El corazón de las tinieblas

Una conferencia en el Rotary Club ha sido el pretexto para desmenuzar algunas coordenadas que nos plantea el nuevo terrorismo o -menos eufemisticamente- el terrorismo globalizador. Su autor, un católico militante y colaborador de Harry, el licenciado Víctor Lapegna, establece con una casuística impecable los hechos que se inscriben dentro de una óptica criminalistica y otros -de nuevo cuño- que marcan las coordenadas de una guerra mundial. Tangencialmente, apunta a lo que podría aportar la Argentina real, no la apaciguadora, no la chamberleniana, a la nueva hipótesis de conflicto que se sustrae de la hipótesis convirtiéndose, de hecho, en el conflicto a secas. Veamos sus argumentos.

Porqué esta es una guerra y no una mera acción policial antiterrorista internacional.
  1. Como comenzó esta guerra.
  2. Cuáles son los bandos que se enfrentan y cuales sus objetivos esenciales.
  3. Los frentes de combate de esta guerra
  • Militar
  • Diplomático - político
  • Económico - social
  • Cultural - religioso
  1. Cuanto puede durar esta guerra y cual puede ser su resultado.
  2. Cambios en la realidad mundial que puede producir esta guerra.
  3. La posición argentina ante la guerra del mundo global.

Los efectos de esta guerra en nuestra vida cotidiana

METODO DE ANALISIS

El atentado en EE.UU. y la nueva guerra que desató pueden considerarse desde dos perspectivas diferentes.

Una es la de quien podríamos llamar "el observador no involucrado", quien no considera que este conflicto le afecte directamente ni se propone asumir responsabilidades personales en toda la toma de decisiones que es preciso adoptar ante la nueva realidad.

La otra, la de quien comprende que este conflicto nos atañe a todos los seres humanos y a todos nos afecta de un modo u otro y a quien se proponga asumir esa actitud queremos dirigirnos, aclarando el método al que nos buscamos ceñir en este análisis.

 

  • No quisimos apelar a ideas o sentimientos, y buscamos aferrarnos a los hechos.
  • Evitar simpatías o antipatías, considerar intereses (Disraeli).
  • Evitar el impresionismo o "mediatización" consistente en detenerse en la fenomenología de los hechos como cuestión principal.
  • Pensar el cuadro general y no perderse en los detalles.
  • Evitar dejarse guiar por los tópicos mediáticos (tercera guerra mundial, fundamentalismo islámico, vulnerabilidad de EE.UU., etc.).

DEFINICION GENERAL

  • Los atentados del martes 11 de setiembre desencadenaron la primera guerra del mundo globalizado.
  • Esta guerra es diferente de las que signaron a las tres grandes guerras del siglo XX (la I Guerra Mundial de 1914/18, la II Guerra Mundial de 1939/45 y la llamada Guerra Fría de 1947-49/1989/91) y también de las que tuvo la denominada Guerra del Golfo, que fue la última gran contienda del siglo pasado.
  • Las principales de tales diferencias con los conflictos precedentes antes mencionados se constatan tanto en los objetivos y las características de los bandos que se enfrentan en ella cuanto en los escenarios y las formas que adopta.
  • Es una guerra que, según todos los indicios disponibles será prolongada en el tiempo y cuyo resultado, que todavía resulta imprevisible, va alterar el modo de vida en todo el planeta.

1. Porqué esta es una guerra y no una mera acción policial antiterrorista internacional.

  • Por que el desafío que plantea el nuevo terrorismo transnacional ataca a toda la modernidad globalizada y a los Estados incorporados a ella.
  • Porque la respuesta a ese terrorismo no se agota en identificar, localizar y capturar o ejecutar a los líderes y activistas principales de esos grupos terroristas, dado que ellos son la punta de un iceberg mucho más profundo, que busca y hasta cierto punto consigue ser expresión de pulsiones, angustias, odios, deseos y carencias de millones de personas en todo el mundo (caretas de Bin Laden, votos por él en la Argentina, manifestaciones en el mundo musulmán).
