PORQUE DEBE IRSE MATHOV

Para mediados del verano el gobierno radical- frepasista debería encontrar una salida medianamente elegante para el trabajoso destino político del Secretario de Seguridad Interior, Enrique Mathov. El funcionario antipolítico, convertido en una virtual arenga antigubernamental después de haber descerrajado fuego y movimiento contra los camioneros de Moyano, implantó
un estilo de gestión que lo enfrentó con todo el Ministerio del Interior.

Pero las cosas no terminan allí. El segundo problema de este otrora taciturno perseguidor de vendedores de panchos bolivianos es el de la corrupción. Así como se sabe que la liquidación del personal de seguridad ejecutada en diciembre de l999 fue un acto administrativo nulo en si mismo, por el cual se legitimó la existencia de contratos inexistentes, personas con falso nombre y testaferros varios, ahora trasciende que la Secretaría de Seguridad Interior ha reclutado a personas a las que se proponen contratos por varios miles de dólares a condición de que el ochenta por ciento de los honorarios sean prolijamente devueltos a la caja operativa del señor Mathov. El segundo requisito es que no vayan al organismo, que no se presenten y que en términos de bajo fondo "no hagan olas". Quién escribe estas líneas aconsejaría a los profesionales y técnicos chantajeados que recurran al procedimiento más simple: la pertinente denuncia ante la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, que es el camino quirúrgico para denunciar este tipo de mecenazgos feudales.

Mientras la sociedad reclama mayor seguridad el responsable político de la misma ha convertido al organismo en una virtual mesa de dinero que opera con los criterios de rapiña más fundamentalistas: los del saqueo eufórico que llevaron al patíbulo a Hermann Goering.

El Director.

volver