La visión circular y lineal de la deuda.

Las antiguas civilizaciones tuvieron una visión circular de las deudas (Michael Hudson 1998) En la época babilónica se cancelaban al fin del de cada reinado. No obstante el ciclo concluía aproximadamente a los 30 años si continuaba el mismo gobernante y se iniciaba otro. Este sistema ha sido denominado como de "clean slate" (de borrón y cuenta nueva o de pizarra limpia).
La legislación romana cambió la idea legal del tiempo, para garantizar el derecho de propiedad. De la concepción circular, del "clean slate" se pasó a la visión lineal del tiempo que dura hasta nuestros días que podemos denominar de "dirty slate" (pizarra borroneada, sucia). De acuerdo con esta concepción el jubileo es excepcional por lo cual las deudas soberanas se extienden de generación en generación tal como las herencias responden después de la muerte de los deudores.
En la Edad Media los reyes concedieron a sus acreedores el derecho a recuperar sus acreencias en forma directa otorgándoles el monopolio de recaudación impositiva sobre determinados productos para garantizar los ingentes gastos que requerían sus guerras.

Las confiscaciones de los bienes de los "emigrados" y del clero y las requisiciones de las campañas napoleónicas antes del 18 Brumario sirvieron para financiar las erogaciones militares y respaldar las arcas del estado francés cuando fue destruido por la inflación de los "asignados".

Durante el Imperio se institucionalizará el costo de las contiendas bélicas a cargo del vencido. Las indemnizaciones de guerra serán de práctica. El carácter exorbitante de las estipuladas para Alemania después de la I GM (u$s 33 mil millones) y II GM son ejemplos de colapso aparente de efectividad. En un caso condujo a un nuevo conflicto que permitió el desarrollo de la hegemonía estadounidense industrial, política y económica en tanto que la capacidad productiva del vencido no fue sustancialmente afectada. La guerra fría benefició a la entonces Alemania de Bonn que en 1953 por el acuerdo de Londres se le condonó el 75% de las obligaciones del periodo 1920 - 1930.
Para determinados supuestos se permitió que las tasas de interés fueran nulas mientras que para los bonos fue de solo 2,5% anual.
La posibilidad de un enfrentamiento armado a fines del siglo XIX entre la Argentina y Chile fue alentada por Gran Bretaña para vender armamento. Cuando el enfrentamiento parecía inminente, la banca inglesa, que había facilitado créditos a ambos países a tal efecto, obtuvo a través de su diplomacia la cancelación del enfrentamiento a fin de impedir que su desarrollo deteriora la capacidad de pago de sus dos deudores.

En la década de los 70 dos acontecimientos importantes conducen a los endeudamientos desaprensivos.
Será nuevamente una guerra, la de Vietnam, la que arrastrará a los EE.UU. a desprenderse de la convertibilidad del dólar en oro.
Se comenzó a recorrer entonces el camino hacia el envilecimiento generalizado de la moneda. Los excedentes de dólares obtenidos por los países exportadores de petróleo y depositados en bancos occidentales incitaron el préstamo imprudente sin fijarse en posibles contingencias, Las tasas de interés se movieron durante el periodo 1972 - 1980 en una banda del 0.9 al 1.8 sobre la tasa Libor de Londres. Las instituciones bancarias estadounidenses llegaron a violar la legislación sobre limites de crédito como fue el caso de los facilitados a nuestro país durante la dictadura cívico - militar de 1976.

Al desaparecer con la caída de la ex URSS la posibilidad de una gran guerra dinamizadora de la economía y su correlato las cargas por reparaciones y aparecer los primeros síntomas de insolvencia de los tomadores de petrodólares se estructuró un nuevo espacio de conflicto en torno del endeudamiento.
Se auspiciarán las privatizaciones a fin de que los estados destinen el producto de tales ventas a pagar créditos Se propiciará el equilibrio fiscal para liberar fondos y responder a los compromisos. Se patrocinará un libre comercio signado por profundas asimetrías entre las que se destacarán las medidas proteccionistas de los países sede de los grandes prestamistas.
Las reglas del endeudamiento externo se basarán fundamentalmente en el esquema de: endeudamiento soberano - crisis de pago -acreedor protegido- reendeudamiento con los mismos prestamistas apalancados por el FMI - prorroga de jurisdicción - tasa de interés flotante controlada por el dador de la facilidad.
<-pág. anterior pág. siguiente ->