  1. Como comenzó esta guerra
  • La idea convencional según la cual esta guerra se inició a partir de los atentados del 11 de setiembre pasado es correcta en términos en cuanto fue esa brutal provocación la que llevó a que el gobierno de los Estados Unidos tomara la decisión de liderar a casi todas las naciones del mundo y poner el combate contra el nuevo terrorismo transnacional en el centro de su acción estratégica.
  • Pero ese terrorismo transnacional se había lanzado a combatir esta guerra desde antes del 11 de setiembre y las redes del denominado "fundamentalismo islámico", cuya expresión por ahora más destaca es Osama Bin Laden y Al- Qaeda, antes de la acción contra las Torres Gemelas y el Pentágono, habían llevado a cabo sendos atentados contra la embajada de los Estados Unidos en Nairobi (Kenya) y contra un barco de guerra de los Estados Unidos que estaba en un puerto del Golfo Pérsico, en Yemen.
  • Otras acciones anteriores de la guerra lanzada por el nuevo terrorismo transnacional no fueron llevadas a cabo por quienes se declaran musulmanes, sino por fundamentalistas judíos, cristianos y orientales.
  • Tal el caso del asesinato del primer ministro de Israel, Isaac Rabin, cometido el 4 de noviembre de 1995 en Tel Aviv por Ygal Amir, militante del grupo extremista político de la ortodoxia judía Kach cuyo fundador y `principal dirigente fue el rabino Kahane, a su vez asesinado en Nueva York en 1990. Estos fundamentalistas judíos, entre otros planteos, reclaman que Israel ocupe todas las tierras que consideran que les fueron dadas en herencia por Yahvé (Dios), según la lectura literal que hacen de los Textos Sagrados. Ponen un énfasis especial en reclamar la soberanía judía sobre los territorios de la Cisjordania, a la que designan como Judea y Samaria, que son sus nombres bíblicos. Ante el tribunal que lo juzgó por el asesinato, Ygal Amir llegó a decir que "la Ley judía establece que se debe matar a los enemigos y yo dediqué mi vida a aprender la Ley judía". Un año antes, en 1994, otro terrorista, Baruch Goldstein, disparó y mató a 29 fieles musulmanes que estaban orando en la mezquita de Hebrón (Israel) y murió en el atentado, siendo considerado por los grupos más extremos del fundamentalismo judío como un mártir de Israel.
  • El 19 de abril de 1995 la detonación de un coche bomba destruyó en gran parte al edificio que alojaba las oficinas del gobierno federal de los Estados Unidos en la ciudad de Oklahoma, causando la muerte a 168 personas, entre lo que había 19 niños. Se detuvo y juzgó como autores de ese atentado al ex infante de marina de los EE.UU., Jeremy Mac Veigh y a su amigo Terry Nichols, ex oficial de la armada. Mac Veigh fue condenado a muerte y ejecutado y Nichols cumple una condena de cadena perpetua Ambos habían estado relacionados con las llamadas Milicias de Michigan, uno de los grupos del movimiento fundamentalista cristiano de los Estados Unidos que se designan a sí mismos como "patriotas" los cuales manifestaron su complacencia por los atentados del 11 de setiembre en forma pública, a través de sus redes en Internet.
  • Un mes antes del atentado de Oklahoma, el 20 de marzo de 1995, un ataque con gas sarin en tres vagones diferentes del subterráneo de Tokio mató a 12 personas, hirió a más de 5.000 y sacudió los cimientos de una sociedad japonesa aparentemente estable. La policía, utilizando la información de un incidente similar que había ocurrido en Matsumoto en junio de 1994, determinó que el ataque había sido realizado por miembros de Aum Shinrikyo, una secta religiosa que se encontraba en el centro de una red de actividades comerciales, organizaciones políticas y unidades paramilitares.
