerra insurgente, la intervención norteamericana y la "Gran Patria Latinoamericana".

--¿Contemplan verdaderamente bajar las armas si se llega a un acuerdo de paz?
Hay que tener en cuenta que, en diferentes oportunidades en la historia de Colombia, cada vez que se firmaba un acuerdo de paz, éste era violado por el gobierno, y los antiguos combatientes eran asesinados. Son miles y miles los muertos por esta causa. Como ejemplos puedo hablar de Guadalupe Salcedo de la guerrilla liberal de fines de los 50, o de Carlos Pizarro, comandante del M19, quien firmó los acuerdos de desmovilización en 1990 y luego fue asesinado cuando se postuló como candidato presidencial. Ni que decir de los 5.000 asesinatos de la Unión Patriótica, un intento de las FARC a mediados de los ochenta para organizar un partido político que sustituyera las armas por la vía política. En la actualidad son más de 200.000 los muertos por el terrorismo de Estado. Es por eso que ya desde antes de comenzar los diálogos se dejó claro ante el gobierno que en caso de unos eventuales acuerdos de paz, no habría desarme ni desmovilización de nuestro ejército, pues son esas armas y ese ejército los únicos garantes del cumplimiento de los acuerdos.

--Que el presidente Andrés Pastrana los acusara tan rápidamente de asesinar a la hacendada Elvira Cortés, ¿alteró su opinión de Pastrana como interlocutor en el proceso de paz?

No. Conocemos perfectamente las causas y raíces del conflicto, al igual que los generadores del mismo y los intereses que se mueven. Por lo tanto, sabemos con quienes estamos enfrentados.
--¿Cuáles son los propósitos del partido político que fundaron recientemente? --Desde el nacimiento de las FARC, hace 36 años, hemos venido planteando un no a la guerra, hemos estado a favor de una salida política a los grandes problemas estructurales del país. Y la respuesta del establecimiento (en español) siempre ha sido la guerra de exterminio. No obstante esta respuesta belicista, seguimos insistiendo que el destino de Colombia no puede ser la guerra y por eso hacemos un nuevo intento de lanzar el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia. Naturalmente, este movimiento político sale clandestino, de lo contrario sus integrantes serían asesinados. Su propósito es que se agrupen todos los colombianos que estén de acuerdo en cambiar el actual régimen vigente. La idea es que a mediano plazo sea un movimiento de millones y con esa fuerza y el apoyo de la comunidad internacional logremos abrir el espacio político que sustituya la guerra.
--En reiteradas ocasiones, miembros de su organización afirmaron que su objetivo militar es ahora penetrar en zonas urbanas en Colombia. ¿Cómo planean hacerlo? --Estamos en toda Colombia, incluidas las ciudades. Lo que sucede es que no es el momento de accionar en las ciudades. Por ahora nuestro avance a las zonas urbanas es político. Pero recordemos que estamos a sólo media hora de Bogotá.
--¿Aproximadamente de cuántos combatientes disponen?

--Secreto de Estado. Le puedo decir que somos suficientes para estar derrotando a un Ejército con el mayor presupuesto de Latinoamérica y al cual Estados Unidos destina el 50 por ciento de su ayuda exterior, detrás de Israel y Egipto. El 4 por ciento del PBI colombiano va para la guerra, pero igual los estamos derrotando. Hoy tenemos a 500 militares prisioneros, desde coroneles hacia abajo.

 

