La ofensiva financiera

 

 

Este desarrollo ha llevado al "financierismo" que con su lógica autoreproductiva terminó por aislarse de la producción de bienes transformando al crédito en fuente autónoma de beneficios virtuales.

Cuando los speculatores conocen que hay un exceso de deuda externa sobre la capacidad de pago (overhang) o consideran conveniente explotar dificultades estructurales de los estados para enfrentar compromisos crediticos, se aprovechan o facilitan situaciones de iliquidez con saturacones de terror psicológico y "bombardeo" especulativo sobre mercados de bonos y bolsas de valores hasta confirmar su exposición de insolvencia potencial.


Levantan una "pared" a la oferta de crédito externo exacerbando el crecimiento del riesgo país. Desde esta posición obtienen desmesuradas utilidades manipulando abruptas subas y bajas en los mercados. Agotan la confianza de pago y capturan reservas entre las que se encuentran las facilidades de organismos financieros internacionales y de las dispuestas por los propios atacantes. La permanencia en esta zona de las hostilidades se prolonga hasta que se obtiene el óptimo de capacidad especulativa.

Se tiene presente en la elaboración de la ofensiva la tendencia natural de su propagación hacia espacios "no asaltados" (contagio) De acuerdo con la evaluación tratarán de obtener provecho adicional. El acorralamiento se suspende si la radiación especulativa puede contaminar peligrosamente a todos sus operadores a escala mundial.

En otras palabras. El óptimo de la capacidad de ataque especulativo se logra cuando se considera oportuno aplicar la regla del "to big to fail", "to nuclear to fail", "to dangerous to fail". Maximizado el "riesgo moral" la intervención del prestamista de último recurso la toman como inevitable.
<-pág anterior pág siguiente->