  • Tamiles en Sri Lanka y autonomistas de Timor en Indonesia.
  • El ataque del 11 de setiembre fue la alarma final que impuso el deber ineludible de afrontar esa provocación conforme a la gravedad que representa y eso nos remite al tercer punto de esta exposición, en el que procuramos describir los bandos que se enfrentan en esta guerra y exponer los objetivos que en ella persiguen.
  1. Cuáles son los bandos que se enfrentan y cuales sus objetivos esenciales.
  • Estados Unidos encabeza uno de las voluntades que se enfrentan en esta guerra, liderando la más amplia coalición de naciones que se haya gestado en la historia del mundo.
  • Esa coalición incluye a todos los países del mundo desarrollado, a casi todos los de América Latina (la excepción relativa sería Cuba), a casi todos los de Asia (una excepción puede ser Corea del Norte) y Africa, incluyendo a la mayoría de las naciones musulmanas (salvo Irak, en cierta medida Irán y, como es obvio, el gobierno de los talibanes de Afganistán) y, debe destacarse, a Rusia y China Popular.
  • La magnitud de esa coalición se refleja en las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad y la Asamblea de las Naciones Unidas, que autorización la retaliación o acción punitoria de los Estados Unidos, como respuesta al ataque de que fue víctima.
  • Su objetivo es básicamente defensivo y pasa por liquidar la capacidad de acción daños de las redes del neoterrorismo, pero para lograrlo les será preciso modificar ciertas realidades del mundo globalizado, tal como comenzó a ser en los albores del siglo XXI.
  • Definimos al enemigo como un nuevo terrorismo transnacional y apoyado en un fundamentalismo pseudo religioso.
  • Decimos que es "nuevo" porque presenta diferencias esenciales con el terrorismo que conocimos a lo largo del siglo XX, algunas de cuyas expresiones persisten hoy como son los casos del IRA, la ETA o la OLP.
  • Para aquellos grupos, el uso de la acción terrorista era un instrumento de una lucha de poder en la que expresaban o pretendían expresar, directa o indirectamente, la voluntad de un Estado - Nación.
  • Fue el caso de los grupos terroristas que, desde 1917 a 1991, estuvieron más o menos vinculados con la estrategia de poder de la URSS o los que expresaron a la Alemania nazi, la Italia fascista y otras experiencias similares.
  • Es también, como quedó dicho, el caso de organizaciones como la OLP, la ETA o el IRA, que por su naturaleza, pegan para negociar.
  • Las nuevas redes terroristas no proponen negociación alguna con quienes consideran sus enemigos, dado que su objetivo es aniquilarlos y no integrarse en el sistema del que forman parte (diferencia con los casos de Israel, España y Gran Bretaña, vistos desde los palestinos, vascos e irlandeses).
  • Su raíz es la interpretación supersticiosa que ellos hacen de las religiones musulmana, cristiana, judía o budista - taoísta y por ello no expresan los intereses o la voluntad de algún Estado - Nación particular, sino que tienen una dimensión transnacional y objetivos de alcances globales.
  • Su blanco principal es el sistema mundial, propio de la nueva fase de la evolución, conocido como la "era de la información" o la "sociedad del conocimiento" y cuyos estructurales principales son la globalización y la revolución tecnológica.
  • Uno de los núcleos esenciales de ese nuevo sistema es la libertad, aceleración y expansión del flujo o circulación en todo el orbe de capitales, información, conocimiento, bienes y servicios y personas.
  • Otras realidades de la nueva etapa de la evolución es la ausencia de sentido y la debilidad de los valores, así cómo el contraste entre el crecimiento material y la gravedad de la pobreza.
  • Sínodo: 1.200 millones de personas que viven con un dólar diario.
  • Estas realidades son las que inspiran y a las que ataca el nuevo terrorismo.