--¿Cómo reclutan a sus combatientes? Hay versiones de reclutamiento forzoso... --Tenemos más solicitudes de ingresos que necesidades. Por eso seleccionamos a lo mejor de nuestra juventud para ingresar a las filas guerrilleras. Y la juventud se presenta, desde muy jóvenes, con la idea de ingresar a nuestras filas. Lo del reclutamiento forzoso solo cabe en la cabeza de los milicos fascistas. Nadie reclutado por la fuerza puede estar en un Ejército insurgente, ya que se requiere tener una gran convicción y sobre todo una moral muy alta para poder enfrentar a un Ejército que tiene todo el entrenamiento y apoyo de la potencia más poderosa de todos los tiempos.
--¿Reciben apoyo del exterior? --Nunca hemos recibido ningún tipo de apoyo del exterior, no obstante las calumnias del establecimiento. Cuando estaba la Unión Soviética decían que recibíamos el oro de Moscú. Ahora que ya no está más la Unión Soviética hablan de "narcoguerrilla". La calumnia no tiene límites.
--¿Cómo obtienen su armamento? --La mayor parte es recuperado en combate, el resto es comprado.
--¿Temen el creciente despliegue de batallones "antidrogas" entrenados en Estados Unidos? --Ya Estados Unidos está metido en la guerra. Miles de "asesores militares", DEA, CIA, satélites, radares, entrenamiento de paramilitares y, ahora, están reclutando mercenarios en todo el mundo. Nuestra política es la construcción de la paz con justicia social y lo lograremos.
--¿Cómo evalúan el peligro de una intervención internacional? --Creemos que todavía hay fuerzas suficientes en el mundo para evitar que los traficantes de armas implanten un nuevo Vietnam en Latinoamérica. Estamos haciendo grandes esfuerzos para que eso no se dé. Pero en cualquier situación enfrentaremos a los enemigos de nuestro pueblo.
--¿Qué motivos explican que su grupo se convirtiera en la guerrilla más poderosa del continente? --Por intolerancia política y por la violencia del régimen colombiano contra el pueblo. Al cerrar todos los espacios políticos, no nos quedó otro camino que acudir al único que quedó: el de las armas.
--¿Qué sectores de la población los apoyan? --Nuestra lucha es por todos los colombianos y por lo tanto el apoyo proviene de todos los diferentes sectores sociales. Esto no ocurre siempre dado que, ante los efectos del terrorismo de Estado, ese apoyo no se puede expresar públicamente.
--¿Es cierto que su grupo es especialmente popular entre la población indígena? --Nos apoyan los indígenas, pero es sólo una parte del apoyo. En Colombia, el sector indígena sólo representa un 10 por ciento de la población.
--Ustedes han afirmado que no están involucrados en el narcotráfico sino que solamente cobran impuestos a los narcos. ¿Cuán importante es esa fuente de ingresos? --No sólo lo hemos afirmado nosotros, también lo ha manifestado el presidente Pastrana. Además, recién hemos concluido una gira por seis Estados europeos, entre ellos el Vaticano, y los Estados no pueden recibir narcos. Estamos proponiendo dos fórmulas para la erradicación de la droga. Una es la sustitución de cultivos. La otra es la legalización de la droga en el mundo, con lo que dejaría de ser negocio y se acabaría el narcotráfico.
--¿Creen tener un simpatizante o incluso un aliado en potencia en el presidente venezolano Hugo Chávez? --El presidente Chávez es de esencia bolivariana, un latinoamericano que sueña y lucha por la Patria Grande Latinoamericana.
--¿Es esta Gran Patria Latinoamericana el objetivo de las FARC? --La Patria Grande la van construyendo los pueblos en los respectivos países. Al defender sus propios proyectos de desarrollo van a ir viendo la necesidad imperiosa de sumar fuerzas y recursos. El Movimiento Bolivariano para la Construcción de la Nueva Colombia es, como lo dice su nombre, para la Construcción de la Nueva Colombia. Es un intento más de las FARC de buscar un camino diferente a la guerra, para encontrar las soluciones de fondo a los problemas económicos, políticos y sociales.
--¿Ven otros gobiernos que sean, espiritualmente al menos, simpatizantes con su causa? --Los pueblos latinoamericanos son los simpatizantes de la causa latinoamericana. Los gobiernos responden a los intereses de las multinacionales y reciben órdenes del FMI y de Estados Unidos, que es el enemigo del desarrollo e independencia de Latinoamérica.
--¿Tienen simpatizantes a nivel popular en países vecinos? --Sí, hay una gran simpatía en los países vecinos y en el resto de Latinoamérica. Y no solamente de los sectores populares sino desde otros sectores sociales.
--¿Ven como posibilidad el surgimiento de fuerzas similares a las suyas en países de la región? ¿Auxiliarían a estos grupos? --Cada país está en la búsqueda de alternativas, cada pueblo va encontrando sus propios caminos. Ya pasaron los tiempos de las exportaciones y calcos de revoluciones. Naturalmente simpatizamos con todas las luchas de los pueblos contra la injusticia, contra la desigualdad, contra la violencia, por la dignidad y el derecho al desarrollo científico-técnico que es patrimonio de la humanidad.
--¿Cómo ven, en términos de respeto a la soberanía y el papel de Estados Unidos, a organizaciones regionales tales como el Mercosur, el Caricoen, el NAFTA y la UE? Y en relación a ésta última, ¿qué conclusiones extrajeron las FARC de su gira por Europa?
--Estados Unidos nunca ha respetado la soberanía de Latinoamérica. De ahí la importancia de crear esa gran nación latinoamericana para hacer frente a Estados Unidos y a cualquier otra potencia. Eso lo vislumbró en manera nítida el Libertador Simón Bolívar cuando clamaba que "Si Latinoamérica se divide en pequeños países, dejará de ser colonia española para ser colonia de los Estados Unidos de Norteamérica". Mercosur y Caricoen son intentos por buscar esa independencia económica, pero son débiles a causa de los intereses cruzados con el capital transnacional. El NAFTA y la UE defienden los intereses de Estados Unidos y de Europa y atentan contra los intereses latinoamericanos.
En la reciente gira por Europa mostramos nuestra vocación de paz y el legítimo derecho que nos asiste a la rebelión, cuando las vías políticas son cerradas a sangre y fuego por un Estado intolerante y terrorista. Denunciamos al Plan Colombia, al que los Estados Unidos tratan de vincular a Europa como un intento de crear un Vietnam latinoamericano. Le expusimos a Europa la única alternativa real, la sustitución de cultivos, para la erradicación definitiva de la producción de coca en Colombia. Un producto de esta gira fue la Audiencia Internacional sobre cultivos ilícitos y medio ambiente que se realizó a fines de junio en San Vicente del Caguán, con la participación de 21 gobiernos, la mayoría de ellos europeos.
--¿Cómo ven la aspiración de las Islas Malvinas de convertirse en una entidad autónoma dentro del Mercosur? -- Es un atentado más de las grandes potencias contra Latinoamérica. Por eso la necesidad de la Gran Nación, a la que se refería Simón Bolívar hace 180 años.
--En caso de que fracasen las negociaciones, ¿creen estar cerca de la victoria definitiva sobre el Estado colombiano? --Desde el nacimiento de las FARC, nuestra lucha es por la conquista del poder para la construcción del socialismo. Hoy, 36 años después, hemos avanzado bastante hacia ese objetivo.

    volver