  • No se trata precisamente de imponer metas nacionales, sino de conseguir el dominio sobre el mundo atacando a la modernidad globalizada empleando los medios de la modernidad globalizada.
  • El caso del luddismo. Coincidencias y diferencias.
  • El nuevo terrorismo de raíz musulmana. Paradoja: los países del mundo islámico renacen por el marxismo y el nacionalismo. Kemal Ataturk, Nasser, Mossadegh, Baas en Irak y Siria, Nasser, Sukarno, Argelia, OLP. Invasión de Afganistán, revolución iraní, caída de la URSS. Nueva prosperidad por el petróleo. Los combatientes de Afganistán. Al Andalus. Terroristas seudo religiosos casados en Occidente, titulados en ingeniería y muy aficionados al vodka que, durante años, se dedican a planificar discretamente su suicidio colectivo en forma de una matanza técnicamente perfecta, que luego ejecutan a sangre fría.
  • Judíos. Renacimiento religioso desde Israel.
  • Los grupos del denominado movimiento patriota tienen una visión sobre el mundo y la sociedad, simple pero vigorosa, según la cual los Estados Unidos están divididos en dos tipos de personas: productores y parásitos. Los productores, la gente trabajadora, están oprimidos entre dos capas de parásitos: los cargos corruptos del gobierno, las elites empresariales ricas y los banqueros, por encima; y la gente estúpida y vaga, indigna de la asistencia que recibe de la sociedad, por debajo. La situación está empeorando por el proceso actual de globalización, conducido por la ONU y las instituciones financieras internacionales, en nombre de las elites empresariales y las burocracias gubernamentales, que amenazan con transformar a la gente corriente en meros esclavos de una economía de plantación a escala mundial. Dios prevalecerá, pero para ello los ciudadanos deben desenfundar sus revólveres para luchar por "el futuro de la propia América". En primer lugar, la milicia, y los patriotas en general, son movimientos extremadamente libertarios (y, en este sentido, muy diferentes de los nazis o fascistas tradicionales que abogan por un estado fuerte). Su enemigo es el gobierno federal. Para ellos, las unidades básicas de la sociedad son el individuo, la familia y la comunidad local. Más allá de ese nivel inmediato de reconocimiento cara a cara, el gobierno sólo se tolera como la expresión directa de la voluntad de los ciudadanos; por ejemplo, los gobiernos de los condados, con cargos electivos que pueden conocerse y controlarse personalmente. Se sospecha de los niveles más elevados del gobierno y al gobierno federal se le denuncia francamente como ilegítimo, ya que ha usurpado los derechos ciudadanos y ha manipulado la Constitución para transgredir el mandato original de los padres fundadores de los Estados Unidos.
  • Shoko Asahara, nacido ciego en el seno de una familia pobre de la prefectura de Kumamoto, es el fundador y líder espiritual de la secta religiosa Aum Shinsen que combina la meditación, el ejercicio físico, el yoga, el taoismo y el budismo esotérico y predica la perfección mediante la práctica de la austeridad. La secta (Aum en sánscrito significa "sabiduría profunda") funcionó además cómo un próspero grupo empresario y a ella adhirieron un gran número de jóvenes licenciados universitarios. El objetivo último de la secta era sobrevivir al apocalipsis inminente, salvar a Japón, y en última instancia al mundo, de la guerra de exterminio que sería el resultado inevitable de los esfuerzos competidores de las empresas japonesas y el capitalismo estadounidense para establecer un nuevo orden mundial y un gobierno mundial unido. Asahara comenzó a destacar la línea de pensamiento escatológico que había estado presente en los temas de la secta desde su inicio y refiriéndose a las profecías de Nostradamus, predijo que, en torno al año 2000, estallaría una guerra nuclear que causaría la muerte del 90 por ciento de los habitantes de las ciudades. Los mejores debían prepararse para sobrevivir al desastre y para hacerlo, sería necesario el ejercicio físico duro, la austeridad y la meditación, siguiendo sus enseñanzas, a fin de crear una raza de superhombres. No obstante, para hacer frente a la agresión de los poderes mundiales, Aum tenía que defenderse aceptando el desafío de las nuevas armas de exterminio. Después que cometieran el atentado con gas sarín en el metro de Tokio, el fundador y gurú de la secta, , fue detenido y sometido a juicio (probablemente para ser sentenciado a muerte), junto con sus seguidores más destacados. Sin embargo, la secta continúa existiendo legalmente, aunque sus creyentes están esparcidos por todo Japón y apenas tienen presencia pública.
  • La verdadera religiosidad es enemiga del fanatismo. A éste conduce no la religión, sino su perversión. El fanatismo se ceba con aquello más valioso para los hombres, sea la religión o su equipo de fútbol. Y la corrupción pésima es la que afecta a lo mejor. Por eso el religioso es el peor de los fanatismos, porque afecta a la naturaleza espiritual del hombre, a lo mejor que hay en nosotros. Conviene distinguir entre la esencia de una realidad y sus corrupciones y patologías. La superstición no es la consecuencia natural ni el fundamento de la religiosidad, sino, por el contrario, su peor enemigo.
  • Como escribió Wittgenstein, «la fe religiosa y la superstición son muy diferentes. Una surge del temor y es una especie de falsa ciencia. La otra es un confiar». Lo mismo que de la superstición cabe decir del fanatismo. Un hombre religioso es Juan de la Cruz, no Bin Laden.
  • Por la misma razón, lo que separa a los hombres no es la religión sino la superstición y el fanatismo. Las llamadas guerras de religión no enfrentan a las religiones sino a las degeneraciones de la religiosidad. Como enseñó Max Scheler, el valor de lo santo y lo divino unifica y enlaza a los seres íntima e inmediatamente. No es justo juzgar una realidad por sus expresiones patológicas en lugar de hacerlo por sus manifestaciones normales. La ortodoxia talibán no constituye una religiosidad frenética y exacerbada sino la destrucción de la genuina religiosidad. La religión no es culpable de la barbarie del 11 de septiembre, sino, por el contrario, su primera víctima.
  • La propia palabra islam, que significa 'sumisión', está relacionada con el árabe salam (paz). Cuando el profeta Mahoma entregó a los árabes los textos de inspiración divina conocidos como Corán, a principios del siglo VII después de Cristo, gran parte de su misión consistió precisamente en acabar con matanzas como las que hemos visto en Nueva York y Washington.
  • La Arabia preislámica estaba inmersa en un círculo vicioso de guerras en las que las tribus luchaban sin cesar unas contra otras y vivían dedicadas a la venganza y la contravenganza.
  • El propio Mahoma sobrevivió a varios intentos de asesinato; la primera comunidad musulmana escapó por poco al exterminio en la poderosa ciudad de La Meca.
  • El profeta tuvo que librar una guerra sangrienta para sobrevivir, pero, en cuanto consideró a salvo a su gente, dedicó sus esfuerzos a construir una coalición pacífica de tribus y alcanzó la victoria mediante una ingeniosa y modélica campaña de no violencia.
  • Como el Corán 'fue revelado' en un contexto de guerra generalizada, hay varios fragmentos que abordan cómo llevar a cabo una lucha armada. En la península Arábiga, la guerra era una cosa desesperada. No se contaba con que un caudillo perdonara la vida a nadie después de una batalla; algunos mandamientos coránicos parecen compartir ese espíritu.
  • Dios ordena a los musulmanes '¡matar dondequiera que los halles!' (4:89). A los extremistas como Osama Bin Laden les gusta citar versículos, pero lo hacen de forma selectiva. No incluyen las exhortaciones a la paz que suelen seguir, en casi todos los casos, a esos pasajes más virulentos: 'Por tanto, si te dejan vivir, y no te declaran la guerra, y te ofrecen la paz, Dios no te permite que les hagas daño' (4:90).
  • Es decir, en el Corán, la única guerra permitida es la que se libra en defensa propia. Los musulmanes no pueden iniciar las hostilidades (2:190). La guerra es siempre mala, pero a veces hay que luchar para evitar una persecución como la que los habitantes de La Meca efectuaron contra los musulmanes (2:191, 2:217) o proteger unos valores decentes (4:75, 22:40). El Corán cita la Torá, el conjunto de las escrituras judías, que permite la venganza ojo por ojo y diente por diente, pero, al igual que los Evangelios, el Corán sugiere que es una virtud renunciar a la venganza (5:45).
  • El islam no es adicto a la guerra y la yihad no es uno de sus 'pilares', una de sus prácticas esenciales. El significado fundamental de la palabra yihad no es 'guerra santa', sino 'lucha'. Se refiere al duro esfuerzo necesario para llevar la voluntad de Dios a la práctica en todos los ámbitos: personal, social y político. Según una tradición muy importante y muy citada, Mahoma dijo a quienes le acompañaban al regresar a casa después de una batalla: 'Volvemos de la pequeña yihad a la más grande', la tarea mucho más urgente y trascendental de extirpar el mal de la sociedad y nuestro propio corazón.
  • El islam no se impuso por la espada. El Corán insiste: '¡No debe existir coacción en cuestiones de fe!' (2:256). A los musulmanes se les exhorta constantemente a que respeten a judíos y cristianos, los 'pueblos del Libro', que adoran al mismo Dios (29:46). En unas palabras que citaba Mahoma en uno de sus últimos sermones, Dios les dice a todos los seres humanos: '¡Oh, pueblo! Te hemos formado en naciones y tribus para que podáis conoceros' (49:13).
  1. Los frentes de combate de esta guerra
  • Militar
    • Operaciones en Afganistan. Perspectivas. Acciones de inteligencia en todo el mundo. Acciones en otros espacios territoriales (Colombia, Arabia Saudita, Sudán, Irak). Las estrategias militares en Estados Unidos.
    • Guerra química y bacteriológica.
    • Guerra informática.
  • Diplomático - político
    • Pespectivas de la Gran Coalición. Diferencias en Estados Unidos, Europa, Rusia y China.
    • Sistema de gobernabilidad mundial.
    • Israel y Palestina
    • Integraciones (América Latina)
  • Económico - social
    • Mayor equilibrio entre la economía real y la economía simbólica.
    • Mayor control de los flujos financieros.
    • Plan Marshall post Guerra Fría.
    • Asistencia a Africa.
    • Economía petrolera, Asia Central, China.
  • Cultural - religioso
    • Recuperar sentido de trascendencia.
    • La Santa sede y el diálogo inter-religioso.
    • Restauración de valores.
  1. Cuanto puede durar esta guerra y cual puede ser su resultado.
  • Para responder a esos dos interrogantes habría que tener dotes proféticas de las que yo carezco.
  • Sobre su duración se puede decir que todo indica que será prolongada, pudiendo extenderse por años.
  • Sobre su resultado debe decirse que es incierto. No es seguro que el terrorismo transnacional no pueda llegar, si no a vencer, a imponer algunos de sus objetivos.
  1. Cambios en la realidad mundial que puede producir esta guerra.
  • En lo militar:
  • Termina la distinción entre seguridad y defensa.
  • Revaloración de la inteligencia en general, del análisis estratégico y de la llamada "hum-int" en particular.
  • Nuevas alianzas para el despliegue de operaciones tácticas.
  • Posibilidad de acentuación del desarme nuclear definitivo.
  • En lo diplomático - político
  • Surgimiento de nuevas alianzas entre bandos que fueron opuestos (Estados Unidos con Rusia y China) en procura de contener los conflictos regionales, barajando de nuevo las cartas de la política mundial.
  • En otras palabras, que la amenaza terrorista globalizada abre una nueva era de cooperación transnacional y multinacional que no parece conducir a un renacimiento del Estado nacional, sino al descubrimiento y al despliegue de Estados transnacionales cooperantes que redescubren la capacidad de acción de los Estados más allá de la soberanía y de la autonomía nacionales, en la forma y con el poder de la cooperación interestatal, ante una amenaza mundial común.
  • En lo económico - social
  • Búsqueda de medios que, manteniendo las tendencias que posibilitan el crecimiento económico, encuentrn mayores niveles de equidad y justicia social.
  • Asociación de la noción de seguridad con cuestiones tales como la amenaza de una catástrofe climática, de la pobreza global, de los derechos humanos y del quebranto de la dignidad humana en el mundo.
  • En lo cultural - espiritual
  • Búsqueda de restauración de valores trascendentes en los sistemas de relación que hacen a la persona humana.
  • Globalización de la solidaridad.
  • Diálogo ecuménico interreligioso.
  1. La posición argentina ante la guerra del mundo global.
  • Avanzar en un acuerdo estratégico con los Estados Unidos:
  • Los hechos del 11 de setiembre no hacen más que acentuar la necesidad de un acuerdo estratégico con los Estados Unidos, convertido en país eje del actual sistema de poder internacional .
  • Reformular los sistemas de defensa, seguridad e inteligencia:
  • Crear un Ministerio de Defensa y Seguridad, con una Secretaría de Estado de Asuntos Militares y otra de Seguridad Pública.
  • En materia de defensa, resulta indispensable avanzar en una actualización estratégica basada en los conceptos de seguridad global y regional, que en el nuevo escenario internacional tienen un carácter eminentemente cooperativo.
  • Operativamente, es necesario ampliar y fortalecer las atribuciones del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, incrementar la coordinación inter fuerzas, impulsar la fusión de los establecimientos educativos y de las obras sociales del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea Argentina y promover la concentración de recursos en la reconversión tecnológica y en la formación de pequeñas unidades de elite de despliegue rápido.
  • En el ámbito de la seguridad pública, resulta prioritario el establecimiento de mecanismos de estrecha coordinación operativa entre la Policía Federal, la Gendarmería Nacional y la Prefectura Naval Marítima, la integración de los establecimientos de formación, la fusión de organismos de seguridad con actividades superpuestas y la unificación de las obras sociales de todas las fuerzas de seguridad.
  • En el terreno de inteligencia, el punto de partida es la definición de un nuevo concepto de inteligencia estratégica y la jerarquización del Consejo Nacional de Inteligencia como organismo de coordinación de la actividad".
  • El nuevo sistema de inteligencia que se establezca deberá tener claras y sólidas líneas de cooperación y coordinación con los del resto de América y para que eso sea posible es preciso alcanzar un nivel de profesionalidad suficiente en la conducción de nuestros organismos estatales que permitan evitar papelones como aquellos en los que incurrió la inteligencia del gobierno, cuando decidió hacer publicar en medios de prensa locales la foto del representante de la CIA en Buenos Aires, como pequeña venganza burocrática.
  • Reformar la Ley de Defensa Nacional y actualizar y/o sancionar sus leyes derivadas:
  • La Ley de Defensa Nacional fue discutida, aprobada y promulgada en 1985, antes que terminara la Guerra Fría lo que bastaría para comprender que debe ser modificada para ponerla a tono con el escenario local, regional e internacional por completo nuevo y diferente que presenta la realidad tras la breve post Guerra Fría y en el inicio de la primera guerra del siglo XXI que acaba de comenzar.
  • Por lo demás, dado que se trata de lo que se suele llamar una "ley marco", se impone actualizar y/o sancionar leyes de ella derivadas como, entre otras, las leyes Orgánicas de las Fuerzas Armadas, de Seguridad Interior, de los Servicios de Inteligencia, de Secretos de Estado.
  • Ejercer controles efectivos en las zonas fronterizas "calientes":
  • Entendemos como tales a la llamada "triple frontera" del noreste, a la que nos separa del Paraguay y a la del noroeste que marca los límites con Bolivia.
  • En el área de la "triple frontera", además del control de algunos residentes "sospechosos" que cumplan nuestras propias fuerzas de seguridad, es preciso ejercer una fuerte presión que disponga a adoptar una actitud semejante a los otros dos países del área, especialmente, a Paraguay. Por lo demás, ese control fronterizo debe tender a disminuir el tráfico de drogas prohibidas que fluye desde esas zonas limítrofes (marihuana en el noreste y cocaína en el noroeste) y a disminuir significativamente el desvío y contrabando de precursores químicos desde la Argentina a Bolivia, que son el principal componente del clorhidrato de cocaína.
  • Esta línea de acción responde a la obvia la relación inextricable que une a la lucha contra el terrorismo con la que debe llevarse a cabo contra el narcotráfico.
  • Concretar el programa de radarización:
  • Es esta una condición necesaria para posibilitar el ejercicio de un control efectivo del tráfico aéreo y disminuir el uso de pistas clandestinas por parte del narcotráfico y la entrada y salida al país de personas en forma incontrolada.
  • Establecer la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y aplicar la Ley 25.246, contra el lavado de dinero.
  • Adoptar esas medidas significa ponerse en línea con uno de los ejes que está teniendo la lucha contra el neoterrorismo en los Estados unidos y en Europa.
  • Impulsar la participación argentina en el Plan Colombia:
  • Dado que Colombia en particular y la zona andina en general son el escenario americano de la acción del narcoterrorismo, se impone coordinar con el gobierno colombiano la participación de la Argentina en el llamado Plan Colombia, que el presidente Andres Pastrana desarrolló como una estrategia integrada para enfrentar los desafíos más apremiantes que se le plantean actualmente al país: promover el proceso de paz, combatir la industria del narcotráfico, revivir la economía colombiana y fortalecer los pilares democráticos de la sociedad colombiana.
  • Vale mencionar que el Plan Colombia es un programa de 7.500 millones de dólares de los cuales el presidente Pastrana ha comprometido ya 4.000 millones de dólares en recursos colombianos.
  • Además, el Plan Colombia cuenta con la asistencia del gobierno de los Estados Unidos, aplicada en cinco componentes: mejorar la capacidad de acción del gobierno y el respeto por los derechos humanos, expandir las operaciones antinarcóticos en el Sur de Colombia, llevar a cabo el desarrollo económico alternativo en las zonas de cultivo de coca y amapola y de producción de cocaína y heroína, aumentar la restricción del tráfico aéreo en Colombia y en toda la región y brindar asistencia para la Policía Nacional de Colombia.
  • Explorar la posibilidad de la participación argentina en la Iniciativa Regional Andina de la Administración Bush :
  • La asistencia de los Estados Unidos al Plan Colombia forma parte de un programa más amplio contenido en lo que en inglés se designa como Andean Regional Initiative (ARI) cuya estrategia tiende a desarrollar medidas de desarrollo económico y social alternativo en las zonas de producción y tráfico de narcóticos, de erradicación de cultivos que son materia prima de drogas prohibidas (coca, amapola y cannabis) y de asistencia militar y de seguridad en procura de promover una lucha eficaz contra la producción y el tráfico de drogas, que es base del narcoterrorismo.
  • La ARI se lleva a cabo en Colombia, Bolivia, Perú, Ecuador, Venezuela, Panamá y Brasil y la Argentina debería explorar los modos y caminos para formar parte de esa Iniciativa, en la que tiene interés directo.
  1. Los efectos de esta guerra en nuestra vida cotidiana
  • Derechos y Libertades
  • Movilidad
  • Sensación de amenaza

volver